domingo 26 de septiembre de 2021

SOCIEDAD | 30-07-2021 18:00

El tango queer sigue sumando visibilidad y prestigio

Reinventango es el flamante nuevo disco de Tanghetto, inspirado en la comunidad trans. Max Masri, fundador de la banda, nos habló ese proceso y de la deconstrucción en el arte y en la sociedad.

Tanguetto forma parte de los escenarios del tango desde su fundación, allá por 2003 con su disco “Emigrante”.

Sus álbumes siempre hablaron de la realidad argentina a lo largo de estos 18 años y hoy Reinventango, su nuevo material, está inspirado en la comunidad trans, que hace rato pisa fuerte en el 2x4 con varios referentes y figuras del llamado tango queer.

Max Masri, el creador de la banda hace 18 años, habló de todo esto, y mucho más ,con Marie Claire vía Zoom.

-¿Cómo surgió la idea de inspirarse en la comunidad LGBTIQ+ para este nuevo álbum?

-Más que una idea, fue una circunstancia. Siempre estuvo presente la idea de hacer algo que esté conectado con temas actuales, no de moda, sino en el sentido de lo que uno vive a nivel sociedad. Hay un proceso de conciencia y deconstrucción que está muy ligado a la búsqueda de la identidad más allá de la visión de los terceros. En este caso, la comunidad trans es una gran inspiración.

Se dio que justo había visto el documental “La muerte y la vida de Marsha P. Johnson” (2017) y siempre me interesó mucho la vida de las personas que rompen una estructura y logran un cambio que después repercute en todo el mundo. Así que todo eso llevó a inspirarme en el proceso del disco.

En las canciones hay además una marca muy fuerte de la pandemia y de cómo, de alguna manera, estamos entrando a una nueva era de más diversidad e inclusión…

¡Gracias a Dios a nivel mundial está pasando! Justo hace poco me hablaron del videoclip de “Mente Frágil”, que hicimos en 2006 y tenía una historia LGBTQ que tenía un final feliz, lo cual no era lo típico. Siempre las historias eran más dramáticas.

En esa época provocó bastante revuelo el video. En alguna que otra milonga nos han pedido que lo saquemos de la proyección. Estábamos acostumbrados a la intolerancia y a aceptarla. Ahora hay un cambio en la conciencia colectiva donde eso se está viendo mal y donde la expresión, no sólo artística, sino fundamentalmente humana, es algo muy importante.

Con respecto a la música, la situación de pandemia fue algo que nos llevó a que exista este álbum. Justo dos semanas antes de irnos de gira explotó el coronavirus en el mundo y con toda esa energía y situación de incertidumbre tuvimos que canalizar y aprovechar para enfocarnos en hacer algo creativo.

A veces eso surge de las crisis y tuvimos que reinventarnos y redescubrir la forma de comunicarnos en una situación que estaba lejos de ser la ideal. De ahí viene Reinventango.

-Por primera vez un disco de tango electrónico es nominado en los Premios Gardel como mejor álbum de tango y es la primera nominación de un proyecto artístico vinculado con el colectivo LGBTQ. ¿Cómo te sentís con este reconocimiento?

-¡Fue histórica esa nominación! Esta fue nuestra octava, pero esta vez es distinto porque nos catalogaron como un disco de tango. Que sea electrotango, no quiere decir que no sea tango. Se usaba mucho el término para discriminar. Hemos tocado en festivales de tango desde que empezamos en 2003 y siempre había comentarios del tango tradicional que se ponían competitivos con el término.

El tango está muy ligado a la psiquis colectiva, es parte de nuestro ADN como argentinos. Está bueno que exista una posibilidad de que sea más amplio y que existan las dos ramas. Por algún motivo también no se sabe que hemos estado nominados a los Grammy y es raro, más allá de ser independientes. La nominación este año en esa categoría ha sido un pequeño triunfo para nosotros y simbólico.

-Tanguetto tocó en el primer Festival Tango Queer de Buenos Aires en 2008. ¿Cómo fue esa experiencia?

-Tango Queer es el cambio de roles en el tango, de una deconstrucción muy fuerte. Es característico que el hombre guíe y la mujer acompañe, entonces estos festivales lo que tenían era desarmar eso. Con Tanguetto fuimos la primera orquesta de tango en tocar en esos festivales.

También tocamos en 2018 en el Lincoln Center de Nueva York, invitamos a una pareja queer a bailar, eso fue muy importante para nosotros teniendo en cuenta la historia de la activista Marsha Johnson.

Todo esto que pasó no le interesaba a nadie años atrás. Está bueno que ahora se aprecie a nivel artístico porque se trata de conectar con la actualidad y romper las estructuras haciéndolo.

-Están trabajando en un nuevo álbum, Argentines. ¿Podés adelantar algo?

-Ese disco viene de un proceso largo porque se empezó a grabar antes de la pandemia. Tanguetto es instrumental, pero el concepto de este álbum es todo cantado y con invitades diversos. Desde artistas del tango, pasando por el rock y el folklore. Eso está bueno para algunos que no hayan incursionado en el género del tango, teniendo en cuenta que no somos tan rígidos sino más contemporáneos.

Estarán, entre otros, Pedro Aznar, Peteco Carabajal, Amelita Baltar y muchos otros. Es muy interesante y obviamente la inclusión es algo fundamental.

-¿Cómo ves el futuro de los shows y las giras para los artistas?

-Es muy difícil y es una época de mucha incertidumbre que parece de repente que se soluciona y después aparece una cepa nueva y se retrocede. Pero hemos experimentado vía streaming e hicimos un show para un festival de Canadá y la experiencia fue linda.

Obviamente no es lo mismo, ahora hay una mezcla entre shows presenciales y streaming, que es una manera de solucionar y seguir avanzando.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios