viernes 18 de octubre de 2019

LIFESTYLE | Hace 1 mes

Frankfurt en un día, ¿qué ver?

Es la puerta de entrada a Alemania. Muchos pasan por allí, pero pocos la visitan. Aquí, los spots imperdibles de esta ciudad para conocer a pie.

Es famosa por su aeropuerto y por ser el corazón financiero de toda Europa. El 70 por ciento de los turistas que visitan Alemania entran por aquí, pero a pesar de ser una metrópoli de paso, esta ciudad tiene muchísimo para ofrecer.

Es por este motivo que vale la pena tomarse unas horas (quizá aprovechar de una larga escala en Frankfurt Airport), un día o más, claro, para conocerla más allá de todo lo que se dice sobre ella. 

PRIMERA IMPRESIÓN
Desde el aeropuerto se llega a la estación central (Frankfurt Hauptbahnhof) en 20 minutos con el tren (S-Bahn)
que sale desde la terminal 1 de Regionalbahnhof. La estación central se encuentra en el centro de la ciudad, o sea que se puede llegar a todos los atractivos turísticos caminando.

También te puede interesar: Tres recetas para reivindicar la cocina tucumana

Lo primero que uno se encuentra en el gran edificio del Euro ubicada en la plaza Willy-Brandt. La Eurotorre fue el banco central de la Comunidad Económica hasta 2015. Un enorme símbolo de esta moneda es el gran atractivo para sacarse una foto y seguir adelante.

Frankfurt

Justo enfrente se emplaza el StädtischeBühne (ópera) de arquitectura modernista. A pocos minutos de esta zona se arriba al comienzo de la extensa peatonal de la ciudad. En Zeil (una calle con árboles y bares en el medio) se encuentran varios shoppings y tiendas departamentales.

También te puede interesar: 10 salidas imperdibles para hacer en Bal Harbour

Los locales de diseñador como Chanel, Salvatore Ferragamo, Gucci, Louis Vuitton y muchos más están en Goetheplatz a menos de 200 metros de allí. Ahí también se encuentra la casa en donde nació Johann Wolfgang von Goethe. Otro atractivo de este barrio es la Main Tower, tiene sin dudas la mejor vista de la ciudad por 6,50 euros.

PURA TRADICIÓN
Ahora es el turno de conocer la zona más famosa de esta ciudad sobre el río Meno: el Römerberg (montaña romana). Allí se encuentra la municipalidad y varias casitas con esas fachadas de cuento típicas alemanas.

Frankfurt

También caminando por callecitas adyacentes se llega a la catedral gótica de San Bartolomeo. Todo esto se emplaza muy cerca del río, por eso es ideal cruzar a pie el puente EisernenSteg (lleno de candados y que fue destruido en tres oportunidades) para ir a la “orilla de los museos”, desde donde se obtiene una hermosa vista de la ciudad vieja y los grandes edificios.

También te puede interesar: Filosofía Hygge: las claves para una deco danesa

Además de varios museos (como el de arte aplicado, el de cultura y el instituto de cinematográfia, entre otros) hay un enorme parque con bicisenda. Recomendable es hacerse un tiempo en los bares ambulantes de la zona y tomarse una cerveza y comer un brezel mirando el skyline de Frankfurt.

Frankfurt

Antes de partir camino nuevamente hacia la estación queda algo muy importante por hacer: visitar el Kleinmarkthalle o mercado de comida (que cierra los domingos como casi todo en esta ciudad). Uno no se puede ir de Frankfurt sin probar las deliciosas y míticas salchichas de Schreiber. Hay que hacer cola, pero valen realmente la pena. 
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios