Saturday 13 de April de 2024

SOCIEDAD | 08-03-2024 12:56

Democracia y derechos: necesarios pero no suficientes para la igualdad de género

Natalia Gherardi, representante de ELA hace un repaso por las luchas pasadas y actuales del colectivo femenino.

Cuarenta años de democracia claramente no resolvieron todos los problemas de la Argentina. Esto es una obviedad en términos de desarrollo, de inclusión, de acceso a una educación y atención, de la salud de calidad, de posibilidades de ejercer libertades y derechos en distintos territorios y en nuestras diversas circunstancias de vida. Es una obviedad para las mujeres que siguen siendo las más pobres entre los pobres, que siguen llevando sobre sus hombros el costo del cuidado de sus hijos e hijas, dedicando más tiempo, más esfuerzo y recibiendo a cambio menos recursos. Y que siguen, además, sufriendo las consecuencias de la violencia letal en las relaciones de pareja, que explica cerca del 60% de los femicidios desde hace casi 10 años.

8M: las 100 mujeres más inspiradoras de los últimos 100 años

La democracia es una construcción de consensos y acuerdos básicos que debemos fortalecer, colectiva y cotidianamente, poniendo especial atención a las personas más excluidas, más olvidadas por la democracia y sus instituciones.  Más que nunca, nuestro país necesita líderes que comprendan la urgencia de trabajar de manera permanente y sostenida en base al diálogo y la construcción colectiva. Pero ese pedido, esa invocación, es también una que debemos hacernos individual y colectivamente, desde los distintos espacios que habitamos para que la crueldad y la indiferencia no se nos hagan costumbre.  En definitiva, lo que la democracia ofrece es la herramienta y la promesa de la igualdad en dignidad y derechos, en la que estamos llamados a ser protagonistas desde el lugar y con las responsabilidades que a cada quien le corresponden.

Democracia y derechos: necesarios pero no suficientes para la igualdad de género en el 8M

Para las mujeres estos 40 años de democracia permitieron conquistas fundamentales en términos legales y con gran protagonismo en el debate público. Años que permitieron lograr el reconocimiento derechos como a una vida libre de violencias con herramientas jurídicas para hacer efectivo ese derecho y también el reconocimiento de la autonomía reproductiva, que significa poder decidir sobre nuestra maternidad a través del acceso a información, servicios y recursos.

Todo esto se pone en juego este 8 de marzo, Día Internacional de los derechos de la mujer. Es un momento para reflexionar, para poner sobre la mesa y mirar de frente cuáles son estos derechos, las conquistas, las deudas de la democracia y los caminos que se abren a futuro.

Democracia y derechos: necesarios pero no suficientes para la igualdad de género en el 8M

Luego del 3 de junio de 2015, cuando se hizo la primera marcha de Ni Una Menos, las movilizaciones del Día Internacional de la Mujer así como otras fechas conmemorativas, habían empezado a llenar las calles con una masividad hasta entonces nunca vista en el feminismo y las organizaciones de mujeres. La reivindicación de nuestro derecho a la igualdad había llegado a interpelar a una marea de mujeres de todas las edades, con diversas realidades personales y familiares, junto a miles de personas comprometidas con la igualdad de género.

Aunque este 8 de marzo nos encuentra en circunstancias distintas, es bueno recordar que la reivindicación de los derechos de las mujeres no es un reclamo de ellas, para ellas o para nosotras mismas. Por el contrario, es una invitación a construir colectivamente una sociedad mejor, para todas las personas. Haydée Birgin, una abogada feminista que contribuyó a la instalación de los temas de género en el análisis del derecho y de la práctica jurídica, la primera presidenta de nuestra organización, sostenía que no existen los "problemas de las mujeres" sino problemas de la sociedad que atraviesan a las mujeres: temas que deberían interpelar a la base misma de la democracia analizando la intersección entre el derecho y las políticas públicas, y su impacto en las vidas de las mujeres, consideradas siempre en plural. Las mujeres, decía, porque "no tenemos una entidad homogénea mujer enfrentada con otra entidad homogénea varón, sino una multiplicidad de relaciones sociales en la cual la diferencia sexual está construida siempre de muy diversos modos".

Democracia y derechos: necesarios pero no suficientes para la igualdad de género en el 8M

Que este 8 de marzo sea una oportunidad para pensar y pensarnos cómo queremos transitar los caminos que se nos abren de frente. Espero que sea con la esperanza de construir una sociedad mejor, más respetuosa, más justa. 

JCCL

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

  • 8M

Comentarios