sábado 27 de febrero de 2021

GOURMET | 08-08-2020 08:54

Cinco platos de cocina alemana que te sorprenderán

No son los más tradicionales, pero son deliciosos y muy singulares. Un viaje por Alemania a través de sus sabores.

La gastronomía alemana es simple, pero delicioso. Y, por supuesto, va muchos más allá de las típicas salchichas y la cerveza tirada. Cada región de este país tiene sus platos tradicionales, la papa, el queso, los embutidos de cerdo y las especias dicen siempre presente, especialmente estas últimas en la cocina dulce. Aquí, presentamos cinco platos desconocidos y súper originales de diversas regiones. Un viaje de sabor por la tierra de la filosofía. 

 

También te puede interesar: Té: ¿por qué es ideal para bajar el estrés en cuarentena? 

 

Aachener Printen: 

Son galletas de la ciudad Aquisgrán, en el estado de Renania del Norte-Westfalia. Leyendas de emperadores, de un gran incendio e incluso del diablo, marcan la historia de estas galletas. Lo único de lo que no hay duda es de que se trata de unas pastas de miel de lo más finas y que son más duras o más blandas en función del porcentaje de miel que llevan. Resultan deliciosas, sobre todo si están decoradas con nueces, almendras o cerezas. Las galletas se inventaron cuando Napoleón cortó la entrada de azúcar al continente. Los panaderos endulzaron la masa con jarabe de remolacha azucarera y así es como las Aachener Printen obtuvieron su especial sabor. Las Printen se hacen con una variedad de ingredientes, incluyendo canela, anís, clavo de olor, cardamomo, coriandro, pimienta y jengibre. Sin embargo, la mezcla exacta de estos ingredientes es guardada en secreto por las distintas fábricas de Printen.

 

 

Gefilde: 

Son albóndigas de papas en salsa cremosa de panceta, típicas del estado de Sarre, ubicado al suroeste de Alemania. Esta región limita con Francia y Luxemburgo y goza de una de las mayores concentraciones de estrellas Michelin. Es por la tradición minera y por la mezcla con la gastronomía francesa que la cocina tradicional en Sarre tiene tan buena aceptación. Sobre todo los platos de papas con nombres como «Gefillde» o «Hoorische» son muy apreciados en Sarre. 

 

Fränkische Schneeballen

Son como unas facturas en forma de bola de nieve de la región Franconia, especialmente de la pintoresca ciudad de Rotenburgo.  Los dulces en forma de bolas de nieve de Franconia también se denominan «nidos de cigüeña». En el pasado, estas pastas de masa quebrada en forma de bola solo se preparaban para ocasiones especiales. Hoy en día, sin embargo, se encuentran durante todo el año en la mayoría de panaderías de la región. Están hechas con una masa especial y las rellenan con muchas variedades como salsa de nougat, de champagne o chocolate amargo

 

El guiso Labskaus:

un plato típico de marineros de la ciudad portuaria de Wilhelmshaven, al norte de Alemania. El «Labskaus» es un guiso típico del norte de Alemania, del estado de Schleswig-Holstein, y hoy en día se considera una exquisitez. En el pasado, los marineros que trabajaban en alta mar no tenían forma alguna de conservar los alimentos frescos durante mucho tiempo. Esta especie de puré elaborado con carne de ternera salada, remolachas marinadas, cebollas y patatas era lo único que aguantaba lo suficiente. Circulan muchas leyendas e historias diferentes alrededor de este plato. 

 

Döppekuchen:

Es como un pastel de papas de Eifel, situado en el estado de Renania del Norte-Westfalia.La receta básica incluye papas ralladas, panceta y cebolla, igual que los famosos «Kartoffelpuffer» (tortillas de patata rallada). Pero fueron los habitantes de esta zona los primeros de toda Alemania que tuvieron la brillante idea de no freír esta masa, que es lo que más tiempo lleva. Lo que ellos hacen es verter toda la masa en una cazuela de hierro colado o «Döppe» y hornearla como si fuera un bizcocho, de aquí el nombre de «Kooche».

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios