Tuesday 18 de June de 2024

LIFESTYLE | 13-05-2023 16:08

Mindfulness: formas de practicarlo además de la meditación

Se trata de una técnica que nos ayuda a estar presentes y conscientes, y puede llevarse a cabo mediante varias actividades distintas

El mindfulness se ha vuelto muy popular en los últimos años, volviéndose un ejercicio más que útil para trabajar sobre nuestra salud mental. Mediante una variedad de ejercicios, esta técnica nos invita a ser conscientes de nuestro cuerpo y regresarnos al presente, algo que se puede tonar muy difícil con un estilo de vida atareado y repleto de deberes y cosas qué hacer.

Aunque comúnmente suele identificarse al mindfulness con técnicas muy formales de meditación, en las que imaginamos a las personas sentadas de piernas cruzadas y en un silencio total en el que solo se escucha su respiración, la realidad es que podemos practicarlo a través de otras actividades que quizás se adapten mejor a nuestras necesidades y gustos. La base aquí, es reconocer lo que estamos sintiendo, y al tiempo sentir y pensar de una manera tranquila y sin prejuicios. Para ello, te brindamos una lista de distintas alternativas para conseguir esta meta.

Ejercicios del mindfulness que te ayudaran a relajarte

Tomate tres minutos para respirar

Mindfulness
Técnicas alternativas para practicar el mindfulness

Es conocido como el “mindfulness de tres minutos”, y los beneficios que ha demostrado tener son innegables. Llevarlo a cabo es muy sencillo, y lo más importante es que mejora los síntomas de estrés, ansiedad y depresión. A continuación los pasos para ejecutar esta práctica:

  • Poné el temporizador en tres minutos, no demorará más que esto
  • Encontrá un ambiente tranquilo y sentate en una posición cómoda (aunque también podés realizarlo parada), cerrá los ojos.
  • Prestá atención a tu mente y cuerpo. ¿Hay algo que te preocupa? ¿Cómo te sentís? ¿Hay algún sonido que te moleste del entorno? Se trata de observar lo que estamos experimentando en ese preciso momento. Transitar el aquí y ahora.
  • Ahora llevá toda tu atención a la respiración. Sentí cómo el aire entra y sale de tu cuerpo.
  • Tomá conciencia de todo tu cuerpo, posiblemente te detengas en tu postura, expresión facial o áreas en las que haya tensión muscular.

Lavá los platos

Mindfulness
Técnicas alternativas para practicar el mindfulness

Por más absurdo que suene, la clave está en utilizar esas tareas diarias para  tomar conciencia de todo nuestro cuerpo. Nuestra mente, nuestra respiración, articulaciones, todo. Mientras lavamos esa taza en la que acabamos de tomar nuestro café matutino también cabe preguntarnos cómo nos sentimos y tratar de relajarnos.

"Escaneá" tu cuerpo

Es una práctica muy buena para cuando te sentís ansiosa, agitada, nerviosa o dispersa. Consiste en, como bien lo expresa el título, hacer un recorrido mental por toda nuestro cuerpo, de pies a cabeza, prestando atención a todas las áreas de nuestro cuerpo. 

Cuatro-siete-ocho, la respiración consciente del mindfulness

Mindfulness
Técnicas alternativas para practicar el mindfulness

Particularmente útil para cuando estamos pasando por una situación que nos genera mucha ansiedad. En estos momentos nuestra respiración se puede desregular abruptamente, y es cuando esta técnica del cuatro-siete-ocho, protagonista del mindfulness, puede salvarnos y sacarnos de ese estado mediante una respiración profunda. Para practicarla seguí los siguientes pasos:

  • Podés cerrar los ojos o mantenerlos abiertos mientras mirás suavemente un lugar de tu entorno
  • Inhalá por cuatro segundos
  • Sostené la respiración por siete segundos
  • Exhalá durante ocho segundos
  • Lo más importante es respirar profundamente, para que tus pulmones se llenen por completo
  • Terminá el ejercicio cuando sientas que ya estás más tranquila y puedas continuar con tu vida

Dibujo en grupo

Mindfulness
Técnicas alternativas para practicar el mindfulness

Resulta un excelente ejercicio para continuar practicando la atención plena al tiempo de no juzgar. Inclusive es una gran tarea para hacer si tenés hijos o niños a tu cuidado. Consiste en que cada uno tome un pedazo de papel y haga un dibujo en un minuto. Luego pasará el papel a quien tiene al lado, y cada uno agregará otro dibujo al papel, así hasta que vuelva a su dueño inicial. 

Durante este ejercicio muy probablemente aparezcan críticas o juicios frente al dibujo que recibimos. Lo importante es reconocer esos pensamientos, y dejarlos ir mientras que vivimos el presente y nos enfocamos en la actividad que tenemos delante de nuestros ojos.

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios