sábado 12 de junio de 2021

LIFESTYLE | 05-05-2020 13:49

Pandemia: por qué la música es la mejor aliada para atravesarla

El aislamiento obligatorio y las preocupaciones que genera el COVID-19 pueden causar estados de gran ansiedad. Para mitigarlos, especialistas en musicoterapia explican que podemos echar mano de un recurso fácil y accesible: practicar la escucha activa de las melodías que nos gustan.

Se ha demostrado con estudios de imagen funcional que la música está íntimamente ligada a nuestros sistemas de recompensa, sobre todo al núcleo accumbens, a aquello que nos causa placer.

La escucha activa produce, en nuestro cuerpo, químicos relacionados con el bienestar como la oxitocina y la dopamina. Por eso mismo, en tiempos de aislamiento obligatorio debido a la pandemia de coronavirus, la música es un recurso útil para combatir estados como la ansiedad o la angustia.

“Está comprobado que la música produce cambios fisiológicos en nuestro sistema sensorial y está estrechamente relacionada con nuestro sistema límbico, con las emociones y la memoria episódica”, señaló la licenciada Mercedes Goyheneix, del servicio de musicoterapia de Fleni que trabaja en la rehabilitación de pacientes que sufrieron eventos neurológicos, como ACVs o traumatismos de cráneo.

Música
La escucha activa de música, que no implica dejarla de fondo, genera un bienestar comprobado en las personas

Si bien la musicoterapia implica un proceso y una relación entra la terapia y la o el paciente, la escucha activa de música que nos gusta es una herramienta accesible y válida de bienestar al alcance de todas las personas, ya que a través de ella se pueden inducir distintos estados de ánimo.

Si somos conscientes de sus beneficios, podemos utilizarla como recurso sobre todo en estos tiempos de mayor incertidumbre y ansiedad.

También te puede interesar: “Sin Lady Gaga hubiera sido imposible realizar el festival”

Una escucha activa y focalizada para mayores beneficios

Para que los efectos de la música sean del todo benéficos, es necesario practicar una escucha activa y no ponerla simplemente de fondo: cantar, bailar o tocar un instrumento, son todas formas de conexión que aumentan aún más sus beneficios.

“Muy pocos estímulos logran que el cerebro se active de esa forma”, explicó Goyheneix. Para ejemplificarlo en términos visuales, cuando los neurocientíficos analizan el cerebro de alguien que escucha música, ven en las imágenes neurológicas algo parecido a “fuegos artificiales”.

Música
Cuando una persona escucha música su cerebro se ilumina en varias zonas a la vez

Esto se debe a que varias zonas del cerebro se iluminan a la vez, lo que denota gran actividad. “Numerosos estudios respaldan estos hallazgos. Pero, además, es algo fácil de comprobar en lo personal: a veces con sólo escuchar una canción que nos gusta mejora nuestro estado de ánimo”, agregó la licenciada.

Un estudio científico llevado a cabo por los investigadores de la Universidad McGill de Canadá demostró que la música puede tener el mismo efecto que tienen las drogas en nuestro cerebro.

También te puede interesar: Amadou y Mariam: la pareja no vidente que reparte su música desde África para el mundo

La sensación que se tiene al empezar a escuchar los primeros acordes de una canción que nos gusta está causada por la liberación de opioides naturales, las endorfinas.

Por otra parte, estudios realizados por la Universidad de Manchester aseguran que cuando escuchamos música a más de 90 decibelios, una parte del oído interno estimula el cerebro para que libere endorfinas que provocan sentimientos de placer y felicidad. Lo mismo ocurre cuando varias personas se reúnen para cantar.

Música
Escuchar una canción que nos gusta produce la liberación de endorfinas

Música para relajar

De acuerdo con Goyheneix, “no hay una píldora mágica musical que uno pueda recetar para determinadas emociones o patologías”, ya que los musicoterapeutas trabajan sobre las necesidades, gustos y preferencias musicales de cada paciente.

Sin embargo, se sabe, por ejemplo, que la música circular, aquella que no presenta cambios ni contrastes musicales constantes y que es repetitiva y predecible, calma.

“El cerebro siempre quiere sobrevivir y por eso está continuamente haciendo distintos ejercicios de predicción de lo que está por pasar. Cuando uno escucha una música predecible, el cerebro deja de estar atento al peligro y eso permite entrar en un estado de relajación”, explicó.

También te puede interesar: Miranda Johansen: “A las mujeres nos han cagado muchísimo en el rock”

Suele ser el caso de los mantras o de la música para relajarse, aunque lo predecible puede estar dado también por el hecho de que se trate de una música que conocemos y que nos agrada.

“La música es un recurso que nos permite volver a focalizar nuestra atención conscientemente en algo que sabemos que nos genera bienestar. Podemos usarla para salir de ciertos estados de ansiedad y de tensión y conectar con otra cosa, recuerdos y emociones positivos asociados a esa música o simplemente música que calme nuestro sistema sensorial y emocional y genere bienestar”, apuntó Goyheneix

“Es un recurso válido más para tener en cuenta, así como meditar o hacer actividad física para liberar endorfinas”, completó.

 

 

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios