martes 20 de octubre de 2020

SOCIEDAD | 24-08-2020 10:02

Privilegiados: descubrí este espacio que busca repensar las masculinidades

Gustavo Gersberg, Lucía Rodríguez y Andrés Arbit decidieron crear un espacio en redes sociales con el fin de desarmar lo aprendido sobre este tema. Aquí, cuentan sobre su proyecto y cómo la lucha feminista los inspiró a hablarles directamente a los varones.

Gustavo Gersberg es guionista y docente, Andrés Arbit es productor y director de cine y publicidad y Lucía Rodríguez, socióloga. En 2015 crearon las redes sociales Privilegiados, un espacio que busca repensar el rol de los varones y desarmar lo aprendido. Mediante videos -muy originales, dinámicos y claros– decidieron mostrar los privilegios que tienen los hombres en el sistema patriarcal con el fin de visibilizar la problemática y cambiar comportamientos sociales establecidos.

“Los tres somos madres y padres y tenemos hijas mujeres e hijos varones. Eso nos interpeló en lo personal para crear este proyecto. Es importante pensarnos a nosotros mismos transmitiendo valores y enseñando un recorrido a nuestros hijos, que en un futuro van a ser ciudadanos grandes y responsables”, cuenta Lucía. Por su parte, Andrés suma: “Queremos que nuestras bisnietas puedan salir a la calle a caminar tranquilas y para que eso suceda tuvimos la necesidad de hacer algo”.

 

EL COMIENZO

El camino para fundar Privilegiados no fue líneal, sino que hasta el momento de lanzar las redes sociales, los tres se perdieron en el propio laberinto de la realidad. Todo comenzó en 2015 cuando la marea verde los llenó de interrogantes a Andrés y Gustavo -que ya trabajaban juntos en proyectos audiovisuales-. La pregunta principal era cuál era el rol de los hombres en todo ese movimiento social. “Hasta ese entonces no sabía lo que era la palabra patriarcado, era un tipo tibio, de los que se paraba en el medio de todas las discusiones.

Pero de repente empecé a tomar conciencia de las cifras que señalaban que cada 29 horas moría una piba a causa de la violencia machista. Así comencé a preguntarme, informarme y capacitarme sobre el tema”, cuenta Andrés. Gustavo, en cambio, creció rodeado de mujeres fuertes, su abuela es parte de Abuelas de Plaza de Mayo y en su entorno hay muchas mujeres y amigas feministas, entre ellas, Lucía Rodríguez, a quien enseguida invitó a sumarse al proyecto. 

 

También te puede interesar: En el sexo, ¿vale todo? En esta nota, enterate qué sí y qué no


¿Hombres hablando sobre mujeres?, ¿podemos usar pañuelo verde?, ¿cuál es nuestro rol dentro del feminismo?, ¿varones explicando sobre feminismo? Estas eran las principales dudas que aparecían antes de lanzar armar su proyecto. Entre cursos, lecturas y capacitaciones sobre género se toparon al profesor e investigador Jorge Elbaum y le consultaron qué hacer, cómo seguir y él les dio la clave y el puntapié para armar su plataforma: “Todas esas preguntas son discusiones re chiquitas, no son lo importante. Lo relevante es la violencia, lo que está ocurriendo con las mujeres y lo que tenemos que hacer los varones, en vez de querer seguir llamando la atención, es generar nuestro propio espacio”.

 

 

Salieron de esa charla reveladora, se subieron al auto y dijeron: ¡como varones somos realmente privilegiados! Y ese fue el nombre elegido. Andrés recuerda que en el camino armaron una lista de los privilegios que tenían ellos por ser varones en la sociedad y cuando llegaron a la casa de Lucía se la mostraron, y por supuesto, ella agregó más del doble. “Realmente la inclusión de una mujer en el equipo nos hizo abrir mucho la mente y mostrarnos un montón de cuestiones que para nosotros eran invisibles”, señala Gustavo, quien agrega: “El gran trabajo que significó este proyecto desde el inicio fue empezar a mirarnos a nosotros mismos. Darnos cuenta de que el camino empezaba en nosotros, por eso cada capítulo es siempre una interpelación hacía nuestro interior”. 

“Realmente la inclusión de una mujer en el equipo nos hizo abrir la mente mucho más y mostrarnos un montón de cuestiones que para nosotros eran invisibles”.

 

Presencia en redes


Cada privilegio de la masculinidad hegemónica sirve de disparador de las publicaciones que llevan a cabo desde sus redes sociales. Según ellos mismos cuentan, la mayoría de sus seguidores son mujeres, pero con el tiempo se fueron sumando más varones, muchos de ellos traídos por sus amigas o parejas. “Creo que al principio había menos espacio para la discusión, había menos interacción con varones, eran más las mujeres las que salían al cruce de los machirulos. Hoy en día tenemos más hombres que empiezan a responderles a otros.

 

También te puede interesar: Mónica Santino: “La pandemia puso en evidencia la brecha de privilegios entre los y las futbolistas"

 

La lógica -que es lo que buscamos- es romper esa cofradía”. Uno de los videos más exitosos fue el que explican cómo eliminar de los grupos de amigos de WhatsApp los comentarios y publicaciones machistas, o sea romper las complicidades dentro de los varones sin herir susceptibilidades. “Muchas veces parar la pelota de esos mensajes machistas, misóginos, homoodiantes o transodiantes genera mucha vergüenza. Hay que elegir si sostener ese humor o empatizar con el dolor ajeno. Hay que dar vuelta los sentidos comunes y generar consensos en los chats para que todos estemos cómodos”, explica. 

 

 

De cara al futuro


Hoy, desde Privilegidos (con casi 40 mil seguidores y con elogios de nombres importantes dentro del feminismo, como Rita Segato o Diana Maffia trabajan con el Proyecto Spotlight, una alianza para erradicar la violencia contra mujeres, niñas, niños y jóvenes junto a la ONU y Unicef. Entre otros ejes, planean ampliar la voz de la plataforma (cuando la pandemia se los permita) con encuentros presenciales. “Lo que más nos interesa hoy en día es poder transmitir estrategias, más herramientas para seguir desarmando algunos espacios comunes. Está bueno también ver qué les pasa a los varones más jóvenes, ver dónde están parados, cuáles son sus contradicciones, cuáles son sus mochilas. Eso nos invita a una necesidad del diálogo cara a cara”, culmina Lucía. 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios