Monday 22 de July de 2024

LIFESTYLE | 17-05-2023 13:51

Fatiga mental: el enemigo silencioso

Las múltiples tareas y preocupaciones del día a día pueden llevarnos al agotamiento que muchas veces comenzamos a naturalizar.

Obligaciones, mandados, deberes, tareas, en fin, la vida misma. Puede que nuestra rutina esté plagada de quehaceres diariamente, y que esto tarde o temprano termine por colapsamos a nivel mental. Para evitarlo hay que saber organizarnos, e identificar prioridades, para también darnos un tiempo para relajar y disfrutar del ocio.

Aunque el cansancio físico y el cansancio mental pueden diferenciarse fácilmente, también pueden verse claras relaciones entre ambos. Si bien el agotamiento físico surge de la actividad y el movimiento corporal, aquel relacionado a lo mental tiene sus raíces en lo psíquico. Las continuas obligaciones y preocupaciones pueden llevarnos a un estado de estrés y ansiedad que poco a poco comienza a tener consecuencias a nivel corporal, y que comenzamos, erróneamente, a naturalizar.

Te contamos cuáles son las 3 señales que demuestran que sos adicta al estrés
¿Cómo combatir la fatiga mental?

Síntomas típicos de la fatiga mental

  • Sensación general de fatiga y cansancio
  • Falta de motivación y creatividad
  • Dolor de cabeza y dolor o debilitamiento muscular
  • Mal humor e irritabilidad
  • Negatividad e impotencia
  • Sentirse sola
  • Alteraciones en el apetito
  • Mareos y visión borrosa
  • Fallas en la memoria y dificultad para concentrarse y tomar decisiones

Las rutinas que pueden ayudarte a combatir el cansancio psíquico

Estrés
¿Cómo combatir la fatiga mental?
  • Desconectarte de tus preocupaciones: es necesario y esencial que cada tanto nos alejemos de nuestras obligaciones para encontrar un lugar seguro y tranquilo en donde relajarnos. Es el momento de ocio, que debemos ocupar en cosas que nos interesen y nos gusten. Puede ser hacer deportes, manualidades, escuchar música o leer un libro, entre tantas otras.
  • Pedir ayuda: nunca está demás contar aquello que nos sucede a un amigo, persona de confianza, o bien un profesional de la salud. Hablar sobre lo que nos genera estrés, ansiedad, es el primer paso para liberar tensiones y empezar a trabajar en formas de solucionarlo.
  • Autocuidado: es vital fijarnos prioridades para no exigirnos tanto en todos los niveles, ya que eso es inviable. Sin embargo, lo más importante es cuidar de nosotras mismas, siendo nuestra salud mental lo fundamental y base para nuestro bienestar.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios