Sunday 19 de May de 2024

BELLEZA | 05-02-2024 08:24

Menos es más: los secretos del skincare exprés

Pocos pasos, productos adecuados, constancia y consulta con especialistas conforman la rutina para que la piel respire, se renueve y brille.

Si hablamos de rutinas beauty, la perseverancia y los buenos hábitos son fundamentales. Como sucede con todo lo referido a salud -hasta se podría afirmar que esto se extiende a muchos más aspectos de la vida- mantener en el tiempo un paso a paso ordenado, la calidad de los productos que utilicemos, respetar tiempos de descanso, la buena alimentación y la consulta al especialista, marcan la diferencia para lograr una piel saludable.


En ese esfuerzo por mantener estos cuidados a pleno, también es cierto que aplicar lo que en verdad necesitamos, sin excesos ni un sin fin de productos se ha convertido en tendencia. Es por eso que la premisa es clara: simplificar.
A diferencia de lo que proponía la rutina coreana de 10 pasos, que se hizo muy popular en redes sociales hace un tiempo atrás, el ritmo de vida occidental -y por qué no decirlo, los costos de los productos- se vuelve bastante inviable en nuestro cotidiano.

Menos es más
El secreto está en limpiar e hidratar porque, si no cumplimos con estos pasos, la piel aumenta la secreción sebácea para protegerse.


“Tener un buen cuidado es imprescindible para que una piel resista el paso de los años, pero no siempre se tiene el tiempo suficiente para llevarlo a cabo. Entonces, las rutinas simples llegaron para quedarse, haciendo hincapié principalmente en la limpieza e hidratación de la piel,” explica la Dra. Velia Lemel, dermatóloga.

Doble H


Entonces, en esta rutina express, ¿qué componentes no tienen que faltar? ¿cuáles son los pasos que sí debemos respetar a rajatabla?
Los productos en los que no podemos dejar de invertir son un buen limpiador, una crema hidratante, la crema humectante, el contorno de ojos -porque es una piel más delicada- y el protector solar, que es la mejor fórmula antienvejecimiento.  

Menos es más


El secreto está en limpiar e hidratar porque, si no cumplimos con estos pasos, la piel aumenta la secreción sebácea para protegerse.
Hidratar es restaurar el agua perdida de nuestra epidermis. Al hidratar llegamos siempre a la dermis, la capa más profunda, responsable de darnos elasticidad y firmeza. La epidermis o capa superficial está formada por un manto hidrolipídico con PH ligeramente acido -lípidos y sebo- donde agua y lípidos se repelen. Por lo que es natural que la piel tienda a deshidratarse fácilmente.

 

Gisele Bündchen: así es la rutina de belleza natural de la supermodelo brasileña


“Uno de los errores habituales de una rutina de skincare es limpiar la piel y no hidratarla posteriormente, que es contraproducente, ya que la piel se defiende generando más sebo. El otro error es utilizar jabones que alcalinizan el PH de la piel, engrasándola y resecándola”, subraya la Dra. Johanna Furlan, médica cirujana


En tanto, cuando humectamos, aplicamos un producto que actúa más superficialmente reforzando la barrera cutánea ó epidermis, brindando un efecto protector que evita la evaporación, la pérdida del agua. Así, la piel se regenera para protegernos de agentes externos físicos, como el frío, el calor, el viento, la radiación ultravioleta, los gérmenes y los alérgenos. La humectación combinada con retinoides, antioxidantes y demás productos de cuidado, indicados por el especialista, marcará la diferencia para lucir una piel lisa, suave y luminosa.


Es decir, ambas son complementarias: una actúa a nivel superficial y otra profunda. En otras palabras, “la humectación sella la hidratación, por lo que no es recomendable utilizar la misma crema de día y de noche, porque la última contiene principios activos que deben actuar durante el sueño, respetando los niveles hormonales y ritmo circadiano”, aclara Furlan.
No olvidar el contorno de ojos específico, en pequeña cantidad y aplicándolo con movimientos suaves, sin frotar. De día, el protector solar, que deber ser en cantidad, una cucharada de café.

A la medida


Ya aclaramos que las rutinas de belleza tienen como objetivo mejorar si hemos perdido luminosidad, humectación, si se han acentuado las arrugas, si la piel está opaca o si sumó impurezas de acuerdo con la edad. Pero, también, el fin será, si logramos tener una piel sana, mantener ese estado óptimo.


Si las pieles tienen fotodaño o son maduras, las células se descaman más lentamente y hay menos colágeno. En estos casos, habrá que agregar otro componente, más específico. “Durante el día tendríamos que limpiamos, colocamos un suero a base de vitamina C, humectamos y ponemos protector solar. Y, durante la noche, limpiamos y reparar a través de la aplicación de ácidos, como glicólico, retinol, mandélico ó tetrinoina, para luego humectamos e irnos a dormir”, detalla la dermatóloga Irene Bermejo.

 

Te contamos cuál es el tratamiento de piel ideal para tu edad


Sobre este punto, la Dra. Lilian Demarchi, aclara que es importante consultar con el especialista. “Hay que empezar con los ácidos más suaves y a medida que la piel los va tolerando incorporar los más fuertes. También se pueden combinar o alternar potenciando así su efecto. Si toleramos el glicolico, podemos pasarnos a un retinoico y luego podemos usar, en un paso siguiente, siempre que sea bien tolerado, uno a la noche y otro por la mañana”, subraya la dermatóloga.


Cuando las pieles son grasosas, será necesario cambiar ciertos componentes de la rutina: limpiamos con un gel, hidratamos con lociones, geles o sustancias en un vehículo de suero, que van a ejercer la misma acción sobre la piel pero con mejor tolerancia.
En cambio, en pieles muy secas, deshidratadas o sensibles, la humectación conforma gran parte de la rutina. Según explica la Dra. Bermejo, hay que tratar de usar limpiadores en leche, “en presentaciones más oleosas que puedan hidratar en sí mismas, usar vehículos hidratantes de mayor persistencia en la superficie y, también, podemos agregarle sueros de tipo nutritivos como el hialurónico o el DMAE. Al final, por supuesto, humectación y protección solar”.

Qué es el Bakuchiol y cómo incorporar a tu rutina el ingrediente estrella del skincare

at Juana Aguirre

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios