Thursday 30 de May de 2024

LIFESTYLE | 18-05-2023 12:26

Aprender a decir “no” para ser más libres

Es necesario que empecemos a ponernos como prioridad y darnos el espacio para hacer lo que realmente deseamos.

Decir que “no” es, para algunas personas, algo sumamente difícil. Negarse a ir a un evento, o a colaborar en algún proyecto puede llenarnos de culpa y sentimientos incómodos que preferiríamos evitar. Es por eso que, equivocadamente y en la búsqueda por no sentirnos culpables injustificadamente, decimos que sí, incluso cuando sabemos con toda certeza que no queremos cumplir con eso propuesto.

Aquí lo importante es empezar a reconocer nuestros deseos y necesidades. No siempre podemos estar a merced de los demás, haciendo todo lo posible para ayudarlos o para caerles bien. A veces, simplemente tenemos que ser sinceras con nosotras mismas y dar paso a aquello que realmente nos apetece. Si no queremos ir a la reunión vamos a decir “no”, y listo. Se trata de no dar vueltas sobre el asunto e ir al grano.

Felicidad
Aprender a decir "no"

Por supuesto no decimos que sea una tarea sencilla. Al decir no, probablemente también sintamos culpa pero es una culpa que necesariamente debemos atravesar y superar. Luego de un rato, nos volveremos conscientes de que ese sentimiento de incomodidad era tan solo la puerta para ser más libres y para nuestra tranquilidad y bienestar mental.

Debemos empezar a ponernos primeras. Identificar nuestros deseos y necesidades. Decir “no” no tiene nada de malo, y hay que empezar a quitarle su connotación negativa para reconocer que a veces es hasta sano declinar algunas propuestas que sabemos que no disfrutaremos. Lo que es más, cuando vas a un evento obligado, se nota, y la persona que te invito tampoco termina pasándola bien. Por eso, si estás del otro lado, y sos el sujeto que recibe el “no”, también aprende a aceptarlo y aprecia la sinceridad de quien tenés en frente.

Formas de decir “no”

Rutinas para mejorar nuestra salud PORTADA
Aprender a decir "no"

Patri psicóloga ha compartido en sus redes distintas frases que podrían servirnos para decir que “no” de una manera un tanto más amable. Sin embargo, la especialista advierte que no hay que dar muchas más explicaciones de las que ella plantea en los ejemplos:

  • No gracias, esta vez no puede ser
  • No gracias, pero tengo otro compromiso
  • No gracias, es que la propuesta no me motiva
  • No gracias, ya tengo otros planes
  • No gracias, tengo ganas de descansar

Cualquiera de estas opciones son válidas si no te sentís totalmente cómoda lanzando un simple “no”. Pero acordate que un simple “no” por el solo hecho de no tener ganas, también es válido y la otra persona debe respetarlo.

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios