martes 21 de septiembre de 2021

PERSONAJES | 16-06-2020 20:12

Rada: “No veo especiales de comedia, me aburren”

Agustín “Soy Rada” Aristarán acaba de estrenar en Flow la tercera temporada de RadaHouse. Acá habla de ese ciclo, del humor, de sus pasiones y seguidores y confiesa que le encantaría contar con un invitado especial: Alberto Fernández.

“RadaHouse, más en casa que nunca”. Así se titula la tercera edición del ciclo que el comediante, mago y músico Agustín “Soy Rada” Aristarán acaba de estrenar en la plataforma Flow de Cablevisión y que se realizó íntegramente de manera remota, con invitados (vía Zoom) como Natalia Oreiro, Diego Torres, Nico Vázquez, Abel Pintos y Sofi Morandi.

Desde su casa en La Plata, el muchacho armó para cada episodio una rutina que contiene sus principales pasiones: sketchs humorísticos (realizados con su novia, la comediante Fer Metilli y su hija Bianca), charla con los invitados y una pequeña “jam session” con su banda The Colibriquis (también de manera remota).

En paralelo, siguió súper activo en redes (en Instagram ya superó el millón y medio de seguidores) y en su flamante canal de Youtube, donde colgó muchos videos de humor y también varios episodios nuevos de La carpintería de Rada, un ciclo que adquirió en cuarentena un renovado vigor.

También te puede interesar: Del horror al (corrosivo) humor, la increíble historia de Hannah Gadsby

-Desde afuera da la sensación de que no paraste de hacer cosas durante la cuarentena…

-Sí, es cierto. Soy muy inquieto y ansioso. Pero a la vez siento que no hago tanto sino que siempre estoy moviéndome sobre la misma estructura, la comedia. A partir de ahí, hago música, monólogos, magia, carpintería…

-Tenés una hermosa casa (y carpintería) también para poder desplegar todo eso…

-Lo sé, soy un afortunado y un agradecido total y por eso mismo hubo un momento en que dejé de repetir tanto en redes “Quedate en casa”, entiendo que cada uno hace lo que puede. El consejo sigue siendo el mismo, pero me llamé un poco más al silencio.

-¿Te llegaron muchos mensajes de bronca por eso?

-No, es algo que me di cuenta solo, entendiendo que hay diferentes realidades y que básicamente soy eso, un afortunado. Trabajé mucho para tener lo que tengo, pero hay mucha gente que también lo hace y aun así tampoco pudo salir adelante. Es fácil decir desde mi situación actual “quédate en casa”, pero ahí afuera hay gente y familias que no tienen para morfar.

Es un poco de empatía con lo que está pasando. Por más que esté de acuerdo en que hay que quedarse en casa. No estoy a favor de los anti-cuarentena ni de juntarse en el Obelisco a decir todas esas payasadas que se dijeron esa vez. No estoy en ese plan, creo que la Tierra es redonda y que las vacunas salvan vidas…

-¿Sentís que cambió mucho RadaHouse en esta tercera temporada (en cuarentena)?

-No tanto, creo que en todo caso volvimos un poco al germen del programa, que arrancó con un par de teléfonos celulares y muy pocas luces y que de a poco se fue ampliando desde el punto de vista de la producción. Sin querer, la cuarentena nos hizo volver a la raíz de todo. Y sin perder el estándar de calidad que teníamos.

Yo siento que lo logramos, le buscamos la vuelta al Zoom, a la luces, al sonido e hicimos un gran laburo de postproducción. Tiene la cosa de ficción, los sketcjs, las enrtrevicstas, la música al final. Siento que realmente tiene mucha calidad el programa ppor haber sido hecho en cuarentena. No lo parece.

-¿Solés estar siempre atrás de de la gestión de los invitados?

-Sï, me encantaría no hacerlo pero lo cierto es que siempre es más efectivo el llamado del host. Tengo una gran producción, ojo, pero eso no quita que el llamado final siempre lo termino haciendo yo.

También te puede interesar: Series: Todo lo que tenés que saber sobre los mejores estrenos de junio

-¿Vos conseguiste a Manu Ginóbili?

-Sí, teníamos relación de antes y se lo propuse con mucho temor, pensando que iba a ser un no rotundo, sobre todo porque en ese momento el tipo acababa de renunciar a la NBA. Si no fue la primera nota que dio después de eso le pega en el palo. Una locura.

-¿A quién te encantaría tener como invitado?

-Me encantaría charlar con Alberto Fernández. No de política, siento que no estoy preparado para eso., pero me encantaría entrar en un ratito a la cabeza de alguien que se despierta siendo presidente. ¿Qué onda?, ¿te levantás y hay un mayordomo esperándote? Quizá no sea el momento ahora para una charla así, pero es algo que me encantaría. De gente del exterior, un sueño sería charlar con Stevie Wonder, lo admiro profundamente.

-¿Sos obsesivo de las mediciones?

-Sí, bastante. No me fijo tanto qué invitado rindió más o menos sino que me obsesiono con lo que pasó en cada programa. Buscar cuándo se bajó gente y pensar por qué, cuántos se quedaron hasta el final, cómo es ese público, de qué edad, de qué lugares, de qué género... Ahora que me subí a la ola Youtube más todavía ya que ese sitio te da más herramientas que nadie para medir todo eso.

-¿Te siguen más hombre o mujeres?

-Más mujeres, es muy parejo igual, pero las mujeres son cerca del 54%.

-¿Pensaste en incorporar otros temas o enfoques a partir de eso?

-No, no. Hago lo mismo de siempre.

También te puede interesar: Juan Minujín: “Ojalá esta pandemia nos ayude a replantear muchas cosas” 

-Hablando de eso, en este tiempo retomaste a full con el segmento “La carpintería de Rada”…

-Sí, es algo que tengo como hobby hace años y en este tiempo creció mucho como contenido. No es un tutorial real, digamos que hago comedia mientras corto y pego maderas. Si eso contagia entusiasmo por la carpintería, genial, pero vale la aclaración porque hay mucha gente profesional que hace tutoriales de manera real y profesional y suele putear ante contenidos como el mío.

-Tu abuelo Domingo es carpintero. ¿Te vio haciendo esos videos?

-Sí, los ve cuando mi vieja se los lleva cuando lo va a visitar ya que él no mira Youtube ni nada por el estilo. Después me llama y me tira consejos. “Cuidado con los dedos” es su mantra (ríe). Ahora me dijo que estaba guardándome unas herramientas para dármelas como herencia en vida. Un capo total, tiene 96 años, vive solo y hasta la cuarentena abría todos los días la carpintería. Hoy ya no labura tanto, pero va un ayudante a trabajar con él.

-¿Qué cosas a nivel personal descubriste durante este tiempo de encierro?

-El yoga, y quedé flasheado. Hoy en día, mi novia, mi hija y yo hacemos clases de yoga a distancia 4 veces por semana con una profesora de Bahía Blanca. Vamos pasando por diferentes estilos de yoga y ejercicios de respiración y meditación... Hacía mucho tiempo que quería probarme con el yoga y al toque de la cuarentena me di cuenta que esta era el momento indicado de hacerlo.

-Del mundo series, ¿algo que te haya sorprendido, gustado?

-No sirvo para las series, soy muy ansioso y suelo abandonarlas. Siento que la mayoría son películas alargadas, por eso me siguen gustando más las películas, que empiezan, terminan, punto. Dicho todo esto, en este tiempo vi White Lines y Ozark. Me gustaron.

-¿Especiales de comedia viste alguno?

-No, ninguno. Me pasaba lo mismo cuando laburaba de mago y no veía ningún show de magia. Es muy loco.  Creo que nunca lo conté esto, pero me embolo. No es que no vi ninguno de estos especiales, pero en general, alguien hablando arriba de un escenario no me convoca. No es de exigente, eh, pero me distraigo, me aburro.

-No te verías a vos mismo…

-En ese caso sí. Pero no porque soy un capo sino porque justamente hago un show pensando en gente como yo, con poca capacidad de atención. De hecho, mis espectáculos de magia eran una mezcla de trucos con comedia, con stand up. Después cuando hice stand up, le puse eso mismo, más música… Lo armo de esa manera, para que si haya alguien como yo en la platea o viendo desde su casa, no se aburra.-

También te puede interesar: Florencia Etcheves: “Las mujeres tenemos derecho a ser malas”

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios