Sunday 23 de June de 2024

SEXUALIDAD Y VíNCULOS | 06-06-2024 08:02

Aborto seguro y acompañado: el rol de las socorristas feministas

No son médicas, tampoco abogadas, son mujeres dedicadas a garantizar el derecho a decidir. Son parte de una red que acompaña a otras en la interrupción voluntaria del embarazo para que sea un proceso cuidadoso y amoroso.

Atravesar un aborto sola o atravesar un aborto acompañada, con información, escucha y contención emocional. Esa es la diferencia que proponen marcar las socorristas con su labor.

Se trata de más de 300 feministas que detectaron una necesidad y quisieron salir del rol de estar “pasando el dato“ para ser cuidadoras de esa mujer, pensando en la forma más respetada de acompañar su camino. Sin juzgar, sin fórmulas predeterminadas, intentando priorizar su bienestar. Su tarea apunta, sobre todo, a sacudir de oscuridad y clandestinidad la decisión de interrumpir el embarazo. La red se formó en 2012, ocho años antes de la sanción de la ley 27.610.

Día de Acción Global por el Aborto Legal y seguro: por qué se conmemora el 28 de septiembre

 

Aborto socorristas
La red, se llama el podcast que dio el puntapié inicial en este tema producido y narrado por la periodista Marina Abiuso y
disponible en Spotify. Ilustracion: Malena Ferreiro para la Red.


Recordemos que ésta se consiguió en el año 2020, después de un memorable debate público que alcanzó una resonancia única luego de hitos como la conformación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto en 2005, y de los altos niveles de popularidad de las marchas en todo el país del 2015 y 2018.
En el cuerpo de la ley se garantiza el derecho de las personas con capacidad de gestar a acceder a la “interrupción voluntaria del embarazo“ (IVE) en el marco del sistema de salud, bajo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Porque como dice la periodista Marina Abiuso en su podcast sobre el tema: “Las mujeres abortaron antes y lo hacen ahora que es ley, las diferencias son las condiciones en las que lo hacen“.


No obstante, las socorristas organizadas, no solo no esperaron la ley, sino que siguen acompañando después de ella. Pues que exista la ley no asegura que se cumpla.

Meghan Markle se pronuncia a favor del aborto y pide que los hombres se involucren en el tema

 

 

Creando alianzas


Se constituyeron red mucho antes de contar de la IVE y las garantías no están dadas solamente por la norma escrita. Eso lo tienen claro.
“El sistema de salud no está preparado muchas veces para cumplir los tiempos que establece la ley, los días se dilatan entre la negligencia y el propósito de impedir que esa mujer acceda a su derecho por creencias personales o de grupos anti-derechos“, cuentan las socorristas.


Ellas son expertas en poder sortear esos obstáculos y malos tratos, conocen las opciones, los lugares, los profesionales y cuentan con un bagaje que les dio el recorrido realizado antes del 2020, cuando trabajaban amparadas en una ley penal de 1921 en donde menciona que la interrupción voluntaria del embarazo no puede ser penada en ciertos casos, entre los cuales hace referencia a la salud mental de la mujer.
Esa ley del código penal, amplia y en línea con organismos internacionales, les sirvió de anclaje para comenzar a transformar la narrativa en torno al aborto, poniendo en el centro de la discusión la autonomía y el deseo de la mujer, junto a su salud integral.
 

 

Día de Acción Global por el Aborto Legal y seguro: por qué se conmemora el 28 de septiembre
 

Codo a codo


Las socorristas son promotoras de una trama colectiva, de una ética relacionada con los cuidados, y sobre todo, “de ensanchar las existencias“, como dice Ruth Zurbriggen, activista en la Colectiva Feminista La Revuelta y en Socorristas en Red. Pues se trata de sostén, de una práctica artesanal, de la diversidad en una red extendida a nivel nacional, con desafíos de articulación constantes pues esta red se compone de 50 colectivas de Argentina.


Todas cuentan que es un rol complejo, porque existen ambivalencias, porque hay que saber tanto de trámites como de empatía, porque hay que aprender a no poner en juego el miedo, la vergüenza y otras emociones humanas que aparecen a gestionar en estos contextos.
Pero la convicción es más fuerte y creen que formar parte de esta red disputa el sentido de lo que es un aborto para que éste sea digno: “discute“ en acción que puede ser un momento de amorosidad- más allá de las distintas circunstancias-, y que se trata de darle lugar a la elección de esa mujer. Y así, salir de la lógica del pavor que alimentan el negocio y la violencia en torno a esta temática.
En sus inicios, quienes acompañaban a abortar a las mujeres eran conocidas como “Dora“. Difundían teléfonos y mails con la consigna “Dora te escucha“ para que las mujeres puedan llegar a ellas.


Pero con el tiempo muchas quisieron salir del anonimato y ser “públicas“, porque están organizadas, contenidas e informadas y lo que hacen es un servicio que pretende más que ser una acción asilada, quiere ser una verdadera política feminista de cuidado. Por supuesto, como parte de construir una trama distinta sobre el tema, iluminar, nombrar, dar entidad.

 

En primero persona


Eugenia Francisca Ferrario es maestra y directora de escuela, formadora docente y artista. Y parte de la red Socorristas en Red Feministas y Transfeministas que abortamos en Necochea.
Comparte que como parte de las funciones, desde 2014 dan talleres informativos, pero además relevan datos. Los sistematizan y los ponen a disposición de todos mediante socorristasenred.org. De esta manera registran cada acompañamiento que realizan y recaban información contundente.

Basta decir que 17.534 mujeres, personas trans, lesbianas y personas no binarias con capacidad de abortar se comunicaron con Socorristas en Red durante un año emblemático como 2020 para conocer métodos de aborto seguro. O que la año siguiente acompañaron 49.975 abortos autogestionados y 10.547 en el sistema de salud.
Pero hay muchos datos más que van sirviendo para dimensionar y conocer más el tema, abordar con profesionalismo y buenas prácticas las múltiples aristas que dispara e ir saliendo del oscurantismo que proponen los abortos inseguros.

 

Un contexto político tan diferente como desafiante

El cierre de programas como ENIA (Plan Nacional de Prevención del Embarazo no intencional en la Adolescencia) o el Acompañar, un plan de ayuda económica para mujeres en situación de violencia - contexto en el cual también se producen muchas veces embarazos no deseados-, tienen a esta red en alerta.
Sienten en peligro la tarea de cuidar la autonomía y la libertad de las personas con útero para este momento de la vida.
No obstante su postura no cambia y redobla la apuesta: “Queremos acompañar más y mejor, llegar a niñas, adolescentes, personas trans y habitantes de los territorios más alejados, de la ruralidad, personas con discapacidad y diversidad“. cuentan y añaden:  “Además queremos seguir abriendo debate sobre qué implicancias tiene un aborto seguro y discutirlo con el sistema de salud, actuar de manera coordinada, alimentar un aprendizaje mutuo“. Y es que se cansaron de las mujeres muertas, presas o violentadas cuando al llegar al hospital en pleno sangrado no saben si van a correr con la suerte de que las ayuden o no.


La psicóloga especialista en perinatal Sofía d’Ornellas subraya que en la formación de las carreras o tecnicaturas que abarcan las Ciencias Médicas escasean los contenidos en la currícula de temas vinculados a la empatía y la contención de los pacientes, sin mencionar que por lo general la perspectiva de género son talleres aislados y optativos en las universidades.
“Depende de lo individual, de la calidez, personalidad, profesionalismo y conciencia de quién te toque. La verdad es que muchos médicos, ecografistas y asistentes no dimensionan la vulnerabilidad del momento, ni conocen los protocolos, la ley, el proceso por el que está atravesando esa mujer, y el cuidado que requiere. Quizás al tener en cuenta ciertas herramientas fundamentales y buenas prácticas podrían cuidarse las subjetividades para que después no lleve años de terapia sanar esas experiencias tan traumáticas“.
De hecho, en el podcast producido y narrado por Marina Abiuso, llamado La Red y disponible en Spotify, las socorristas cuentan un caso en el Hospital Florencio Díaz en la provincia de Córdoba, en donde los mismos médicos que conocían y reconocían el trabajo de la red, solicitaron que formalicen su rol porque lo consideraban “clave“, basados en una experiencia anterior: el Consultorio Cooperativo en el que trabajan médicos y socorristas cada uno en su rol, pero accionando en conjunto.


En sintonía con este tipo de iniciativas, queda demostrado que esta apuesta es capaz de tomar formas concretas como la creación de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, promovida por la socorrista, maestra y especialista en educación Ruth Zurbriggen.
Pero en contraposición a los movimientos en este sentido, en febrero de este año, se presentó en Diputados un proyecto de la Libertad Avanza para derogar el aborto legal, gratuito y seguro. La idea fue prohibirlo en su totalidad, y que ni siquiera se contemplara en casos de violación.

Aunque éste no avanzó y fue sindicado por el vocero presidencial Manuel Adorni como un asunto que por el momento “no tiene prioridad“ para el gobierno, es ineludible concluir que es cuestión de tiempo un nuevo embate.
Luego de la asunción del presidente Javier Milei y a la luz de los recortes en las políticas estatales vinculadas a los embarazos no deseados, estas redes de contención feminista temen la desfinanciación de lo que hace posible le ley. Sobre todo, por el tono y la postura ideológica que refleja el actual presidente de Argentina en sus discursos.


“No hace falta derogar la ley“, alertan. Basta con impulsar la falta de insumos como Misoprostol y Mifepristona, algo que puede hacer retroceder rápidamente los avances.
Está en riesgo todo un movimiento en favor de la salud, que no solo sacó de la clandestinidad al aborto, sino que además produjo información para detectar abusos, educar sobre anticoncepción y evitar muertes innecesarias.
Este trabajo solidario y voluntario, que busca formarse, transformar y apropiarse de nuevos sentidos en torno a la salud sexual femenina, sin dudas, se enfrenta a un momento particular que pondrá a prueba su despliegue, escucha y capacidad de acción para proteger el derecho conquistado.

at Malen Lesser

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios