Sunday 19 de May de 2024

SEXUALIDAD Y VíNCULOS | 08-04-2024 08:02

¿Por qué no podemos disfrutar de nuestra sexualidad?

Una sexóloga nos cuenta por qué sucede esto en la sexualidad y cómo podemos revertilo.

En columnas anteriores hablamos sobre algunas veces el deseo sexual puede verse disminuido, y que posibles razones esta disminución puede tener.

Hoy me gustaría entrar más en profundidad en una de estas posibles causas: ¿cómo influye en la sexualidad el hecho de haber vivido anteriormente experiencias traumáticas o displacenteras?

Las 5 tendencias sexuales para este 2024

Puede influirte de varias maneras:

1.      Disminución del deseo sexual: El trauma puede provocar una desconexión entre la mente y el cuerpo, lo que resulta en una disminución del deseo sexual. Las mujeres pueden experimentar una pérdida de interés en la actividad sexual debido a asociaciones negativas con el contacto íntimo o la intimidad emocional. Además, la ansiedad y el miedo pueden generar una respuesta de "lucha o huida" que inhibe la excitación sexual.

 

Falta de deseo sexual: así es cómo afecta a la mujeres

 

2.      Dificultades para confiar: El trauma puede erosionar la confianza en sí misma y en los demás. Las mujeres que han experimentado abuso o violencia sexual pueden tener dificultades para confiar en sus parejas sexuales o en su capacidad para protegerse a sí mismas. Esto puede resultar en una mayor vulnerabilidad emocional y en la evitación de situaciones que puedan desencadenar recuerdos dolorosos del trauma.

3.      Disociación durante el sexo: La disociación es una estrategia de afrontamiento común para lidiar con el dolor emocional durante las experiencias sexuales. Las mujeres pueden desconectarse de sus sensaciones físicas y emocionales como una forma de protegerse del malestar asociado con el trauma. Esto puede dificultar la experiencia del placer sexual auténtico y la conexión íntima con la pareja.

 

10 fantasías sexuales que tenés que probar antes de morirte

 

4.      Reexperimentación de los eventos traumáticos: Los recuerdos intrusivos y los flashbacks de los eventos traumáticos pueden surgir durante las experiencias sexuales, interrumpiendo el disfrute y generando angustia emocional. Estos recuerdos pueden ser desencadenados por estímulos relacionados con el trauma, como ciertos movimientos o palabras durante el acto sexual. Como resultado, las mujeres pueden sentirse atrapadas en un ciclo de evitación de la intimidad sexual para evitar la reexperimentación del trauma.

5.      Dificultades para establecer límites: El trauma puede afectar la capacidad de una mujer para establecer y mantener límites saludables en sus relaciones sexuales. Puede tener dificultades para comunicar sus necesidades, deseos y límites sexuales debido a temores de rechazo, culpa o vergüenza. Esto puede llevar a experiencias sexuales que no son satisfactorias ni seguras para ella, ya que puede ceder a las demandas de su pareja o permitir situaciones que la hagan sentir incómoda o vulnerable.

En resumen, las experiencias traumáticas o displacenteras pueden dejar una huella duradera en la sexualidad de una mujer, afectando su capacidad para experimentar placer, intimidad y satisfacción en sus relaciones íntimas. Es crucial que las mujeres que hayan experimentado trauma sexual busquen apoyo terapéutico especializado para abordar estos desafíos y trabajar hacia la curación y la recuperación de una manera que honre sus necesidades, deseos y autonomía sexual.

 

--

--

Laura Müller

Psicóloga y sexóloga con perspectiva de género

Terapia sistémica y TCC

at Laura Müller

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios