sábado 3 de diciembre de 2022

PERSONAJES | 06-10-2022 09:26

Paula Coto, de Chicas en Tecnología: “No solo se trata de acceder a esta industria, sino también de crecer y desarrollarnos"

Directora Ejecutiva de la organización civil que nació para cerrar una histórica brecha, nos habla de la situación actual del mundo tecnológico, donde las mujeres seguimos siendo minoría.

El rol de la mujer ha experimentado en los últimos años transformaciones realmente relevantes. Su participación en el mundo del trabajo, la conquista de derechos individuales y sociales y su ingreso masivo a esferas históricamente negadas dan cuenta de un proceso que ha tenido en las últimas décadas una velocidad y una contundencia innegables. 

No obstante, hay escenarios en los que aún queda un largo camino por recorrer. Según el informe de Las Mujeres en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) en América Latina y el Caribe realizado por ONU Mujeres, todavía es muy reducido el número global de mujeres en el campo de las ciencias y la tecnología.

De acuerdo a las mediciones consignadas en dicho estudio, en julio de 2019, la tasa mundial promedio de investigadoras era de solo el 29,3 por ciento (Instituto de Estadística de la UNESCO). Esta brecha tecnológica se amplía aún más a mayor escalafón y parece no reconocer diferencias según se trate de países periféricos o centrales.

Paula Coto
Paula Coto es Directora Ejecutiva de la organización civil Chicas en Tecnología. 

Con el propósito de conocer cuál es la realidad de las mujeres en el mundo de la tecnología en nuestro país, entrevistamos a Paula Coto, directora ejecutiva de Chicas en Tecnología (CET), una organización de la sociedad civil que nació hace seis años con el propósito de visibilizar esta problemática y diagramar instancias de formación, motivación y acompañamiento que permitan generar mejores condiciones de acceso y permanencia de las mujeres en el mundo de la tecnología. 

-¿De qué hablamos cuando hablamos de tecnología y de las mujeres en el mundo de la tecnología? 

-Cuando hablamos de tecnología y de mujeres en el mundo de la tecnología nos referimos a la posibilidad de incorporar diferentes puntos de vista y maneras diversas de pensar el rol de la tecnología en nuestra vida cotidiana. La tecnología hoy nos atraviesa por completo, está totalmente incorporada a nuestra vida, pero no está creada desde una mirada en diversidad.

De hecho el 97 por ciento de las aplicaciones que usamos en nuestra vida cotidiana ha sido creado por hombres. Incluir a las mujeres en el ámbito tecnológico permite desarrollar soluciones más representativas de la sociedad, poder identificar otro tipo de problemas, abrir otras dimensiones y usar la tecnología como herramienta para abordar otras temáticas. 

“Incluirnos en el ámbito tecnológico permite desarrollar soluciones más representativas de la sociedad, poder identificar otro tipo de problemas”.

-¿Cuál es, en este sentido, la realidad argentina? 

-Si bien hay estudios que dan cuenta de un incremento en la participación femenina -según la Cámara Argentina del Software en los últimos 15 años se duplicó la participación femenina en esta industria-, en 2021 las mujeres alcanzaron una participación total de apenas el 30 por ciento en este sector. No obstante, no se trata solamente de que las mujeres accedan a estos ámbitos, que es muy importante; sino de que una vez que se incorporen, puedan crecer y desarrollarse en igualdad de condiciones.

-O sea que aún aquellas que acceden, ¿encuentran condiciones que condicionan o afectan su permanencia en este mercado? 

-Lo que buscan las jóvenes que se incorporan al mundo de la tecnología son posibilidades de crecimiento y desarrollo, y lo que encuentran es una participación de apenas del 27 por ciento de ese mercado, y en condiciones de desigualdad en términos de crecimiento y de sueldo muy marcadas. Esto afecta su permanencia en el mercado de trabajo.

Hay un estudio que muestra que a nivel global, el 56 por ciento de las técnicas y el 39 por ciento de las ingenieras, no logran mantener sus trabajos en estas áreas y por ende cambian de rubro, migrando a puestos no técnicos, como ventas o finanzas, posiciones que no están relacionadas con su trayectoria educativa. 

Redes Sociales
"El 97% de las aplicaciones que usamos en nuestra vida cotidiana ha sido creado por hombres", puntualiza Coto.

-¿En qué regiones del mundo esta desigualdad es más evidente? 

-La región con mayor desigualdad es América Latina y el Caribe, con un 30 por ciento de ocupación femenina, una cifra muy similar a la de Europa del Este y Asia Central, con un 29 por ciento de ocupación femenina. No obstante, se trata de una problemática transversal, que afecta tanto a los países centrales como a los periféricos.

-Si tuvieras que definir o identificar las principales barreras que contribuyen a la conformación de este escenario, ¿cuáles serían? 

-Podemos identificar dos tipos de barreras, las que tienen que ver con el acceso, como por ejemplo la falta de información y de contenido en tecnología, la falta de conocimiento de mujeres que formen parte de la industria y sobre la cual quienes se inician en este terreno puedan proyectar sus trayectorias y los estereotipos de género; y en cuanto a la permanencia, la escasa presencia femenina en posiciones de liderazgo y las diferencias salariales. 

"La desigualdad tecnológica es una problemática transversal, que afecta tanto a los países centrales como a los periféricos".

-¿Cuáles son las iniciativas que llevan a cabo desde Chicas con Tecnología (CET) con el propósito de modificar este escenario?

-Por un lado abordamos todo lo referente al acceso, ya que desde muy temprana edad las chicas enfrentan barreras que inhiben su interés de desarrollo en estas áreas, ya sea por los estereotipos de género, los sesgos o las representaciones de rol social que limitan o van permeando sus recorridos; y por el otro, las cuestiones que tienen que ver con la permanencia y la proyección en este segmento.

Pero además, trabajamos con el ecosistema, en alianza con el sector público y privado, y organizaciones de la sociedad civil, generando acuerdos y compartiendo buenas prácticas para que las nuevas generaciones no tengan que atravesar estos recorridos y puedan acceder a estas áreas en igualdad de condiciones. 

at Gabriela Semmartin

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios