jueves 12 de diciembre de 2019

BELLEZA | Hace 2 meses

El manual definitivo para unas cejas perfectas

Te mostramos un arsenal de herramientas para proporcionarles forma, color y cuidados. En la nota entérate cómo.

Un buen diseño de cejas se hace indispensable para embellecer la mirada (más allá del maquillaje). Hablamos con Sheila Malo, experta nacional de la marca cosmética Benefit para saber cómo alcanzarlo 

¿Cuál es el primer error que cometemos con nuestras cejas? 
Depilar en exceso
, dando formas redondeadas, cortas y desiguales.  

¿En qué consiste un buen diseño de cejas?
En hacer un estudio previo de estas. Es lo que en Benefit llamamos "Brow Mapping" (mapeado de las cejas), que consiste en medir y analizar su forma, su grosor y su espesor para aportar equilibrio y armonía al rostro.

Es lo más importante a la hora de hacer un buen diseño de cejas, saber dar con el estilo que más favorece a cada persona y a cada rostro. Antes de que comenzara este boom en torno a las profesionales de las cejas, las mujeres nos hacíamos nuestro 'propio diseño' en casa, cometiendo verdaderas barbaridades.

También te puede interesar: Laminación: el último tratamiento que es tendencia para las cejas

¿Se puede recuperar el vello de unas cejas excesivamente depiladas? 
Sí se puede, pero requiere mucha paciencia y tiempo. Para ayudar a potenciar el crecimiento se pueden utilizar tratamientos que faciliten este proceso para fortalecer el pelo. La ceja suele tardar un tiempo en recuperarse de una mala depilación, y muchas veces incluso hay zonas que nunca vuelven a tener la misma cantidad de pelo, por eso es importante “ayudarlas” un poco.

¿A favor del “microblading”? 
Totalmente en contra, salvo en casos de no tener absolutamente nada de pelo en las cejas (por enfermedad, accidente...), o en personas mayores que no se sientan capaces de corregirlas con productos de maquillaje.

El problema del microblading es que es un tatuaje semipermanente; la tinta al cabo de cuatro, seis o 12 meses (dependiendo de la persona) se va degradando y la ceja tiende a verse azulada, rosada o anaranjada (según el color y tinta aplicada), por ello lo que se suele hacer es volver a repasar el dibujo para dar el color de nuevo.

También te puede interesar: Los productos infalibles para un maquillaje diario

Esto genera una costra cada vez que lo hacemos, lo que conlleva la pérdida de pelo en la zona. Y luego, claro está, corres el riesgo de que te hagan mal el diseño, algo que no tiene marcha atrás.

¿Nos das tus 5 consejos básicos para cuidarlas como es debido? 
Acudir siempre a un experto para darles forma y diseñarlas; aplicar un tratamiento para que el pelo luzca más fuerte y más sano; maquillar con productos específicos para las cejas y que no sean agresivos con ellas; desmaquillarlas y peinarlas con suavidad; y evitar estar continuamente tocándolas con las manos, porque puede hacer que se debiliten y pierdan densidad. 

Tres tratamientos bajo la lupa

Micropigmentación
Se trata de una técnica de maquillaje (o de tatuaje) permanente que se realiza con un instrumento llamado dermógrafo, con una aguja de una punta para dibujar pelo a pelo, y una segunda para sombrear o rellenar (redensificar).

Con esta técnica los pigmentos, formados por partículas muy pequeñas, se depositan en la capa más externa de la piel. El procedimiento suele durar una hora, y se realiza tras la aplicación de una crema anestésica. Puede ser necesario retocar el color. 

También te puede interesar: Tónico facial: el aliado fundamental para tu rutina de belleza diaria 
 

“Microblading”
En este caso los resultados de la técnica son semipermanentes, y la aplicación muy parecida. Tras aplicar anestesia tópica, el profesional diseña y rellena las cejas, pelo a pelo, realizando cortes superficiales en la piel con una pluma (bisturí) con pequeñas puntas biseladas, en las que se deposita el pigmento.

Inmediatamente después del tratamiento, las cejas aparecerán más oscuras de lo que quedarán finalmente, al cabo de cuatro semanas. 

“Nanoblading”
Una versión mejorada del microblading
. De este modo se refieren los expertos a esta técnica reciente de pigmentación correctora. De resultados más naturales, gracias a que el diámetro de la aguja con la que se trabaja es más pequeño y su acción es a nivel más superficial.

El método continúa siendo trabajar pelo a pelo según el diseño elegido, para después introducir el pigmento. La duración de todo el proceso suele ser de dos horas y media, y las sesiones de mantenimiento de una. La cicatrización se produce durante los siete días posteriores y se aconseja evitar el maquillaje, el sol y las cabinas de rayos UVA. Los resultados, entre tres y seis meses dependiendo del tipo de piel. 

Desde Marie Claire España
 

at Marta Monleón

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios