viernes 23 de octubre de 2020

SOCIEDAD | 07-06-2020 16:36

Caso Epstein: los interrogantes que no resuelve el documental

Hacemos un análisis del envío de Netflix y nos detenemos en los nombres poderosos que aparecen en el documental. ¿Qué pasó con ellos? ¿Por qué la investigación no se detienen en los ricos y famosos?

La serie documental Asquerosamente rico, una investigación sobre el tráfico sexual de docenas de menores, creada por y para el multimillonario Jeffrey Epstein, no se recomienda para suscriptores de Netflix menores de 16 años. Porque las revelaciones hechas son sórdidas, impactantes. Los testimonios de ocho "sobrevivientes" de Jeffrey Epstein testifican valientemente frente a la cámara de la directora Lisa Bryant y el documentalista Joe Berlinger, en este documental en cuatro partes de casi una hora cada una, disponible en Netflix desde el 27 de mayo.

Lisa Bryant llama a estas mujeres sobrevivientes en lugar de víctimas. Así como la expresión "terreno de caza" se usa para evocar los lugares estratégicos donde Ghislaine Maxwell, la compañera de Jeffrey Epstein, desempeñó su abyecto papel de ladera. El documental, basado en el trabajo del mismo título de James Patterson, también habla de "tráfico", para designar el sistema piramidal que permitió a la pareja organizar este tráfico sexual de menores durante 24 años. 

También te puede interesar: Caso Epstein: ¿Por qué no aparece su ex mujer y principal cómplice?

Las hermanas Faermer, Maria y Annie, son las primeras "sobrevivientes" que aparecen en la pantalla. En 1995, María, entonces estudiante de Beaux-Arts en Nueva York, puso a la venta tres de sus primeras pinturas durante la exposición de fin de año. Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell son donantes generosos de la universidad, explica la decana de la escuela y la organizadora de exposiciones, Eileen Guggenheim, a Maria Faermer, antes de obligarla a ceder las tres pinturas a sus dos "queridos amigos". "Le pagaremos eso", dice el depredador al joven estudiante. Ella y su hermana pequeña, Annie, de 16 años en ese momento, serán invitadas a sus propiedades, Epstein les hace colgar viajes de estudio para fortalecer su CV. Ambos sufrirán caricias sexuales. Cámaras ocultas en cada habitación de sus casas. Virginia Roberts Giuffre, la principal acusadora del multimillonario, testifica a su vez. Ella dice que su verdugo y su acosador habían instalado cámaras ocultas en cada esquina de sus casas: en las habitaciones, salas de masajes, duchas, incluso en los baños. "Estaba vigilando a todos, todo el tiempo. Era para chantajear", explica.

"Yo era su esclavo": 16 presuntas víctimas de Jeffrey Epstein escucharon durante una audiencia sin precedentes El episodio 3, terrible, se centra en la isla privada del multimillonario, donde las chicas llegaron en su avión privado, repugnantemente llamado "Lolita Express". En la "isla trágica", según el título de esta tercera hora del documental, Sarah Ransome desembarcó en 2006. A partir del vuelo, "Jeffrey comenzó a dormir brutalmente con una niña frente a todos", le dice a ellas. Luego se rebobina dolorosamente: "Todos fingieron dormir, y lo ignoraron. Me pareció realmente extraño que nadie reaccionara ... Así que fingí quedarme dormida. No sabía dónde mirar". Todavía es un recuerdo vívido, y debería haberlo sabido desde entonces. Debería haber confiado en mi instinto. Pero no lo era". Lo que Sarah Ransome dice es aterrador. Desde la primera noche en la isla de pesadilla, Jeffrey Epstein la violó. Lo volverá a hacer varias veces durante la estancia.

Un día, cuando intentó huir de la isla, el atacante la encontró "casi de inmediato". "Sabía que estaba bajo vigilancia constante", dice, como Viriginia Roberts Giuffre. El sistema de justicia estadounidense destacó En los archivos del documental, Jeffrey Epstein repite estas dos palabras solamente: "Misma respuesta". Durante el interrogatorio, el empresario se negó a responder preguntas sobre sus relaciones sexuales con menores. Entonces invoca, para cada pregunta que lo incrimina, la Enmienda V de la Constitución de los Estados Unidos de América, que ofrece la posibilidad de no testificar contra uno mismo. Lo cita por primera vez, luego está satisfecho con un brillo, porque se separa, "la misma respuesta". Jeffrey Epstein, de mármol, barre así cada interrogatorio. Esta escena pesada, en la apertura del primer episodio, apunta a este límite de la justicia estadounidense. El documental también muestra repetidamente cómo la fortuna y la influencia de Epstein lo ayudaron durante años a pasar por alto la cabaña de la prisión, antes de su arresto el 6 de julio de 2019, en un aeropuerto de Nueva Jersey, cuando él regresaba de París en su avión privado. El empresario es acusado de tráfico sexual de menores, los más jóvenes tenían 14 años. Apareció dos días después en un tribunal federal de Nueva York. Mientras enfrentaba cadena perpetua, el hombre condenado por dos cargos: solicitud de prostitución y proxenetismo de un menor, fue encontrado ahorcado en su celda el 10 de agosto.

Este poderoso documental traza con precisión la cronología de los hechos. Nos permite comprender la dimensión en expansión, también internacional, de la red de pedocriminalidad construida por Jeffrey Epstein. Pero después de cuatro horas de observación, mientras estamos atrapados en el respaldo de nuestra silla, nos invade un sentimiento extraño, el de no haberlo visto todo. Todavía hay áreas grises en el caso de Epstein, y el documental no las ha aclarado tanto. Sí, un ex empleado de la isla privada confirma ante la cámara que vio al Príncipe Andrés, hijo de Isabel II y hermano del Príncipe Carlos, con una niña. "Estaba en topless. Estaban en las preliminares. Él la agarró y se presionó contra ella", explica, explicando que hoy comprende que fue Virginia Roberts Giuffre, quien dijo que tenía sido "entregado" al miembro de la familia real.

¿Y luego? ¿Qué pasa con los presidentes Bill Clinton y Donald Trump, Harvey Weinstein, Woody Allen, el ex jefe de la sociedad de Victoria's Secret, Les Wexner, o incluso el actor Kevin Spacey, todos citados en el ¿asunto? La frustración de que la investigación no sea llevada un poco más allá, del lado de los poderosos amigos de Epstein. "Estoy seguro de que mucha gente lo quería muerto", dijo Chauntae Davies, uno de los acusadores de Epstein, quien lo acompañó en un viaje de caridad a África con Bill Clinton. Y luego dice: "Sabía mucho de mucha gente. Muchos chantaje, videos y fotos".

Marie Claire France

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios