domingo 26 de septiembre de 2021

CULTURA | 27-08-2021 19:12

La directora: 6 razones para no perderte la serie del momento (¿y del año?)

Creada por Amanda Peet y protagonizada por una genial Sandra Oh, esta comedia de Netflix se transformó en la revelación del 2021. Sin spoilers, acá te explicamos por qué.

Prácticamente ni pasó por su top ten de series más vistas, pero La directora, de Netflix, ya se encamina a ser una de los títulos más imperdibles y necesarios de este 2021.

Con un contagioso boca en boca y grandes críticas por doquier, esta comedia escrita por Amanda Peet (sí la actriz de tantísimas comedias y películas) y protagonizada por Sandra Oh (sí, la de Grey’s Anatomy y Killing Eve) tiene realmente muchos atributos insospechados, algo que ya sucedió antes (pero no en esta magnitud) con otras series de esta plataforma como Poco Ortodoxa o Gambito de Dama.

La directora
La dupla de Sandra Oh y Jay Duplass, pura emoción e inteligencia.

La Directora, además de dar un enorme salto de calidad, ofrece una herramienta “nueva”: el humor, que sin dudas es su gran espada de conquista, acompañada, claro, de varios “aliades”.

Pero no nos adelantamos y vayamos ya a estas seis (y antojadizas, como en cualquier listado) razones para no perdérsela. Y todas con La, porque ella, La directora, se lo recontra merece.                         

La creadora

O co-creadoras, ya que los créditos corresponden a la actriz Amanda Peet y también a la singular guionista Annie Julia Wyman, de larga trayectoria como estudiante y docente en… Harvard.

Muy reconocida como actriz, Peet hace años que había decidido que su primera obra como autora transcurriría en el mundillo de las grandes universidades y fue así como conoció a Annie, con quien generó una sinergia única.

El productor, además, es David Benioff, marido de Amanda (juntos tienen 3 hijos) y toda una autoridad en la pantalla chica ya que es uno de los dos creadores de Game of Thrones (el otro, Daniel Weiss también es productor de esta serie). En fin, todo un círculo de gente que se quiere y conoce hace años es el background de una comedia que logra mezclar como pocas la inteligencia, el desparpajo y la ternura.

 

La historia

No arruinamos nada si repetimos acá su premisa básica: La Directora se centra en Ji-Yoon Kim (Sandra Oh), la primera mujer (y a su vez de origen asiático) que llega a la silla ("The Chair") de directora del departamento de Inglés (o Letras) en la prestigiosa -y aclaremos, ficticia- Universidad de Pembroke.

Y ahí nomás comienza su inusual y refrescante abanico de temas, que va desde esos techos de cristal en las cumbres del poder establecido, a una variada lista de temas actuales y hasta candentes: cultura de la cancelación, activismos, redes sociales, nuevas “mapaternidades” y hasta la responsabilidad afectiva.

La Directora
Otro de los puntos altos de la serie: el trío madre soltera-hija-abuelo.

Lo mejor es que todos y cada uno de estos temas “de moda” aparecen de la manera más sutil e inteligente posible, sin bajar línea, acercando todo tipo de posiciones y respondiendo siempre con un interesante “ni si ni no, ni blanco ni negro” a esas preguntas tan dicotómicas que suelen poblar los conversatorios actuales:

¿Son los antiguos profesores blancos una casta de privilegiados sin alma ni redención? ¿Son las nuevas generaciones las portadoras de la más pura y esperada renovación? En cada fisura, en cada intersticio de esas palabras se mete La directora, y lo hace muy bien.

 

La ambientación

Ya lo dijimos, toda la serie gira en torno a una prestigiosa universidad que bien podría ser cualquiera de las pertenecientes a la llamada Ivy League (Harvard, Yale, Princeton y otras cinco más).

Filmada en escenarios reales (pertenecientes a universidades más pequeñas de Washington y Pittsburgh), La Directora logra meternos de lleno en ese mundo, en sus salas de profesores, en sus aulas, sus campus y en todo ese “rich and wealthy” (y a la vez muy endeudado) mundo de las universidades de elite.

La directora
David Duchovny y una divertida resignficación de la "participación estelar". 

La comedia

“Trabajadores del mundo, ¡uníos!”, decían las principales proclamas revolucionarias de antaño y hoy casi que queda otra alternativa más que cambiarla por un (mucho más humilde) ¡reíos! Pero sin resignación ni cinismo, y es ahí donde La Directora hace su entrada triunfal ya que su tono es realmente perfecto: humano, cálido, tierno, indie y despabilador.

Los diálogos son realmente una pieza de ingeniería, lo mismo que las situaciones y “enredos”.  ¿Está mal usar esa palabra, tan de comedia picaresca y sosa? En general diríamos que sí, pero acá La directora casi que nos ordena diplomar a esta gran excepción a la regla.

La protagonista

Imposible no hablar de ella, de la genial Sandra Oh, que mientras prepara lo nuevo de The Killing se dio el gusto de ponerle el cuerpo y alma a esta conmovedora, graciosa, tierna e imperfecta Ji-Yoon Kim. Junto a ella, es cierto, también aparece otra figura notable: su colega y “significant other” Jay Duplass (uno de los geniales hermanos Duplass), a cargo del profesor Bill Dobson cargado de traumas, tedios y penas.

¿Logran entre los dos colar como si nada una dinámica que parece salida de las mejores comedias románticas de los últimos años? Sí, lo logran.   

Bonus track: La duración.

Sí, apropiándose de una sana tradición británica, La Direcotra solo conta de 6 episodios de apenas media hora cada uno.

Es realmente una lección de guión y realización cómo lograron meter tantos temas y matices en tan poco tiempo. Como sea que lo hayan hecho, brindamos por ello ya que en el actual mundo del streaming, lo bueno, si breve, tres (punto cero) veces bueno.  

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios