Tuesday 23 de July de 2024

PERSONAJES | 15-11-2023 10:39

Miriam Giovanelli de "Velvet" se enamoró de Argentina: "Ha sido alucinante"

La actriz europea que cautivó con su personaje de Patricia Márquez, habla de su carrera, su vida personal, su visita a nuestro país y el feminismo y la industria del porno.

De madre española y padre italiano, Miriam Giovanelli nació en Roma y vive en Madrid con su marido, el arquitecto Xabier Ortega y sus hijos, Renata, de 3 años, y Lorenzo, de 2. Reconocida por su participación en Velvet y Nacho, recientemente estuvo en Argentina para la grabación de una película en coproducción con España.

-¿En qué momento comenzaste a considerar trabajar como actriz?
-Mi abuela era muy cinéfila y lectora. El arte estuvo presente en mi vida desde siempre, pero nunca pensé que yo podía formar parte de eso. Siempre hubo un interés, pero el día que fui consciente de que quería ser actriz fue cuando hice mi primera actuación. Cuando entendí eso, empecé a invertir lo que ganaba en formarme como actriz.

Miriam Giovanelli
Miriam Giovanelli

-¿Cuáles fueron tus primeras actuaciones y cuál consideras que fue la que te llevó al estrellato?

-La primera vez que hice un personaje era muy joven, tendría 13 años aproximadamente y vivía en España, fue para un cortometraje que surgió de forma muy espontánea. Más de grande, a los 17 años, estaba en el proceso de decidir qué continuar estudiando, cuando tuve la posibilidad de hacer una prueba para una película “Miguel y William”, y quedé. Fue un film con un reparto increíble y una experiencia enriquecedora, trabajando con actores gigantes para mí. Considero que en mis comienzos tuve mucha suerte, al principio de mi carrera conseguía enlazar un trabajo con otro, y eso me generó cierta duda. En esa época falleció mi padre, y decidí irme a Roma a buscar una oficina de representación allí, quería valorar si era una cuestión de suerte o si realmente era buena. Tenía mucha presión con el tema de la seguridad laboral, ya que no vengo de una familia de actores. En Italia tuve la suerte de seguir trabajando en varias películas, y eso fue lo que me hizo decidir a apostar todo a esta profesión. Me quedé unos años en Italia, hasta que a los 25 volví a España para grabar Velvet. 

-¿Considerás que alguno de los dos países, España o Italia, son más acogedores para trabajar?

-Nací en Italia, y a los diez años me fui a España con mi madre. Desde ese momento, tuve varias idas y vueltas entre los dos países, por lo que los siento ambos lugares como mi casa. Trabajar en Italia es como trabajar en casa y lo mismo en España, al final ambos idiomas los conozco, y crecí allí, por lo tanto, enfrento los rodajes de la misma manera.

-¿Cómo viviste el momento de volver a Italia luego del fallecimiento de tu padre?

- Las circunstancias me llevaron a volver a Italia a los 18 años, pero también la necesidad de seguir indagando qué pasaba con esta profesión que estaba desarrollando, continuar con eso que había empezado en España. Ese momento fue doloroso por la pérdida de mi padre, pero hoy en día lo veo como un aprendizaje. Todas esas situaciones al final forjan tu carácter y tienen que ver con la persona que soy actualmente.

Miriam Giovanelli
Miriam Giovanelli


-¿Cómo afectó la maternidad en tu carrera?

-Me embaracé de Renata cuando estaba grabando la serie “Caronte” (estrenada en 2020), y terminé la misma con un embarazo de 6 meses. Cuando finalicé el rodaje, decidí quedarme en casa y no buscar otro trabajo inmediatamente. Los últimos 3 meses y medio los pasé haciendo todas las cosas que no pude hacer los primeros meses, descansando y organizando la llegada de mi hija. Renata nació en noviembre del 2019, y me tomé los 4 meses de baja por maternidad para pasarlos con ella. En marzo del 2020, cuando ya podía volver a trabajar, declararon la cuarentena por la pandemia del COVID-19. Se paró todo, y en ese marco volví a quedar embarazada. Considero que mi segundo embarazo fue atípico porque sucedió cuando estaba todo detenido, no sentí que perdí el tiempo porque estaba todo estancado, todos estábamos así. Sin embargo, con un embarazo de 5 meses de Lorenzo, mi segundo hijo, hice un personaje en “Veneno”. He de decir que tuve dos embarazos tranquilos, sin el temor de perder algún trabajo por la maternidad.

-¿Cómo fue la vuelta a la vida laboral luego de tener a tu hijo Lorenzo?

-Le dediqué a Lorenzo el mismo tiempo que le dediqué a Renata, un año aproximadamente, aproveché esa oportunidad y lo súper disfruté. Mi primer trabajo con el que volví a actuar fue “Nacho” (basada en la carrera del actor pornográfico Nacho Vidal), una serie que hice con mucho placer: se rodó en 2022 y se estrenó a comienzos de este año. Me pareció interesante volver con un rol así, una historia con un mensaje disruptivo. Hablar de la industria del porno era algo que en España aún no se había abordado, y esta serie lo enfoca desde muchos puntos de vista. Mi personaje “Bellísima” padece de la industria de la pornografía, la propuesta de interpretarla me atrajo. Eso fue lo que me hizo volver.

-¿Cómo fue criar a tus hijos en un contexto de pandemia?

-Para mí la pandemia tiene dos caras: por un lado, la fortuna de no haber perdido a ningún ser querido como consecuencia de ella, aunque por desgracia conozco gente cercana que sí le ha pasado. Entonces, por una parte, fue saber que todo eso estaba sucediendo, y al mismo tiempo ver la vida de mi hija que empezaba. Por lo que mi recuerdo está muy vinculado al tiempo que pude pasar con ella. En ese contexto tan desgarrador, sentí el privilegio de poder tener a esta niña, tan buscada y deseada.

 

 

-¿Te gustaría que tus hijos se interesen por la actuación?

-No lo pienso en este momento, lo que me gustaría es que mis hijos se sientan libres de expresar sus deseos y acompañarlos en eso.

-¿Cómo es la convivencia con tu pareja siendo que llevan carreras tan distintas?

-Nunca estuve con alguien que tuviera mi misma profesión, por lo tanto, no lo puedo comparar. Llevamos muchos años juntos por lo que estamos acostumbrados a que cada uno tenga su carrera. El trabajo queda por fuera de casa, nada que a un profesor-doctora no les pase en su casa. Yo tengo períodos laborales muy intensos, pero mi pareja trabaja muchas horas diariamente, por lo tanto, entendemos perfectamente que muchas veces los horarios laborales se dilaten, para ambos.

Miriam Giovanelli
Miriam Giovanelli

-¿Cómo te sentiste cuando te enteraste que ibas a encarnar a “Patricia Márquez” en “Velvet”?

-Me gustó mucho la productora y el equipo, eso me hizo no tener ninguna duda a la hora de embarcarme en ese proyecto. Ha sido alucinante estar en Argentina recientemente y que la gente me reconociera por “Velvet”. “Patricia” ha sido el personaje más largo que he interpretado en mi carrera. Honestamente, a veces me costaba disociarme del personaje, durante esas horas del rodaje me convertía en ella, y luego volvía a ser Miriam. Estuve haciendo ese personaje desde los 25 hasta los 30 años, lo que hizo que creciera con ella y viviera muchos cambios en mi vida mientras continuaba interpretándola. “Patricia” creció conmigo y yo crecí con ella. Me fue acompañando en mi crecimiento, y al mismo tiempo, fue la manera de aligerarme a mí misma en la vida. Al final, algo que tiene la interpretación que es increíble, es que durante muchas horas al día eres otra persona. Que tu vida desaparezca, tu familia, tus amigos, tus hijos, y lleguen los personajes que ocupan ese lugar en la ficción. Estás muchas horas interpretando la vida de otra persona, y eso es una válvula de escape tremenda. Es un break justificado porque es tu profesión, cuando tu trabajo te proporciona ese descanso de la cotidianeidad, es increíble. 

-¿Cuál fue tu personaje favorito como actriz?

-Disfruté mucho todos los personajes que he hecho, pero es cierto que por la complejidad del personaje de “Bellísima” en “Nacho”, que era una persona que en una misma secuencia pasaba de la felicidad a la depresión, trabajar esos estados de ánimo, me ha ayudado a crecer mucho. Para mí ha sido una oportunidad de profundizar en mi evolución como actriz.

-¿Creés que es necesario que temáticas como las que trata Nacho se empiecen a abordar en el cine?

-Creo que el cine y el arte no son ajenos a las cosas que suceden, y sirven para crear un mapa y generar una opinión al respecto. No es que necesariamente el arte te va a dar una respuesta, pero sí que te ayuda a generar las preguntas. Esta serie refleja la majestuosidad de esa industria, un dato desconocido para la mayoría. La industria pornográfica existe en todo el mundo, y lo más preocupante es que cada vez es más accesible. Eso, sumado a la ausencia de educación sexual, hace que no sepamos cómo lidiar ahora con la sobreexposición que tienen las nuevas generaciones. A mí me va a tocar lidiar con algo que me es súper ajeno, ya que yo misma me estoy educando ahora. Es el momento de abordar lo que está pasando. El recorrido que hace esta serie es del porno de los 90s, lo que nos da una visión de dónde venimos, de la romantización del maltrato.  Venimos romantizando patrones de maltrato, que hace que lo normalicemos en la sexualidad. Eso ha pasado mucho en los años 90s, era una masculinidad muy tóxica. Esta serie asoma a ese tipo de pornografía y violencia con el que hemos crecido. Eliminar esos conceptos requiere un fuerte trabajo de parte de todos. 

-¿Pensás que en los colegios deberían hablar más sobre la educación sexual?

-Yo soy de las que piensan que los colegios no deben educar sobre cómo comer o cómo ser respetuoso, sino que esos aprendizajes se hacen desde casa. Pero, hago una excepción con esto porque la educación sexual es tan importante y nos afecta tanto, que quizás abordarla en el colegio de manera profesional sería interesante, porque al final nuestra generación no tiene tanta información sobre esa materia. Del mismo modo que yo no puedo educar a mi hijo sobre álgebra, o ciertas asignaturas, quizá es algo que debería abordarse en el colegio, por supuesto con cierto acompañamiento desde casa. A una determinada edad considero que está bien que profesionales del área enseñen sobre estos temas, también porque a ciertas edades ignoramos lo que nos dicen en casa. Yo en lo personal voy a hacer todo el trabajo que esté en mis manos para que mis hijos sepan sobre este tema, pero también me gustaría pensar que ambos están en un mundo en el que, si otros padres no tratan estos temas con sus hijos, lo hayan podido recibir desde otro sitio, como el colegio. Es de esas cosas que hay que asegurar, que el acercamiento a la sexualidad de los adolescentes sea desde un lugar seguro y sano.

-Si bien en “Veneno” también encarnaste una actriz pornográfica, ¿Qué diferencias encontrás entre el personaje que abordaste en “Nacho” y en “Veneno”?

-Ambos personajes están basados en hechos verídicos. Mi personaje en “Veneno”, “Cicciolina”, siempre me ha resultado interesante. Es una actriz porno que llegó al parlamento en un país donde está el Vaticano, siempre consideró que disfrutaba mucho del sexo y por eso se dedicaba a la pornografía. Todo ese imaginario de ella me fascina. En cambio, “Bellísima” es una persona que sufrió mucho la industria del porno, es más, hoy en día es casi abolicionista. La diferencia está en que, si bien en las películas “Bellísima” parece disfrutar del porno, en realidad fuera de las cámaras lo sufre muchísimo. Se esconde en ella una mujer que odia estar haciéndolo, y que cuando intenta irse, encuentra algo peor en la sociedad que es el estigma social. La propia sociedad le impide abandonar esa profesión porque siempre le recuerda que viene de ahí. Es un personaje increíble a la hora de interpretar. Aunque parezcan similares por ser de la misma industria, fueron muy distintos de realizar. No me gusta ser categórica con los personajes porque cuando descubres la historia de “Cicciolina” reflexionas hasta qué punto es una decisión o no… No sé si realmente disfrutar del sexo te lleva a ser actriz porno. Creo que hay más cosas por detrás, pero yo tampoco las sé. No me gusta simplificar algo tan complejo.

 

 

-¿El personaje de “Bellísima” en “Nacho” te llevó a reflexionar sobre el feminismo desde algún punto? ¿te considerás feminista?

-Me considero feminista porque creo en la igualdad de derechos para todos, y que tenemos que tener acceso a las mismas oportunidades. “Nacho” me hizo reflexionar sobre todo sobre la industria del porno y la prostitución, que son dos temas que sé que son parte de la agenda feminista, pero no era tan consciente de lo que había detrás de la industria. Es una serie que me ha generado preguntas, y me ha generado la necesidad de encontrar respuestas. Creo que, en el camino a la industria del porno, pasan cosas.

-¿Sentís que la masculinidad actual ya no es tan tóxica como en los 90? 

-Creo que ha cambiado la masculinidad, ha cambiado esa idea que teníamos sobre cómo tenían que ser esos roles, tanto de mujeres como hombres. Lo creo porque he cambiado yo misma. Me rodeo de gente que ha evolucionado a las necesidades actuales, me interesa un padre responsable y un marido que cree en la comunicación.
Sin embargo, es cierto que soy una privilegiada, porque hay muchas mujeres que no pueden elegir su profesión ni su pareja. Dentro de mi privilegio, yo ya no río un chiste que no me hace gracia, ya por compromiso no me quedo callada.
Sé que vivo en una burbuja, pero confío en que esta burbuja cada vez sea el lugar en el que vivan más personas y quepamos todos allí.

-Luego del personaje de “Bellísima”, ¿tenés algún pensamiento de la industria porno que antes no tenías?

-Tiendo a no simplificar la industria, porque siempre hay algo detrás. Pero sí noto que antes era más difícil acceder al porno, y hoy en día basta con entrar a internet. Mirando videos del porno de los 90s, me impresionó mucho ver la violencia que se ejercía. Creo que es importante discernir qué es ficción y qué es real, y si esa ficción es consentida o no… En el caso de que siga habiendo porno, no creo que el actual sea el que represente a muchas, falta allí una representación del sexo femenino. Es un tema del que hay que hablar más.

 

-¿A qué aspirás en tu carrera en el futuro?

-Mi aspiración es seguir trabajando como actriz. Hago un esfuerzo por conectarme con el ahora, y no estar tan pendiente del futuro. Estoy ilusionada con lo que venga. Me gustaría por ejemplo hacer comedia, hacer cosas que no he hecho hasta ahora. No puedo ni quiero quejarme, estoy muy conforme con la actualidad y súper abierta a todo lo que llegue.

 

 

-En tus redes sociales se viralizó hace un tiempo un posteo que realizaste contando los desafíos que tuviste que enfrentar para quedar embarazada, ¿cómo te sentiste al blanquearlo en las redes?

-La verdad es que no esperaba que se virilizase, y tampoco pretendía hacer un post con intención de hablar más del tema. No suelo hablar mucho de mi vida porque siento que es bastante normal, y cuando hice ese post fue porque era el día de la madre en España, y yo había buscado mucho tener a mi hija. Creo que cuando me convertí en madre, sentí cierta culpa por quienes aún no pueden serlo. Quería mandar fuerzas para quienes estaban pasando por ese proceso, y dar el mensaje de que la maternidad no lo determina la biología, sino que es un estado emocional, que tiene que ver con el amor y el cuidado. A partir de ese posteo, me he dado cuenta que poca gente habla de estos temas.

-¿Considerás que las redes son una buena ventana para dar a conocer ciertas problemáticas?

-Siento que las redes han supuesto una democratización de la cultura y de la opinión, eso sin duda. Ahora ¿todas las opiniones son válidas? Lo siento, pero creo que no. Creo que las redes dan mucho anonimato para opinar de cosas sin ningún tipo de sanción. También me preocupa porque es una herramienta muy nueva. Creo que al final somos capaces de discernir la información que recibimos, en referencia a las fake news por ejemplo, pero considero que recibir opiniones constantemente sobre uno es una chaladura. Creo que la educación es importante y no podemos culpar de todo a las redes, sino que depende de la educación en casa también.

-¿Te vinculás con la moda? ¿te atrae ese mundo?

-Me encanta la moda como concepto artístico y político, creo que ha sido revolucionaria, usar una minifalda en un determinado momento fue un acto político. Me atrae ver cómo la moda puede cambiar cosas en la sociedad. No sigo tanto las tendencias porque consumo indumentaria de manera muy responsable, pero sí me parecen fascinantes. Pienso mucho en la calidad de lo que compro y en la durabilidad de la misma, tengo menos, pero de mejor calidad.  

 

 

-¿De los personajes que hiciste cuál fue tu vestuario favorito?

-El personaje de “Bellísima” en “Nacho” tiene un vestuario impresionante, y hubo mucha prueba, mucho dibujo, ver cómo queda…

-Estás con un nuevo proyecto en Argentina, ¿nos podés adelantar algo de eso?

-Es una película que se está grabando en coproducción con España, interpreto a una chica italiana. No puedo adelantar mucho más, pero estoy entusiasmada con el proyecto.

at María Sol Pena

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios