SOCIEDAD | Hace 2 meses

Solo el 6 por ciento de las aplicaciones que usamos fueron creadas por mujeres

¿Por qué la programación, especialidad en completa expansión, aún hoy sigue relegada a los hombres? En esta nota entrevistamos a las referentes de esta actividad y desterramos todas las dudas. 

Son cada vez más las organizaciones que desarrollan actividades que tienen como objetivo discutir cómo las mujeres podrían tener un papel más importante en la creación de historias de éxito en los negocios y la tecnología. 

Sin embargo, en la industria tecnológica, que está en pleno crecimiento, la inserción de la mujer sigue presentando desafíos

Por ejemplo, solo el 33% de las mujeres en la Argentina integran el universo de las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés), según un estudio sobre emprendedoras que presentó el IAE Business School de la Universidad Austral a mediados de 2019.

También te puede interesar: Una científica argentina podría encontrar una alternativa a la quimioterapia

Ahora: ¿qué sucede a la hora de ejercerlas? Según un estudio de Chicas en Tecnología, el 89% de lo que hacemos en Internet tiene que ver con una aplicación móvil, pero solo el 6% fueron creadas por mujeres.

Las librerías disponibles para aprender son muchísimas y programar es para todos y todas. Escuchamos a Natalia Artal, Desarrolladora Frontend de la empresa Real Trends, quien nos contó su experiencia en el mundo de la tecnología.

¿Cómo aprendiste a programar? 
En mi experiencia, no es necesario estudiar una carrera universitaria para aprender a programar. Hay un montón de cursos disponibles online y presenciales.

Para mí, los cursos fueron un espacio de muchísimo aprendizaje y networking con mujeres que estaban en la misma que yo.

También te puede interesar: La brecha del orgasmo: 3 de cada 10 mujeres no lo alcanzan 

Recomiendo especialmente CourseIT, una gran academia para iniciarse en programación y para continuar aprendiendo cada día más. Este espacio en particular no te hace sentir menos como mujer en un mundo como lo es la programación.

¿Cuál fue tu principal desafío en esta industria?
No bajar los brazos. Me inicié tarde en lo laboral, debido a que antes me desempeñé en otras áreas y veía que mis compañeros de trabajo siempre estaban un paso adelante.

Sin embargo, la constancia, el compartir mis proyectos y el desafiarme a aprender cada vez más me permitieron hoy sentirme una igual con mis compañeros a la hora de programar.

Si tuvieses que compartir 3 consejos a otras mujeres que recién están iniciando con la programación, ¿cuáles serían?

También te puede interesar: El peligro de la luz azul, más nociva que el sol para la piel 

Dejar de sentir que no podés y no te asustes con tanto código, se aprende paso a paso.

Revisá siempre tu trabajo y contale a alguien cercano qué es lo que estás haciendo con tu código, para ir entendiéndolo mejor a medida que lo vas haciendo. 

A medida que vayas aprendiendo, volcá los conocimientos en proyectos personales… y subilos a GitHub, un espacio 100% de desarrolladores.

“Es necesario garantizar diversidad para seguir apostando por una innovación tecnológica cada vez más inclusiva. La tecnología está al alcance de todos y todas, y debemos tener iguales derechos a la hora de estudiarla o conseguir empleo”, comentó Patricio Molina, CTO & co-founder de Real Trends.

Si te dedicás a la programación, podés acceder a todas las búsquedas activas en Real Trends, uno de los mejores lugares para trabajar en Argentina según Great Place To Work. 
 

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios