domingo 20 de septiembre de 2020

BELLEZA | 05-08-2020 15:40

Lactancia: respetar a la madre frente a todas las teorías

En la semana de la lactancia, una experta ayuda a liberar las presiones sobre esta etapa de la maternidad.

Hasta el viernes se celebra, en más de 170 países, la semana mundial de lactancia materna. No caben dudas que la leche materna es muy beneficiosa para el bebé. Sabemos que hasta los 6 meses, lxs bebés se alimentan solo con leche.

El calostro es el mejor alimento que un recién nacidx puede recibir. La lactancia materna trae muchos beneficios: ayuda a mejorar las defensas contra las infecciones más comunes, como también es sumamente útil para generar anticuerpos que protegen al bebé contra las enfermedades más comunes.

Por otro lado, ayuda a generar defensas a futuro, y a prevenir enfermedades. También está probado que hay cierta incidencia en la prevención de cáncer de mama y de ovario en quien da la teta, de depresión posparto, anemia, hipertensión, etc.

Por otro lado, vivimos en una sociedad donde hagamos lo que hagamos, la sociedad nos juzgará, porque damos la teta hasta los 3 años o porque el bebé de 6 meses toma mamadera. Como dice Esther Vivas en su libro “Mamá Desobediente”, vivimos en una sociedad que pone obstáculos a la lactancia materna. Las mujeres nos enfrentamos a circunstancias distintas que influyen en nuestras vidas. Consecuentemente, para algunas dar la teta es algo muy complicado.

 

También te puede interesar: Cuarentena y masturbación: la venta de juguetes sexuales aumentó en un 200 por ciento

 

Pensemos entonces en qué sucede en los casos en donde no se puede o por algún motivo no se quiere realizar LME (lactancia materna exclusiva).
La maternidad está rodeada de sommerliers... por todos lados, siempre habrá gente que se crea con derecho a juzgar, criticar, opinar y sugerir. No importa la profesión, el vínculo, etc, siempre habrá alguien que se crea con derecho a decirte "pobre... toma mamadera siendo tan chiquitx?".

La lactancia materna es bárbara, cuando funciona. Y cuando no, cuando ya se intentó todo (alimentación mixta para que el bebé siga engordando, ver puericultoras, ver a la pediatra casi día por medio, etc.) puede llegar a ser una tortura. Nos genera angustia y culpa, y nos exigimos a mas no poder, y más angustia nos genera. Y más tortuoso es si encima hay que lidiar con todas las opiniones de la gente de alrededor. Es una historia que puedo narrar en primera persona. Nos hacen creer que no generamos vínculo con el bebé si no damos la teta, nos hacen creer que la leche de fórmula les hará daño, nos hacen creer que no somos lo suficientemente buenas madres si no damos todo más allá de lo humanamente viable.

Por suerte hay profesionales que ven más allá. Personalmente me pasó que la pediatra de mi hija, luego de varios meses de angustia, me dijera "lo intentamos todo, es mucho más sano una mamadera dada con amor, que la lucha constante de tu beba con la teta". Y sí, es liberador escuchar eso. Por eso promovamos la lactancia materna, porque es genial, sigamos luchando para que se respeten nuestros derechos respecto al horario laboral durante lactancia y el derecho a tener lactarios en los trabajos.

Pero sepamos que si no funciona (o por alguna razón es una decisión de la madre no hacerlo), es mucho más sano optar por otra alternativa.
Una mamá feliz genera un vínculo de apego sano con su bebé. Si te toca ser entorno, no juzgués a quien da una mamadera, apoyá sin cuestionar, preguntale en que podés ayudarla mejor.

at Lic. Laura Müller

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios