martes 4 de octubre de 2022

PERSONAJES | 15-12-2021 18:40

Justina Bustos: la pandemia en África y su nueva vida en París

El parate global la encontró en Mauricio, donde vivió una inolvidable odisea que pronto se convertirá en su primer documental. Desde la capital francesa nos contó todo sobre esa historia y mucho más.

Apenas comenzó la pandemia, allá por marzo de 2020, la vida la encontró a Justina Bustos en España, dando sus primeros pasos en esa aventura de “probar suerte” en otros destinos, pero volviéndola definitiva: por un largo tiempo no iba a poder regresar a su país.

Y casi sin poder volar a ningún otro, con la excepción de un “pequeño viajecito” laboral –pocas semanas después- que la terminó marcando para siempre: Mauricio, la paradisíaca isla y país del África oriental donde fue a filmar una película. Y donde vivió una inesperada aventura cuando uno de los habituales testeos a los que sometían a todo el set le dio ese resultado tan temido como sorpresivo: positivo.

Justina Bustos
Justina by Chanel.

Su cuarentena en Mauricio

Sin síntomas de Covid-19, y sin la más remota idea de donde había podido llegar a contraer el virus, Justina no tuvo otra alternativa que pasar la cuarentena obligatoria en un hospital público de Mauricio, donde la incomunicación, el aislamiento, el miedo y la ansiedad comenzaron a llenar sus días. Que al final fueron más de 30, registrados en un celular que le sirvió tanto de cámara testigo como de necesario (aunque lejano) contacto con su gente.

Pasada esa experiencia, la actriz nacida en Unquillo, Córdoba, decidió que… debía seguir viajando. Volvió a Madrid, luego a Buenos Aires y finalmente a París, desde donde nos atiende para hablar de su presente y futuro, ambos tan volátiles como placenteros. 

-¿Te senís plenamente instalada en París?
-Sí, luego de estar 8 meses girando finalmente alquilé departamento en París. Sigo siendo nómada pero un tanto más relajada, sabiendo que en un lugar están mis pertenencias. Tengo una base. 

“Mientras menos tenga para perder, más liviana me siento. Con la soledad me pasa lo mismo: convivo bastante con ella. En la semana me veo con pocas personas y no lo sufro”. 

-¿Y por qué en esa ciudad?

-No sé bien cómo explicarlo… Mi bisabuela nació acá y siempre tuve interés por este lugar. Recuerdo que un año antes de terminar el colegio viajé por primera vez a Francia y ahí me di cuenta de que quería pasar un tiempo largo en este país.

Es incómodo llegar a un lugar desconocido, pero a su vez es una sensación que me resulta familiar ya que a los 17 me mudé sola a Buenos Aires. Y hoy extraño las mismas cosas que extrañaba en ese entonces: mi familia, mis amigos, el confort de lo conocido, tomar un café con mis tías...

Marie Claire
Nuestra chica de tapa.

-Tu historia en Mauricio es realmente tremenda. Ya con cierta distancia, ¿qué es lo que más retenés o recordás de ella?

-La tengo muy presente todos los días ya que estoy armando un documental que titulé “Sola en el paraíso” en el que narro toda esa experiencia. Estando encerrada durante 33 días no hice otra cosa más que filmar con el celular todas mis horas, conversaciones, estados emocionales, mis compañeras de la sala, las tres mujeres de la India (Sarita, Shilpa y Sasha) y Yolanda Ramos, actriz española y amiga.

Fue un juego que creé para entretener mi mente. Al salir del hospital, se lo presenté a Isabel Coixet, directora española a la cual siempre admiré y pude conocer por medio de Guillermo Pfening (N de la R: Isabel y Guillermo trabajaron juntos hace poco en la miniserie de HBO, Foodie Love). Isabel me dio todo su apoyo para el proyecto. Además de alentarme a ser la directora me puso a todo su equipo a disposición para trabajar el proceso de armado. Se convirtió en la madrina del proyecto.

Justina Bustos
Justina fotografiada por su amiga Inés Ybarra.


-Ya es una realidad entonces…

-Sí, en estos días estamos armando el crowdfunding para presentarlo a la gente. Hernán Casciari (responsable de la revista Orsai) está dándome una mano con todo eso. Él también escuchó mi historia y me ofreció ayuda para toda esa instancia ya que hace poco hizo algo similar para la película La Uruguaya (N de la R: adaptación de la novela homónima de Pedro Mairal).

En diciembre vamos a estar comunicando toda esta novedad para que las personas interesadas se conviertan en las inversoras del documental. Es un método de financiación que viene creciendo mucho y que tiene que ver con una de las puertas que abre el documental: el poder de la comunidad. 

 

Desapego, moda y redes sociales

-Hablando de comunidades y redes, ¿cómo te llevás con el mundo de las redes sociales? ¿Te sentiste alguna vez “presa” del like? 

-Las redes me han dado amigas increíbles, una de ellas de hecho es Inés Ybarra, la fotógrafa de esta producción. La verdad es que no le doy mucha importancia al like. Me gusta el reconocimiento de la gente y en general es mucho amor el que recibo. Pero no tengo fanáticos, son personas que se acercan porque me vieron en una película o serie que les gustó y ya. Y esa simpleza me encanta.

“Me gusta el reconocimiento de la gente y en general es mucho amor el que recibo. Pero no tengo fanáticos, son personas que se acercan porque 
me vieron en una película que les gustó y ya. Y esa simpleza me encanta”.


-¿Te manejás bien con el desapego? 

-Me manejo bien con el desapego. En lo material elijo andar con pocas cosas, por ejemplo, no uso cartera. Mientras menos tenga para perder, más liviana me siento. Con la soledad me pasa lo mismo: convivo bastante con ella, en la semana me veo con pocas personas y no lo sufro. Me gusta estar sola, lo disfruto. 

-Sé que a su vez tenés un gran grupo de amigas y amigos allá. ¿Cómo se formó? 
-Tengo muchos amigos repartidos por Europa, fui cosechándolos de pequeña. Me encanta conocer gente y quedar en contacto. 

-¿A Mica Argañaraz la conociste allá?  
-A Mica la conocí en Argentina, en una fiesta en Palermo y desde aquella vez, siempre que viajé a Europa nos encontramos. Hoy en día vivimos en la misma ciudad. Es una persona que quiero mucho y me hizo sentir como en casa apenas me mude acá. Su generosidad es inmensa.

-¿Te interesa la moda? 

-Sí, me gusta, me encanta la ropa de diseño. Tengo momentos de estar más atenta a lo que me pongo y otros en los que realmente no tengo idea qué llevo puesto… (risas)

-“Me encanta vestirme de hombre” es una frase que has dicho mucho. ¿Podés explicarnos por qué? 

-Porque me gusta realmente. En teatro siempre termino haciendo personajes masculinos... Quizá sea un hombre atrapado en el cuerpo de una mujer.

Justina Bustos
En 2022 estrenará además Amor de Madre (Netflix) y se sumará a El juego de las llaves (Amazon).

-Este año estrenaste la película de Manolo Nieto El empleado y el patrón, donde interpretás a Federica, que es madre y en una entrevista dijiste que ese aspecto (la maternidad) te resultaba completamente ajeno. ¿Lo seguís viendo así?

-Sí, no tengo ganas de ser madre, por lo menos hoy ni ayer. Quizá mañana aparezca alguien o algo y me inspire. Siento que el mundo está bastante complejo como para hacerme responsable de una persona que dependa completamente de mí. 

-¿Hacés terapia? Desde afuera (de nuevo el mundo redes) todo parece marchar perfecto en tu vida…

-Sí hice y hago terapia. Creo que la mayoría de mis posteos en redes están relacionados con mi trabajo. Algunas fotos son resultados de mucho esfuerzo y sacrificio. Como así en otras estoy con una cerveza sonriente y en otras en un hospital… La vida misma, y por surte muy lejos de la perfección. 

-Diciembre suele ser época tanto de balances como de encuentros. ¿Cómo te pega estando allá? 

-Todavía no puedo creer que se haya pasado el año. Fue todo demasiado rápido... Tan rápido que no me siento capaz de hacer ningún balance… 

-¿Cómo seguirá tu vida de ahora en más? 
-El año que viene tengo dos películas a estrenar: Amor de madre, una producción original de Netflix y El juego de las llaves, otra producción española. Por otro lado, seguiré trabajando en “Sola en el paraíso” y viviendo en París. Una vez más, que venga lo que tenga que venir, acá lo espero. 

 

Fotos: Ynes Ibarra
Producción: Claudia Peral. 
Vestuario: Chanel.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios