martes 20 de octubre de 2020

BELLEZA | 01-09-2020 08:12

Mi vulva, ¿es normal? Animate a conocerla

Una experta nos enseña cómo es nuestra vulva y nos brinda tips para el autoconocimiento.

Muchas veces vemos que se nombran los genitales de manera errónea. Comencemos por la definición de los genitales externos femeninos: la vulva está compuesta por los labios mayores, los labios menores, el orificio vaginal, la uretra, y el clítoris. Cada vulva es diferente, varían sus colores, hay más claras, más oscuras, con más pelos, con menos pelos, algunas tiene los labios más delgados y otras los tienen más rellenitos, algunas tienen los labios menores más grandes (o más salidos) que los mayores, etc.

 

También te puede interesar: Vaginismo: esta es la solución para una vida sexual plena

 

De hecho, según el momento de la vida, la vulva va modificándose. Luego de un embarazo, luego de un parto, las vulvas sufren modificaciones. Por otro lado, nos hacen creer que las vulvas debieran ser todas iguales: lindas, rosaditas, con poco (y sumamente delicado) o nada de vello, estrechas para que el placer en el hombre sea mayor (¿?); de hecho el mercado nos ofrece vulvoplastías para acercarnos a esos estándares de belleza en nuestras vulvas, haciéndonos creer que son más deseables si tienen estas características en su morfología estética.

 

Me interesa sobre todo resaltar que cada vulva es diferente. Y todas, con las características que tengan, están bien. Es fundamental que podamos conocernos y reconocer nuestro cuerpo. Seguramente varias de las personas con vulva que están leyendo esta columna, nunca tomaron un espejo, se miraron, se conocieron y se exploraron. Nos enseñaron a no nombrarla, nos enseñaron que es una parte íntima y vergonzosa. Necesitamos más educación sexual, incluso de adultas, para dar vuelta esta idea.

 

También te puede interesar: Derribá cinco mitos sobre el orgasmo femenino ¡y disfrutá!

 

Si estás dentro de este grupo, te invito a que lo hagas, buscá un momento de conexión con vos misma, mirate, tocate, explorate. Recorrete con tus manos, con tus dedos, fíjate que texturas tiene cada parte, mirá como es tu vulva, que sensaciones te produce tocarte de diferentes maneras. Eligí un momento libre de exigencias donde el objetivo sea meramente exploratorio.

Conocete, recorrete, aprendé a gustarte, sin compararte y mucho menos sin creerte los estándares que nos metieron en la cabeza desde siempre.

 

Psicóloga sistémica y TCC. Sexóloga.

IG:  @lic.laura.muller

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios