Saturday 25 de May de 2024

SOCIEDAD | 08-05-2024 08:02

Luján Agusti: la exploradora patagónica que recorrió el mundo para investigar un misterioso ecosistema

Nacida en Tierra del Fuego, la fotógrafa y xxploradora de National Geographic, Luján Agusti, habla sobre “Agua Negra”, su proyecto transmedia sobre el ecosistema de las turberas.

En 2018, gracias a una beca de National Geographic Society, la fotógrafa Luján Agusti se embarcó en un viaje de exploración visual por los canales de un ecosistema tan vital como misterioso: las turberas patagónicas. Una geografía desconocida para muchos, pero que atesora en sus profundidades secretos de los tiempos inmemoriales del planeta.

También conocidas como “Glaciares Negros”, las turberas son un tipo de humedal compuesto por la acumulación de capas de material orgánico en descomposición (llamado “turba”), en cuencas generalmente de origen glaciar. Son comunes en regiones como América del Norte, el Norte de Europa y la Patagonia y, en términos locales, es la provincia argentina de Tierra del Fuego la que se lleva la estrellita: allí se encuentran alojadas el 95% de las turberas del país. 

Descubrí este documental único sobre la protección de los océanos

 

Que estos ecosistemas sean testigos de tiempos inmemoriales no es una metáfora: se estima que las turberas fueguinas pueden tener hasta 18 mil años de antigüedad. Estos particulares humedales, sin embargo, no son solo guardianes de historias pasadas, sino también extraordinarias reservas de futuro: se los considera los depósitos biológicos de carbono más grandes del mundo, incluso más que los bosques. Y como si fuera poco, además de retener dióxido de carbono (uno de los gases de efecto invernadero que causa el calentamiento global), son excelentes reguladoras del drenaje, por lo que aseguran el agua potable para las poblaciones de la región y amortiguan las inundaciones. 

Este enorme (y usualmente desconocido) valor para la preservación del medioambiente, vuelve a las turberas un espacio único, de frágil equilibrio: así como tienen el potencial de funcionar como mitigadoras del cambio climático, también pueden acelerarlo si su ecosistema se altera. Impulsada por la necesidad y el deseo de sacar a las turberas del manto de ocultismo y hacer de sus secretos un saber público, la exploradora Luján Agusti emprendió un viaje artístico y periodístico que fue tomando forma en su proyecto “Agua Negra”. 

Día de la tierra: los mejores documentales para reflexionar sobre el medio ambiente

 

“Agua Negra”: una experiencia inigualable

Con el proyecto “Agua Negra”, Luján recorrió los cuatro puntos cardinales -Norte (Laponia, Finlandia), Sur (Patagonia, Argentina), Este (Sumatra, Indonesia) y Oeste (Amazonas, Perú)-, en busca de relatos que atestiguaran la vida de las comunidades cercanas a las turberas y las interacciones con estos ecosistemas. A partir de esas experiencias, la fotógrafa patagónica elaboró un material transmedia que se despliega en diversos lenguajes (fotografía, audiovisual, escritura y grabado), y que navega múltiples plataformas: una página web interactiva, un largometraje documental, una publicación editorial y un taller multidisciplinario.

“Agua Negra” es uno de los proyectos financiados por National Geographic Society que, con su programa de investigación, ha concedido más de 13.000 becas para que Exploradores de todo el mundo generen conocimiento y soluciones para un futuro más sano y sostenible. De hecho, hace parte de los proyectos que Disney junto a NatGeo eligieron destacar recientemente en el marco del Mes de la Tierra por inspirarnos a proteger, restaurar y apreciar activamente nuestro planeta. 

 

“Artbientalismo”, una muestra una que invita a las personas a intervenir su obra de arte para salvar la naturaleza.

 

El mundo a través del lente

El amor de Luján por la fotografía nació sin ser planeado, como todos los grandes amores: “cuando estaba en el secundario, una de mis hermanas se anotó en un taller de fotografía, y yo nomás por seguirla a ella me anoté también, sin saber que me estaba metiendo en algo que iba a cambiar mi vida para siempre”, recuerda. Desde entonces, la cámara se transformó en su fiel aliada y compañera. “Siempre fui bastante tímida, no era una persona que hablara mucho… pero, por otro lado, tenía un espíritu muy curioso y muy explorador; entonces encontré en la fotografía la forma perfecta de relacionarme con todo el mundo que me rodeaba, pero sin tener que hablar mucho, porque estaba protegida por la cámara, y eso me habilitaba a no tener miedo”, relata.

La fotografía le permitió a Luján, como “mujer del sur”, encontrar una perspectiva única desde la cual narrar y comprender el mundo. “Creo que por muchos años la fotografía estuvo marcada por una mirada que venía más bien del hemisferio norte, y muchas veces masculina”, reflexiona; y si bien no piensa que eso esté necesariamente mal, sí considera que son condiciones que habilitan “un entendimiento del mundo único”. “Entonces creo que poder incorporar nuevas formas de entender o de ver el mundo, hace que el conocimiento sea más rico para la humanidad en general”, agrega.

Establecer vínculos

La motivación por ampliar los puntos de vista y perspectivas, la llevó a explorar la variedad y riqueza de la cultura e identidad latinoamericana. Luján trabaja con la responsabilidad de quien sabe lo que hay en juego al relacionarse con comunidades distintas a la propia. Ese vínculo lo asume no solo con muchísimo respeto, sino también con una admirable humildad: “me parece que en algunos puntos hay personas que pueden contar algunas historias mejor que yo; entonces también está bueno no querer abarcarlo todo, sino entender cuáles son las historias que merecen que yo las cuente, y cuáles necesitan que sea otra persona la que lo haga”, comenta.

Hay un abordaje profesional que a Luján le genera incomodidad: ella lo denomina el “fotógrafo paracaidista”, ese que “llega a un lugar, fotografía y se va”, sin establecer un vínculo con la comunidad. “Si yo me estoy llevando estas fotografías, este proyecto, que tienen que ver con tu vida ¿qué te queda a vos, ¿no?”, se pregunta. Motorizada por esta inquietud, la exploradora lleva adelante en cada uno de sus trabajos un proceso constante de investigación y estudio previo, que ayuda a que las comunidades tiendan a acompañar los proyectos.

 

Fotos: Luján Agusti fotografía al biólogo indonesio, especialista en turberas y reforestación de humedales Bastoni Brata mientras observa semillas de purun. Fotógrafo: Joshua Irwandi, Indonesia, Febrero 2023

at Clara Ballester

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios