domingo 22 de septiembre de 2019

LIFESTYLE | Hace 3 semanas

Qué es la autoestima y por qué es importante estimularla

Es la experiencia de amarnos y aceptarnos en cada instante de nuestra vida, tal cual somos en este momento. Pero a veces resulta difícil recordarlo, por eso te contamos las claves para reconciliarte con esta percepción fundamental para la existencia.  

El modo en que nos sentimos con respecto a nosotros mismos afecta en forma decisiva todos los aspectos de nuestra vida, desde la manera en que funcionamos en el trabajo, el amor las relaciones, las posibilidades que tenemos de progresar, etc. 

Por lo tanto, podríamos decir que la autoestima es la clave del éxito o del fracaso. Para aprender a identificarla y estimularla la doctora Nadia Giraudo, de Medicina Cuerpo Mente Alma nos cuenta todo lo que tenemos que saber acerca de la autoestima. 

Lo más importante es que cuanta más alta sea, más posibilidades tendremos de entablar relaciones enriquecedoras y no destructivas. Un amor propio llevará a tratar a los demás con respeto, benevolencia y buena voluntad, ya que no los percibiremos como amenaza y porque el respeto por uno mismo es la base del respeto por los demás.

¿Por qué nuestra autoestima pudo haberse lastimado? 
Generalmente porque tenemos la gran preocupación mental de qué van a pensar los demás de nosotros si decimos o hacemos tal cosa u otra. En el pasado la preocupación de los seres humanos fueron los depredadores, el frío, la falta de agua o cómo conseguir comida para cada día, pero con el avance de la tecnología esas necesidades básicas fueron satisfechas. 

También te puede interesar: Estos son los 10 alimentos para sentirte mejor

Así fue que la gran inquietud empezó a ser qué piensa el otro de mí, qué piensa el otro sobre mi cuerpo, sobre mi status social, sobre mi salud, sobre mis relaciones sobre cuánto dinero o qué coche tengo. 
Al compararnos constantemente, vivimos en una continua desvalorización que nos lleva a desconectarnos de nuestro valor personal.

Aquella comparación con el otro y la necesidad de ser “aprobados” para evitar caer en el peligro de que nos expulsaran de la manada, fue y continua siendo el porqué de nuestra baja autoestima.

¿Adónde debemos buscar la fuente de nuestra autoestima?
En general, la mayoría de las personas buscan la autoconfianza y el autorrespeto en todas partes menos dentro de sí mismas, y por ello fracasan en su búsqueda. 

Cuando comenzamos a concebir la autoestima como un estado de conciencia interna, descubrimos la necedad de creer que sólo con lograr que los demás se formen una impresión positiva de nosotros, nuestra autoestima se elevará. 

Cuando apreciamos la verdadera naturaleza de la autoestima, vemos que no es competitiva ni comparativa. Ella no se expresa por la autoglorificación a expensas de los demás, o por el afán de ser superior a los otros o de rebajarlos para elevarse uno mismo.

También te puede interesar: Insomio: las mujeres lo padecen un 7 por ciento más que los hombres

El estado de una persona que no está en guerra ni consigo misma ni con los demás, es una de las características más significativas de una autoestima sana.

¿Cómo comenzar el camino hacia la sanación de nuestra autoestima?
La aceptación es la semilla que produce los frutos de la autoestima. Cuando nos abrimos a vernos como somos, empezamos sentir el poder interior de mirarnos sin miedo. Al comenzar a estar dispuestos a vernos realmente y tal cual somos, podremos  reconocer nuestras luces y nuestras sombras.  

El trabajo más importante que debemos hacer para empezar a elevar nuestra autoestima es aceptar y reconocer quienes somos. La propuesta también es que en este camino de reconocimiento y aceptación, dejes de lado el juicio por los pensamientos y emociones que experimentas hoy.

La autoaceptación requiere que enfoquemos nuestra experiencia de vida con una actitud que haga irrelevantes la necesidad de aprobación o desaprobación externa. Ahora bien, aceptarnos a nosotros mismos no significa carecer del afán de cambiar, mejorar o evolucionar. Lo cierto es que la autoaceptación es la condición previa del cambio pero no lo invalida. 

Si aceptamos lo que sentimos y lo que somos en cualquier momento de nuestra existencia, podemos permitirnos ser conscientes de la naturaleza de nuestras elecciones y acciones, y nuestro desarrollo no se bloquea.

También te puede interesar: Sexualidad y Menopausia: se termina la fertilidad, pero no el deseo ni la diversión

Cuando logramos aceptar las cosas tal cual son ahora y las asumimos sin negar su existencia actual, además de lograr autoconfianza y autorrespeto, abrimos la posibilidad de mejorar aquellos aspectos que si bien aceptamos y abrazamos, nos gustaría trabajar en mejorarlos. 

Sólo una vez que se haya aceptado lo que hay, será posible cambiarlo ya que por definición misma, no nos es posible cambiar aquellas cosas cuya realidad negamos.

La Medicina Cuerpo Mente Alma y la Biodescodificación son abordajes terapéuticos que pueden ser de gran ayuda para acompañar tu proceso de transformación y restauración de la autoestima. Si querés conocer más sobre esta nueva tendencia, no dudes en ingresar en las redes sociales de Nadia Giraudo. 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios