domingo 18 de abril de 2021

PERSONAJES | 25-03-2021 18:00

Mujeres y tecnología: Conocé la historia de tres amigas que buscan acortar la brecha de género en el sector

Especialistas en IT, son las fundadoras de MindHub, plataforma que utiliza bootcamps para formar nuevos talentos digitales. Según el Banco Mundial, las economías podrían crecer hasta un 25% si se eliminan las barreras que impiden que las mujeres se desempeñen en ciertos rubros.

Patricia Martucci, Alejandra Rippa y Vanessa Taiah trabajaron durante casi 20 años en una reconocida empresa multinacional de servicios tecnológicos. Hoy, además de estar unidas por una gran amistad y pasión por lo que hacen, las une Mindhub, la start-up que fundaron en 2008 para formar talentos digitales y acortar además la historia brecha de género que existe en la industria.

Su metodología elegida es la de “Bootcamps”, esto es, la combinación de estudio intensivo con experiencia laboral al mismo tiempo.

Según un estudio del programa WISE Latin America, iniciativa del IAE Business School, sólo el 21% de los jóvenes seleccionan carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática), siendo menor la participación femenina.

Por prejuicios culturales y sociales (ambiente masculinizado, falta de equilibrio entre la vida personal y profesional, diferencia en la valoración de las capacidades técnicas, entre otros), sólo 3 de cada 10 estudiantes de STEM en la actualidad son mujeres.

Las creadoras de Mindhub no sólo desbancaron todo tipo de prejuicio social al trabajar en un ámbito mayoritariamente masculino, sino que además fueron por más: crearon los mecanismos necesarios para que, tanto mujeres como hombres, puedan cubrir la demanda laboral en campos de tecnología, que hoy de 14 mil puestos sólo se cubren 7 mil.

Está claro que la pandemia de Covid-19 no sólo cambió los parámetros laborales, sino que además aceleró, de manera contundente, la llamada revolución digital. Este nuevo escenario, permitió alinear la industria de la tecnología a las necesidades y preferencias de los trabajadores actuales:

“Home office”, “freelancer”, trabajos más flexibles y globales son hoy una realidad cotidiana.

Cuando en 2008 nació Mindhub, las tres fundadoras tenían como objetivo promover el interés hacia el mundo tecnológico, especialmente en el ámbito femenino. Después de dos años, abrieron oficinas en Santiago de Chile, exportaron sus bootcamps a otros países de la región como Uruguay, Paraguay, Perú y Colombia; y, en un futuro cercano, Brasil.

Este crecimiento respondió de cierta forma a la búsqueda y necesidad de nuevas herramientas, que facilitaran el trabajo remoto en tiempos de confinamiento e incertidumbre.

Según un informe del Banco Mundial sobre “Mujer, Empresa y Derecho”, la productividad de algunas economías podría aumentar hasta en un 25% si se eliminan las barreras que impiden que las mujeres se desempeñen en ciertos sectores y rubros.

Junto con la ayuda de diferentes mecanismos, Mindhub propone prácticas para llevar a los alumnos y alumnas de 0 a 100, es decir, no necesitan tener conocimientos técnicos previos a la realización del programa. El esquema de trabajo es personalizado para así poder identificar las áreas de mejora de los alumnos en tiempo real.

“Es muy gratificante para nosotras confirmar que más del 85% de nuestro alumnado consigue empleo a los pocos días de haber concluido el programa, con sueldos que superan los $55.000”, señala Vanessa Taiah, socia fundadora de MindHub.

Durante el 2020, han surgido también numerosos estudios y debates sobre la “inteligencia aumentada”, es decir, el aumento de las capacidades humanas al combinarlas con la tecnología.

Y esta es una de las razones por las que las empresas se ven de cierta forma obligadas a trabajar con talentos capacitados en el mundo digital. Tal es así, que el crecimiento de Mindhub es también el resultado del alto porcentaje de empleabilidad de sus alumnos, y de las empresas tecnológicas líderes en la región que confían en sus servicios como formadoras de talentos.

Entre ellas: Accenture, Deloitte, Ernst & Young, Globant, IBM, Prisma, Technisys y Wunderman Thompson.

Patricia, Alejandra y Vanessa, fueron premiadas en 2019 por la Fundación Citi y la Fundación Rockefeller por sus iniciativas en “Equidad de Género”. Si bien en poco tiempo ya superaron los 1000 alumnos, continúan sus esfuerzos por achicar la brecha entre minorías femeninas y generar un ecosistema que permita a las empresas analizar sus culturas organizacionales y políticas inclusivas.

 

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios