Monday 22 de April de 2024

BELLEZA | 20-07-2023 09:02

Esta es la rutina sustentable perfecta para cuidar tu piel y al planeta

Te presentamos una rutina de belleza sostenible. Este es el génesis de un nuevo manifiesto que cuida a nuestra piel y al planeta en partes iguales.

Si hasta ahora no tomamos conciencia, es hora. Las cifras del calentamiento global no son sólo números. Son un hecho alarmante que nos concierne, involucra y afecta a todos, sin importar en qué parte del mapa estemos. Los científicos advierten que no sólo se van a superar esos 1,5 grados C del famoso Código Rojo, que advierte la Organización Meteorológica Mundial, sino que hay un 66% de posibilidades de que esto suceda por primera vez entre 2023 y 2027. 

No es un dato menor que la industria de la belleza esté entre las primeras en la lista de enemigos ambientales. Genera más de 120 mil millones de unidades de envases al año, con el plástico como principal componente, también residuos que permanecen intactos en los vertederos. Y así es como se bloquean los ecosistemas durante siglos.
¿Lo ponemos en perspectiva? Esta es sólo una de las muchas huellas de carbono colectivas que genera la humanidad, pero de las más dañinas. 

“Un limpiador, una hidratante, protección solar y un retinoide son suficientes para un enfoque más sensato”.

Por nuestro lado, el gesto más pequeño y sencillo, por más insignificante que parezca, si lo multiplicamos por miles de millones -ojalá- es una revolución. No es imposible, aunque todavía son muchas personas las que no tomaron conciencia de la situación, hay esperanzas de aunar fuerzas. “Es vital evitar paternalismos, y esa sensación de que los eruditos en el tema le dicen a la gente lo que tiene o no que hacer. Urge una comunicación más humana, más cercana y que logre emparentarse con los deseos y las esperanzas de las personas en todo el mundo”, dicen desde Amnistía Internacional. O sea, si todavía no pensaste en incorporar ningún gesto sostenible al trabajo diario que hacés en tu piel, podés sumarte empezando por dos pilares: simplificar los pasos y elegir envases sin plástico.

Para muchos, pasarse de pronto al bando sostenible exige abandonar viejas costumbres y modificar elecciones cotidianas. Esto es algo que puede llegar a agobiar. No hace falta convertirse en ambientalista de la noche a la mañana. La transición empieza con algo tan simple como ser más conscientes de que lo que consumimos, compramos y hacemos todos los días, de manera individual, influye en el estado de salud del planeta.¿Qué podemos hacer nosotros desde nuestro metro cuadrado? Un montón de cosas.

Reducir el consumo 

En el barómetro de compras cosméticas, ganan las redes sociales. Instagram genera mayor impacto, pero hoy TikTok es potencia. Sin ir más lejos, el hashtag #TikTokmehizocomprarlo es uno de los que tiene más visualizaciones. Son una suerte de compilado de videos desopilantes en los que los usuarios comparten sus adquisiciones más insólitas y prescindibles. Esta plataforma es la varita mágica para las marcas de belleza, en 2022 las ventas de cosmética aumentaron un 176% según un estudio de Launchmetrics. Hoy tiene el poder de convertir a miles de personas en acumuladores seriales de productos; sobre todo durante los hot-súper-mega sale. Ahora es cuando conviene poner freno de mano y reflexionar un segundo. ¿En qué medida necesito este producto? Esta pregunta parece insignificante, pero tiene el poder de mil huracanes.

De hecho, es el primer paso para vivir de manera más sostenible: caer en la realidad de que conviene disminuir las compras innecesarias. Cuanto menos consumamos, menos desecharemos. La próxima vez que agregues algo al carrito, podés preguntarte: ¿para qué me hace falta? ¿lo puede sustituir por algo que ya tengo? ¿con qué frecuencia lo voy a usar? ¿puedo encontrar una opción eco para reemplazarlo?

Belleza natural

Elegir las marcas a conciencia

Con tus compras, apoyás compañías concretas, legitimando e impulsando de algún modo sus dinámicas de producción. Las eco friendly siempre certificadas garantizan la sostenibilidad de los ingredientes seleccionados y el uso de envases menos -o nada- contaminantes. No te dejes tentar sin cerciorarte.

Examinar las etiquetas con lupa

Una máxima ecologista: nunca está de más ser obse con la información sobre los cosméticos. Es fundamental ir al detalle. ¿Y en qué debemos fijarnos para saber si una marca “lo hace bien”? Es un plan imposible visitar una fábrica para controlar la infraestructura y la fabricación de los productos. Pero hay maneras de convertirnos en guardianes del medioambiente. Por ejemplo, uno de los súper sellos más amigos del planeta es el FSC. Esta validación es una garantía de sostenibilidad que asegura el origen responsable, así como su elaboración y su packaging hasta llegar al consumidor.

Minimizar tu rutina (y maximizar los efectos)

“Se utilizan demasiados cosméticos faciales cuando en realidad pueden reducirse a lo esencial”, advierten desde la American Academy of Dermatology.¿A qué se refieren con “esencial”? “Un limpiador, una hidratante, protección solar y un retinoide son suficientes para adoptar un enfoque más sensato”, asegura Shereene Idriss, la dermatóloga de Ashley Graham, Emily Ratajkowski y Paloma Elsesser. 

Informarse 

Hasta hace un tiempo, en perfumería, farmacia o chat automático, la palabra del experto era inapelable: no se hablaba de las capas de la epidermis, resguardarse del sol era una rareza, términos como retinol parecían claves encriptadas de medicina nuclear. Hoy todos sabemos mucho más sobre ingredientes, marcas, vencimientos, certificaciones; estamos listos para entender lo que necesitamos o cómo actúa un producto. Mientras más sepamos, con mayor legitimidad podemos consultar sobre esas fórmulas que no condicen con nuestros hábitos. 

“Respecto del medio ambiente urge una comunicación más humana, más cercana y que logre emparentarse con los deseos y las esperanzas de las personas en todo el mundo”.

Siempre con profesionales 

Elegir dermatólogos que nos den alternativas y no órdenes. ¿Cuántas veces llegaste a casa después del consultorio y googleaste ingredientes y más? No dejes de hacerlo in situ. Un buen profesional siempre tiene que tener un plan B para quienes buscan alternativas a los activos tradicionales.

La doctora Idriss, por ejemplo, si bien considera que el retinol es el “verdadero estándar de oro” en el cuidado, también recomienda ingredientes de origen vegetal. Uno de sus preferidos es el bakuchiol, un antioxidante presente en las semillas de un tesoro botánico indio, la Psoralea Corylifolia. Esta planta con nombre técnico es la piedra basal de la medicina Ayurveda. Y es imbatible para aquellos que buscan una alternativa más suave y natural a los retinoides.

Reutilizar los envases

Es un reclamo obvio el de la cosmética re-fill. Sin embargo, un envase no necesita ser recargable para ser reciclado. O sea, si no encontrás repuesto de tu producto de belleza de cabecera (este consejo conviene aplicarlo con el champú) tené en cuenta que los envases pequeños que usás para llevar de viaje, son geniales para darles una segunda vida. Muchos se pueden volver a rellenar, siempre y cuando no contamine el producto. 

La alternativa tradicional 

En muchos países es una práctica habitual contar con los programas de reciclaje de las marcas. Plum, Juicy Chemistry, The Body Shop o Forest Essentials aceptan envases vacíos a cambio de puntos canjeables y regalos. La empresa nacional de perfumes Blind lanzó la primera Estación de Refill de la Argentina. En la web podés encontrar la dirección donde reciben tu botella de fragancia vacía de 10 o 50 ml para rellenarla, por un precio reducido.suficiente tiempo de recuperación.

Compra local

Cada vez menos personas se acercan a los puntos de venta: un 57% y el número va en descenso. Se está digitalizando a pasos agigantados el proceso de compra, y esto no es nada favorable para el planeta si no se toman las medidas necesarias. Porque para que un producto llegue a la puerta de tu casa, se necesita mucho material de envío: etiquetas, cintas, papel de embalaje terminan en deshechos. Lo mejor que podés hacer, si conseguís lo que buscás en un lugar físico, es evitar el pedirlo por Internet.

 

 

at María Molina

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios