lunes 26 de febrero de 2024

SEXUALIDAD Y VíNCULOS | 26-04-2023 17:29

El amor a veces puede parecerse a la ansiedad

Estar enamorado es un sentimiento increíble pero las inseguridades y el no saber qué va a pasar nos puede llenar de ansiedad.

Aunque tu relación parezca la más perfecta de todas aún así pueden aparecer miedos, inseguridades e incertidumbres que te pueden generar ansiedad. Y estas experiencias de amor no se quedan sólo en lo mental sino que tienen consecuencias corporales.

La realidad es que dependiendo en qué etapa de la relación estas, tus hormonas se alteran, pueden subir o bajar en presencia o ausencia de tu pareja, lo que conlleva no solo a una montaña rusa de sentimientos sino que también te afecta físicamente, cuando sentimos las famosas maripositas en la panza, un dolor de cabeza o cuando se nos acelera el corazón.

El amor a veces puede parecerse a la ansiedad
El amor a veces puede parecerse a la ansiedad

Amor vs Ansiedad

El amor nos llena de emoción, y entre la emoción y la ansiedad hay una línea muy delgada, perder el apetito, estar inquieto, preocupado, nervioso, fuera de sí, son síntomas claros de ansiedad pero también pueden ser síntomas de emoción.

Cuando estás conociendo a alguien podés sentir maripositas en la panza, se te puede acelerar el corazón o incluso te podés sonrojar. Estos son síntomas claros desde el principio de que te podrías estar enamorando y esto mejora si hay atracción física y sexual por dicha persona.

Puede pasar que si no estás con tu pareja esos sentimientos de emoción mezclados con la ansiedad incrementen esos sentimientos. Si te preocupas pensando en los sentimientos de la otra persona, en que hace, en cómo está, te podes olvidar de descansar bien o hasta de comer. Vale aclarar que aunque todos pueden experimentar esto, no todas las personas son iguales, los que tienden a tener un apego más evasivo, o sea aquellas personas independientes que le temen a la intimidad y a la conexión pueden no permitirse sentir estas emociones tan fuertemente.

El amor a veces puede parecerse a la ansiedad
El amor a veces puede parecerse a la ansiedad

¿Qué le pasa a mi cuerpo cuando experimento estos efectos del amor similares a la ansiedad?

Aumenta la dopamina, lo que provoca una sensación de euforia y ansiedad, se incrementa el cortisol y la norepinefrina, las cuales son hormonas del estrés, que provocan una gran caída de serotonina, que es la que se encarga de estabilizar el estado de ánimo. Por eso se cree que todo esto explica por qué nos obsesionamos pensando en nuestro nuevo amor. Es más, la caída de serotonina es igual a los niveles que tienen las personas con trastorno obsesivo-compulsivo.

Pero estas reacciones ansiosas no son alarmantes a menos que se conviertan en un patrón recurrente que termine provocando pensamientos negativos incluso sin razones para ello. Si en el pasado tuviste una relación que no funcionó por esta razón y estás intentando empezar algo nuevo, es posible que tus sentimientos no sean de emoción sino de ansiedad, que puede generar problemas físicos más graves porque tenés asunto sin resolver, en estos casos se recomienda acudir a un profesional.

El amor a veces puede parecerse a la ansiedad
El amor a veces puede parecerse a la ansiedad

El amor es adictivo como una droga

La hormona que está involucrada tanto en el enamoramiento como en las drogas es la dopamina, dicha hormona nos genera placer y euforia. Las drogas, cualquiera sea, el alcohol, la nicotina, las anfetaminas, la cocaína, la heroína, son las que se encargan de aumentar los niveles de dopamina en nuestro cerebro.

Justamente el enamoramiento afecta nuestros cerebros y cuerpos, por lo que se puede comparar con la experiencia de la adicción, aunque de manera mucho más compleja. Ambos tienen síntomas físicos similares, se preocupan pensando en ellos, sienten euforia cuando están con la persona y abstinencia cuando no están cerca. Pero la diferencia que tienen es que los síntomas del enamoramiento se disipan con el tiempo y es muy raro que duren más allá del “período de luna de miel”.

El amor también puede sentirse como un jet lag, donde tenés una sensación de hiperclaridad como si estuvieras en la zona, omnipotente, bendecido, se te pueden dilatar las pupilas, e incluso sentir el olor de tu persona amada te puede llevar a un “estado superior”. Y aunque todo esto puede parecer aterrador, una “adicción” al amor en realidad sólo es una sensación placentera que nos hace querer pasar más tiempo con nuestra pareja y crear un vínculo juntos.

Cuando aumenta la dopamina también podemos crear otras experiencias fisiológicas, que pueden ser las maripositas en la panza, o un sentimiento de emoción tan grande que hace que no puedas parar de sonreír. Cuanto más felices nos sentimos, más sonreímos, y si sonreímos mucho más felices somos.

El amor a veces puede parecerse a la ansiedad
El amor a veces puede parecerse a la ansiedad

El amor puede generar abstinencia

Si algo o alguien logra aumentar nuestros niveles de dopamina es normal que anhelamos más de esa experiencia. Un adicto a las drogas, necesita más droga para obtener y mantener su nivel alto de dopamina, al estar enamorado esto también puede pasar, necesitando más para permanecer en ese sentimiento de felicidad plena.

Entonces este sentimiento de abstinencia no es motivo de preocupación a menos que logre influir en el funcionamiento diario, si pensar constantemente en que tu pareja hace que no te puedas concentrar en otras actividades, como por ejemplo el trabajo, podría considerarse poco saludable.

Cuando recién iniciamos una relación, separarnos de la persona que amamos puede generar un “pánico de apego”, lo que puede provocar estrés, disminución de la energía o aumento de la preocupación, dolores de cabeza, malestar estomacal, tensión en los músculos, dolor en el pecho, aumento del ritmo cardíaco, insomnio, o mismo un sistema inmunitario debilitado.

Si estamos lejos de la persona que amamos podemos desencadenar la misma parte del cerebro que se activa cuando tenemos un dolor físico, lo que puede aumentar la presión arterial, por lo que se aumentan las posibilidades de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

El amor a veces puede parecerse a la ansiedad
El amor a veces puede parecerse a la ansiedad

Pero con el progreso de la relación el amor se convierte en una presencia tranquilizadora

Aunque es normal que al inicio de la relación tengamos ansiedad, con el tiempo estos sentimientos se van desvaneciendo. Cuando la relación está más establecida aparece la sensación de calma, tranquilidad y seguridad. No vas a tener el corazón acelerado y vas a estar más relajada con tu pareja.

Ya no va a ser un amor tan pasional sino más bien de compañía, el primero involucra sentimientos intensos y de atracción sexual, y el segundo de respeto mutuo, confianza y afecto. La mayoría de las relaciones suelen combinar amor apasionado con el de compañía.

En este caso la hormona que nos hace sentir bien, nos da calidez y a veces nos hace sentir confusos es la oxitocina, Al tomar la mano de nuestro ser amado sentimos menos estrés y nos protege del dolor físico, y el efecto crece y se fortalece cuando nuestra relación nos hace feliz.

Pero no hay que permitir que los sentimientos y sensaciones confusas te impidan enamorarte de alguien. Si bien el amor puede asustar a ciertas personas por el sentimiento de ansiedad generado por experiencias pasadas, la mayoría de las personas sienten que el amor es un sentimiento agradable y cálido.

El amor a veces puede parecerse a la ansiedad
El amor a veces puede parecerse a la ansiedad

ML

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios