Tuesday 23 de April de 2024

LIFESTYLE | 13-12-2023 13:43

Por qué Argentina es uno de los destinos favoritos para la comunidad lgbtiq+

Por las leyes de avanzada que se lograron en los últimos años en materia de identidad de género, Argentina se posiciona en la región como un destino atractivo para el colectivo LGBTIQ+.

El café es pequeño y coqueto. Queda en Palermo, en Honduras 4096, y su nombre es toda una declaración de principios: se llama Maricafé y además de ofrecer desayunos, almuerzos, tacitas del orgullo trans y cenas propone una nutrida biblioteca de la diversidad donde demorarse, organiza sesiones para ver y debatir entre amigues los estrenos de And just like that y en su carta hay algunos platos tan exclusivos como la torta arcoíris de la que según su dueño, Pol Terrera, llevan vendidas “ocho toneladas”. Hasta ahí, todo muy colorido y hermoso. Pero hace exactamente un año el lugar sufrió un atentado con fuego y las denuncias de los vecinos se acumulan. ¿Por qué? Por cualquier cosa. El odio nunca se ha caracterizado por dar explicaciones.

El Maricafé tiene muchas cosas que lo hacen especial, más allá de sus habitués, su desparpajo y su alegría en un barrio ya pasado de lugares comunes. Y eso es que, a diferencia del resto de los bares “del ambiente”, abre de día y es un espacio de reunión ideal para leer, conversar, comer algo rico y conocer a personas de la comunidad. Tal vez sea eso lo que moleste tanto a la buena vecindad: que estén, que se reúnan. Que existan. 


Y eso, que podría parece obvio, no lo es tanto si se recuerde que en casi un tercio de los países que hoy integran la Organización para las Naciones Unidas (ONU) las relaciones amorosas entre personas del mismo sexo están castigadas de algún modo. En once de ellos incluso con la muerte como sucede en Nigeria, Irak, Yemen, Arabia Saudita, Afganistán o Mauritania, entre otros. Se habla aquí en todos los casos, como explicita el informe Homofobia de Estado (ILGA, 2020) de relaciones consensuadas y entre personas adultas a la que eso les puede costar la vida.  

Existe el plan de crear un hotel exclusivo para la comunidad LGBTIQ+ en medio de la selva”. Hoy en Misiones es también posible contraer matrimonio “con todas las de la ley”. 

En semejante contexto, que en un país al sur del Ecuador (y más allá de alguna que otro brote de intolerancia, que nunca falta) las personas de la diversidad puedan tomarse de la mano en la calle, expresarse amor o alojarse juntas en el mismo cuarto de hotel habla de una realidad muy diferente, a la vez que la línea de tiempo en materia de derechos adquiridos (matrimonio igualitario, adopción homoparental, ley identidad de género, cupo laboral travesti trans) confirma la idea del nuestro como un país respetuoso y preparado para darles la bienvenida a todes. De hecho, existe desde hace dos años un selló así llamado (Todes bienvenides) otorgado por el Ministerio de Deportes y Turismo de la Nación y por la Cámara de Comercio LGBTIQ de Argentina. Según explica el presidente de esta última, Pablo De Luca, “acceder a este sello implica expresar el compromiso con la generación de espacios seguros y libres de discriminación, además de con el desarrollo de experiencias turísticas inclusivas para la comunidad LGBTIQ+”.


¿Y cómo sería eso? Simple: crear espacios que den la bienvenida a todas las personas. De eso se habla, precisamente, cuando se habla de turismo LGBTIQ+: de crear experiencias que sean atractivas pero también respetuosas y capaces de hacer sentir a cada quien cómodo y bienvenido. Para eso, se dictan cursos y talleres que explican cómo atender adecuadamente a este turismo que –para decirlo muy rápidamente- gana más, gasta más y viaja más. ¿Las razones? Se trata de un segmento con muchos profesionales con buenos ingresos y sin hijos, los famosos DINKs (“double income, no kids”) que se caracteriza por invertir en su bienestar y hace del disfrute el eje central de sus viajes.

Es por eso que hoy, en Argentina, destinos tan variados como Chubut, Santa Cruz, Corrientes, La Rioja  o Santiago del Estero, entre otros, desarrollan propuestas para ese segmento de viajeros y viajeras, invitándoles a disfrutar de sus bellezas con la certeza de que la pasarán bien y con tranquilidad. No es casual: en sólo un año, de 2022 a 2023, el florecer de los discursos de odio alrededor del mundo hizo que el colectivo LGBTIQ+ redoblara sus cuidados a la hora de encarar una viaje por temor a las violencia y, eventualmente, a las detenciones, como le sucedió en Marruecos a un turista portugués al que encarcelaron por veinte días bajo la acusación de “parecer gay”. 

 

Un hotel, un vestido y un amor

Si bien el proyecto quedó paralizado por la pandemia y todavía no fue retomado, en la provincia de Misiones “existe el plan de crear un hotel exclusivo para la comunidad LGBTIQ+ en medio de la selva”, explica el ministro de turismo de la provincia, José María Arrúa. Hoy en Misiones es también posible contraer matrimonio “con todas las de la ley”, algo imposible para una pareja del mismo sexo en muchos países de la región. “Aquí, en cambio, presentando los documentos correspondientes y con cinco días de residencia en un hotel se pueden casar. Y eso siempre es bueno porque un casamiento implica invitados, comidas y el trabajo de muchas personas”, precisó el ministro. 

Turismo LGTB


En nuestro país, de acuerdo a las cifras generadas por el Observatorio Económico del Turismo LGBTIQ+ de Argentina (el primero de alcance nacional en el mundo), cerca de 500.000 personas del colectivo LGBTIQ+ eligen Argentina para sus viajes, con Buenos Aires y Mendoza como principales destinos, aun cuando Puerto Madryn, en Chubut, concentra 20% de este segmento. No por casualidad, en la Conferencia Internacional de Negocios y Turismo GBTIQ+ que se realizó en Buenos Aires del 5 al 8 de septiembre, unas gigantescas y coloridas colas de ballena con la identificación de Chubut dieron la bienvenida a los casi 2000 visitantes de este evento de referencia regional. 

Durante el año pasado los y las viajeras de la diversidad (tanto locales como visitantes) gastaron un promedio diario de casi $20.000, casi cuatro veces más que el resto de los segmentos. Precisamente por eso, hoy las opciones para atraerles se multiplican y van desde bares, cafés y discotecas hasta recorridos históricos que recuperan la memoria queer como los que ofrece Mariana Radisic Koliren a través de su agencia Lunfarda Travel. Ella, como guía de turismo y parte del colectivo LGBTIQ+, se propuso generar recorridos en los que la identidad, la historia y la diversidad se entrecruzan todo el tiempo. Así, armó un paseo afro por las calles de San Telmo en el que se recupera la historia de los y las afrodescendientes que –según el mito europeizante- se murieron todos juntos en la Guerra del Paraguay- y también un itinerario que recupera la historia queer. 

El Observatorio Económico del Turismo queer de Argentina señala que cerca de 500 mil personas del colectivo eligen Argentina para sus viajes, con Buenos Aires y Mendoza como principales destinos.

“Mi proyecto se llama Lunfarda justamente por eso: porque tiene que ver con la cosmovisión que tengo yo sobre la Argentina, quiénes somos y cuál es nuestra identidad. En una ciudad que siempre se define por lo europeo, el lunfardo es la verdadera intersección de todas estas comunidades que habitan el suelo argentino”, explica Mariana Radisic Koliren con una sonrisa. “El lunfardo, y ahí está la gran diferencia, es algo vivo que hoy adopta las formas del habla de, por ejemplo, los venezolanos y otras corrientes migratorias que siguen llegando. Para mí, el lunfardo es la representación de toda esa diversidad en la que vivimos”. Así, entre propuestas más que originales como ésta, destinos clásicos como Madryn o Cataratas reescritos en clave de diversidad y espectáculos de tango queer, el turismo local evoluciona y se abre a viajeros y viajeras que, cuando son recibidxs con amor y respeto, regresan una, otra y otra vez. 

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios