Thursday 30 de May de 2024

BELLEZA | 30-03-2023 07:21

Conocé a Delfina Carmona, la fotógrafa argentina elegida por Guerlain

Nacida en Argentina, pero basada hace dos años en Berlín, la fotógrafa y directora de arte Delfina Carmona, nos cuenta sobre su pasión por las artes visuales y su colorido mundo fotográfico.

Delfina Carmona es fotógrafa y Directora de Arte, vive en Berlín y fue elegida hace poco por la marca francesa Guerlain por sus 170 años para retratar una de las botellas de sus icónicos perfumes. Hablamos con ella acerca de este hito, de su trabajo y de su inspiración.

 

-Dicen que desde niños ya tenemos cierta tendencia a realizar lo que el día de mañana será nuestro camino, ¿Qué sentís te inspiró a ser fotógrafa?

-Creo que fue un camino que se fue dando solo y que está bastante inspirado en este pasado teatral que tengo y en mis ganas constantes de "congelar" de algún modo las escenas de mi vida cotidiana añadiéndoles un toque extra de surrealismo y de creatividad.

Tengo una formación en el mundo del teatro y una carrera como fotógrafa profesional. Hoy en día me dedico a las artes visuales y la fotografía creativa construyendo escenas para fotografiar casi a diario. Me gusta armar pequeños escenarios, hacer pequeñas performances, autorretratos, composiciones con distintos elementos, colores vibrantes, reflejos y sombras. Mi búsqueda personal y mi trabajo me fueron llevando a trabajar con distintas marcas y proyectos alrededor del mundo y también participar de varias exhibiciones.

 

 

-¿Por qué elegiste Berlín como tu nuevo hogar?

-Berlín es una ciudad con una historia y un pasado oscuro pero que hoy en día es el epicentro de una movida cultural y creativa muy grande y hermosa. Están pasando muchas cosas todo el tiempo, hay muchas oportunidades de búsqueda de expresión artística y un apoyo bastante grande en general para poder llevarlo a cabo.

También en Berlín viven muchos amigues de Argentina y con mi pareja sentimos que era más fácil establecerse con una pequeña familia ya formada que nos recibiera con amor y con esa contención que es tan importante a la hora de migrar a un país desconocido y empezar de cero.

-¿Te caracterizas por darle vida a las sombras, cómo definirías tu estilo?

-Siento que mi estilo es bastante íntimo y personal. Está muy relacionado conmigo, con mi modo de pensar, de ver la vida, mis sentimientos cotidianos, etc. Es casi como un diario o bitácora de emociones pero que también es una ventana a un mundo un poco onírico, sin la lógica de la vida real, con otros tiempos y donde las cosas pueden tomar otras formas y enrarecerse de vez en cuando. Tal y como pasa cuando soñamos.

-¿Nombrame un artista plástico con el que te sientas identificada y por qué?

-Podría nombrar varios y varias artistas con quienes me identifico y que me han inspirado mucho a lo largo de todos estos años. Creo que el pintor Edward Hopper es quizás el más claro a la hora de pensar y observar la luz y su comportamiento en los espacios, así como también las acciones y actitud de sus personajes.

-Desde tu punto de vista como creativa, ¿cómo lograr sobresalir en un mundo tan digitalizado y lleno de tendencias a seguir?

-Creo que buscar sobresalir nunca fue mi búsqueda ni mi motor y siento que ese tipo de pensamiento limita mucho la experiencia creativa. Claro que en un mundo gobernado por los likes, a merced de algoritmos que nos indican qué es lo que debemos consumir ahora, donde la atención se mueve de un segundo a otro primero a una cosa y luego hacia otra y otra y otra, es difícil no caer en esa trampa y no intentar buscar la fórmula mágica que de algún modo nos separe del montón y nos ponga en el centro de la fiesta. Lo importante para mí siempre fue y sigue siendo mantenerme fiel a mí misma, hacer lo que quiero hacer y crear lo que quiero crear. Y quizás la clave de que resuene tanto en otras personas está justamente en eso, en lo distinto, en ser lo raro, lo que no sigue una tendencia, lo que se mueve en el borde.

 

 

 

- Fuiste invitada a participar de una exclusiva muestra fotográfica organizada por Guerlain justamente en el día de la Mujer. ¿Contanos cómo fue esa experiencia y qué quisiste reflejar con un obra?

-¡La  experiencia con Guerlain fue muy hermosa la verdad! Disfruté mucho de este proyecto desde el primer momento ya que la libertad creativa que me dieron para trabajar fue total y absoluta. La consigna fue interpretar de algún modo la Bee Bottle y no había límites para imaginar, para pensar y para hacer. También me dijeron que habría una exposición el Día de la Mujer y que el proyecto incluiría también la participación de otras artistas mujeres.

Creo que además, en un contexto artístico donde las estadísticas, más allá de que la escena esté cambiando favorablemente para nosotras, siguen inclinando un poco la balanza hacia el lado de lo masculino como ocurrió a lo largo de toda la historia del arte, me pareció una gran manera de celebrar este día y de reconocer nuestro trabajo.

En cuanto a la historia que cuenta mi obra, la primera idea que cruzó mi mente fue que la imagen tuviera una impronta bastante teatral. Que pareciera realmente un pequeño escenario creado alrededor de la botella y para destacar a su protagonista. Y lo que quise evocar fue el momento de la creación de la botella casi como si fuera un acto de magia. Ese instante de redoble de tambores, en el cual el mago hace un movimiento y aparece ante nuestros ojos asombrados un objeto nuevo misterioso y encantador en un lugar donde antes no había nada. Casi que se puede escuchar un OOOOOOOH! asombrado entre los espectadores que pueden asistir a semejante suceso.

 

 

 

 Tus imágenes representan la sencillez de lo cotidiano en todo su esplendor, ¿qué opinas sobre el mundo del lujo?

-Quizás mi modo de ver el lujo radica justamente en esa apreciación de la belleza profunda, simple y absoluta de lo cotidiano. Y podemos reconocer que lo que se conoce como lujo o está instaurado y aceptado socialmente como definición de lujo está íntimamente arraigado a la posesión de bienes materiales, al dinero y a los objetos caros. Y sí, por supuesto que en algún punto la posesión de bienes es un lujo y puede permitirte disfrutar de una cotidianeidad sin preocupaciones pero tiendo a creer que la gente que más posesiones tiene está atrapada dentro de ese laberinto sin salida y es la que más preocupada vive por conservar y mantener esa vida de "lujos" constante que de algún modo se van olvidando de vivir.

-¿Qué proyectos tenés en mente o que te gustaría realizar en los próximos años?

-Constantemente estoy planeando y trabajando en cosas. Creo que me gustaría concretar mi proyecto de una exhibición personal pronto y ya estoy trabajando en ello. También me gustaría tener una segunda publicación, el año pasado lancé un zine en colaboración con una editorial de Inglaterra pero ahora me gustaría tener una publicación en formato libro. Y sueño con expandir un poco mi horizonte y puedo ver mi carrera abriéndose hacia otras áreas relacionadas con el diseño de sets y de espacios así como también indagar un poco más en el mundo del cine y volver a profundizar en la escritura.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios