PERSONAJES | Hace 1 mes

Juan Minujín: “Ojalá esta pandemia nos ayude a replantear muchas cosas”

Fanático de los documentales, el actor será la voz de la nueva producción de la BBC y Discovery sobre el planeta Tierra y nuestra relación con la naturaleza. Sobre esos temas, su amor por los mapas y su profesión y su renovada vida en familia habla en esta nota.

“No es algo que solés hacer…”, comenzó a contarle su representante, pero para cuando esa frase había terminado la decisión de Juan, según cuenta él mismo desde el otro lado de la pantalla, ya estaba tomada, la propuesta de ser el narrador de “Siete mundos, un planeta”, la nueva miniserie de la BBC y Discovery (estreno del próximo viernes 5 a las 20 por esta última señal), le calzaba como anillo al dedo y le daba la chance de cumplir un antiguo y silencioso sueño.

“Soy un gran consumidor de documentales desde muy chico. Y de todo tipo, de animales, de la vida natural en otras partes del mundo, de geología… Y lo más increíble es que apenas me pasaron el primer material me volví loco. Es un documental realmente único, nunca vi algo así, con ese nivel de realización, de producción… Cuando me metí de lleno en el asunto me enteré que incluso desarrollaron tecnologías específicas para filmar tal o cual región, tal o cual animal. Drones súper silenciosos que accedieron a lugares que nunca antes se habían filmado..."

"Y más allá de todo esto -continúa-, me impactó también su guion y una narrativa que va mucho más allá de la belleza de esos lugares y que nos invita a reflexionar a todos sobre la acción del hombre en la Tierra. Me parece que es un material muy pertinente para estas fechas, yo mismo lo resignifiqué un montón desde ese primer contacto ya que el propio mundo, pandemia mediante, ha cambiado drásticamente en estos meses…”.

También te puede interesar: Furriel y el éxito de La Corazonada: “Me hubiese encantado compartir el estreno con todo el equipo”

Juan Minujin
El actor y su nuevo rol de narrador. 

-Me das pie a una pregunta casi inevitable, ¿creés que saldremos peores o mejores de esta pandemia?

-Creo que es probable que salgamos mejores, si nos damos eso, la chance de repreguntarnos muchas cosas sobre el patrón y modelo de producción que nos trajo hasta acá. Ojalá esta situación ayude a replantearnos muchas de estas cosas. Hemos convertido el progreso económico, científico y social en algo muy nocivo. No lo digo solo a nivel ambiental. Todo lo que hemos deforestado, arrasado y avanzado sobre la naturaleza no generó un mundo más justo. Hoy vemos más bien lo contrario, una monstruosa concentración de dinero y poder en pocas manos y una desigualdad global galopante.

-A su vez, es indudable que la relación del hombre con la naturaleza es compleja y repleta de tensiones y reveses. Conseguir una mejor calidad de vida para más gente seguramente requiera una mayor acción invasiva sobre los recursos naturales…

-Coincido en que es una relación muy compleja y que si miramos la Edad Media o incluso el comienzo de la revolución industrial hoy estamos mejor parados. Pero tampoco deja de ser cierto que la inequidad siguió creciendo, y mucho, durante todo este tiempo. A niveles monstruosos. En fin, ojalá que el documental incentive este tipo de debates.

También te puede interesar: Julieta Cardinali: “No me quejo pero me cuesta mucho encontrarle un lado positivo a todo esto”

-Volviendo a algo anterior, ¿de dónde proviene tu interés por los documentales y las ciencias naturales?

-No lo sé bien… Mi papá es matemático, mi mamá es socióloga y dio mucho tiempo clases en la Facultad de Geografía así que ahí ya tuve referentes directos. Por otro lado, mis dos padres también eran muy amantes del arte, la pintura, la poesía… En fin, tuve un lindo cruce de ideas ya desde chico. Recuerdo que solía coleccionar muchos libros de animales y muchísimos mapas. La cartografía fue una de mis pasiones siempre.

-De hecho hace dos años creaste Atlantis, un proyecto de mapas para colorear que justamente tiene que ver con ese interés…

-Sí, y es algo que me apasiona realmente, surgió como un lindo proyecto para aprender y también para jugar y compartir en familia. Y de manera analógica, lo cual no es poco en esta era tan copada por tablets, celulares y computadoras. Me pareció una linda alternativa a las pantallas, ya que no se trata de prohibirlas, para nada.

-¿Cómo lidiás con ese balance ahora, en cuarentena?

-Y… es un poco más complejo ya que hoy mis dos hijas (Amanda, de 14 y  Carmela, de 11) están muy vinculadas con la tecnología, no solo sus clases son virtuales sino también el contacto con sus amigos, su sociabilidad… Quizá hoy son menos frecuentes los momentos analógicos, pero por eso mismo más valiosos aún. Hay que buscarle la vuelta, dibujando o apelando a algo que volvió con mucha fuerza: los juegos de mesa.

En casa desempolvamos muchos como el Ludo, el Backgammon, El Juego de la Vida… Está bueno, no tanto por los juegos en sí, sino por las charlas que surgen ahí.

-En sus clases virtuales no participás demasiado, ¿o sí?

-Quizá un poco con la más chica, ayudando, acompañando. Hay toda una parte de esta nueva forma de aprender que recae en los padres y está bien que así sea. Los docentes y las instituciones han hecho un esfuerzo brutal para adaptarse a esta nueva situación. Pasar a la virtualidad no ha sido fácil para nadie.

También te puede interesar: Rafael Ferro: “Si de esta pandemia salgo igual de mediocre, quiere decir que fracasé”

-¿Te resultó muy desafiante la cuarentena en términos generales?

-Sí, pero a la vez trajo algunas cosas muy interesantes, sobre todo en torno a lo vincular y familiar. Y también con la aparición de una nueva solidaridad, un espíritu de ayuda que está buenísimo que aparezca y florezca. Es cada vez más necesario que conectemos el otro y logremos dar una mano. Hay muchísima gente que la está pasando realmente muy mal.

-Hablando de eso, ¿cómo ves el parate que atraviesa tu actividad?, ¿creés que tardará mucho en poder reactivar?

-Sí, creo que va a tardar bastante, sobre todo el teatro. Después espero que en el campo audiovisual se pueda volver a trabajar en breve. No solo por los actores, sino también por todos los técnicos, que en su mayoría son trabajadores eventuales. Si no trabajan, no cobran. Es una situación muy compleja.

Supongo y espero que en algún momento se llegará a un protocolo que nos diga a todos: “en estas condiciones se puede grabar o filmar”. Con el teatro, al menos el modelo tradicional, supongo que no quedará otra que esperar un poco más.

-Los actores suelen vivir en rodajes, grabaciones, giras, temporadas… ¿Cómo fue adaptarse a un mayor tiempo en casa?

-La verdad es que yo también suelo pasar mucho tiempo en casa. Y lo disfruto. Primero por el hecho de estar en familia y segundo porque me gusta mucho ese universo privado, leo, escribo, dibujo, veo películas, escucho música… Dicho todo esto, es indudable que se trata de un momento muy incierto para el laburo y para la sociedad en general y que, entre otras cosas, esta cuarentena nos obligó a todos a lidiar con la ansiedad de una manera más contundente. En eso estamos.-

También te puede interesar: Series: Todo lo que tenés que saber sobre los mejores estrenos de junio

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios