MODA | Hace 1 mes

¿Qué podés hacer con la ropa que ya no usas? 

Una opción es convertirla en arte y al mismo tiempo ayudar al planeta. 

Respeto por el medioambiente, pasión por la innovación y la apreciación de los materiales textiles son la base de este proyecto de Eileen Fisher con el que reutiliza las prendas que ya no pueden ser reparadas.

Muchos han oído hablar de este tema, otros quizás tan solo por encima. Lo cierto es que desde 2009, en Nueva York, Fisher inició un programa de recogida de prendas que formaba parte de un sistema circular diseñado con la intención de dotar de valor la ropa desechada, en tiempos donde nadie hablaba de moda sustentable.

Waste no more por Eileen Fisher

Desde que inició el programa, más de 1,2 millones de prendas han sido recolectadas y convertidas en material para el proyecto artístico que se esconde bajo el nombre de Waste no more.

También te puede interesar: La marca de accesorios sustentable con raíces bolivianas que triunfa en Europa

Los usuarios tan solo tienen que enviar sus prendas para que el estudio de diseño situado en Nueva York y liderado por Sigi Ahl, se ponga manos a la obra para crear todo tipo de piezas artísticas, desde almohadones hasta colgantes de pared a partir de los materiales recibidos.

Para garantizar que todo el proceso sea respetuoso con el entorno, se ha diseñado una maquinaria especial para este proyecto que transforma los retazos de tela en felpa sin usar ni una gota de agua o tintes químicos en el proceso.

Desde Waste no more son conscientes de lo ambicioso de su proyecto, pero su aprecio por los materiales reutilizables hace posible que esta idea se materialice.

También te puede interesar: Pietá, la primera marca de ropa hecha en las cárceles de Perú

Todas las piezas pueden ser realmente únicas y exclusivas, lo que hace que su valor aumente, consiguiendo concientizar a la sociedad de que, a partir de lo que puede parecer inútil o desechable, se puede crear

Lo más importante del proyecto es que todos los materiales se guardan, aunque aún no sepan qué propósito tienen, la única regla es que el número de desperdicios del proceso sea igual a 0.

Waste no more por Eileen Fisher

Los materiales se ordenan y agrupan de forma intuitiva por el operario que los convertirá en felpa, para que finalmente, de todo este proceso emerja una pieza totalmente nueva a partir de todas estas fibras antiguas.

Este tipo de iniciativas ayudan a crear conciencia sobre la enorme cantidad de desechos textiles que vamos dejando sobre el planeta y también para demostrar las ventajas de la economía circular.

También te puede interesar: Moda sustentable: las firmas se unen al despertar de la industria 

Se estima que anualmente se pierde ropa por valor de $ 500 mil millones que apenas se usa y rara vez se recicla. Sin ninguna mejora, la industria de la moda utilizará una cuarta parte del presupuesto mundial de carbono para el año 2050, según la Fundación Ellen MacArthur.

Para contribuir con el desastre del cual somos cómplices, podemos convertir nuestros desechos en un lienzo en blanco que nos permita expresarnos artísticamente mientras que hacemos de nuestro planeta un lugar mejor.
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios