domingo 1 de agosto de 2021

PERSONAJES | 07-04-2021 18:00

Conocé la historia de Jamie Lynn, la hermana menor de Britney Spears

En tiempos del #FreeBritney, es interesante repasar la vida de la menor del clan Spears, sus propias luchas, su relación con su padre y su hermana.

Jamie Lynn Spears, la hermana menor de la princesa del pop, acaba de cumplir (el pasado 4 de abril) 30 años. Muchos la recordarán como Zoey, papel central de la serie de Nickelodeon, Zoey 101, que duró desde 2005 a 2008, y fue interrumpida por la precoz maternidad de su protagonista.

Y allí, en medio de un acoso mediático cada vez mayor, el “juego de espejos” para ambas hermanas comenzó a ser cada vez más cruel e incesante.

Su relación con Britney

Desde muy pequeñas, las hermanas fueron inseparables, aunque el cuidado de la mayor siempre estuvo presente.

De la mano de Britney, en la película Crossroads, Jamie Lynn debutó en la actuación con un pequeño y corto cameo que, claro, dio la vuelta al mundo.

Frente a la sorpresa de lo bien que se veía pantalla esa niña de 10 años, Nickelodeon se mostró más que interesado en ella y la incluyó en la octava temporada de la serie All That (1994-2005).

Con buenas críticas por su actuación, Jamie fue reclutada más tarde para protagonizar Zoey 101. La canción de la serie, “Follow Me”, fue escrita por la mismísima Britney Spears, dándole absoluto apoyo a su hermana menor.

Justo cuando la comedia juvenil había finalizado su rodaje, la noticia del embarazo de la actriz a los 16 años sacudió a la audiencia y al mismo éxito de Zoey 101, ya que los últimos capítulos no habían salido al aire. Por su lado, Nickelodeon apoyó la decisión de Lynn de tener al bebé, pero la prensa había actuado de manera muy agresiva y decían que ese embarazo era “su final” actoral y hasta que “había superado a su descarriada hermana”...

Maternidad repentina

La artista había conocido al actor Casey Aldridge en una Iglesia, él ya conocía a la familia Spears, y a pesar de que estaban en pareja, el embarazo fue una sorpresa para todos.

Fue una amiga, de hecho, la que le recomendó a Jamie Lynn hacerse un test de embarazo. Cuando dio positivo, la joven (aún una adolescente) quedó en shock. Le contó a su madre, Lynne, mediante una carta que puso debajo de la puerta de su cuarto y ella pensó que era una broma. Su padre, James, sintió que el mundo quedó en pausa por unos minutos.

Finalmente, Lynn tomó la decisión de tener a su hija Maddie. A pesar de que era consciente de que aún era una niña, afrontar el embarazo para ella (según contó años después) era una manera de madurar y de tomar el desafío de ser la mejor mamá posible. La actriz casi contrae matrimonio con Aldridge, pero finalmente decidieron no hacerlo y se separaron en 2010.

Jamie Lynn Spears
Jamie Lynn con su primera hija, Maddie.

Jamie Lynn desapareció de los medios para criar a su hija en Luisiana. En 2011 conoció al empresario Jamie Watson, con quien se mudó a Nashville y comenzó a trabajar en su primer y único álbum que lanzó hasta el momento, que nada tiene que ver con el pop, sino con la música country.

En 2013 mostró su primer adelanto: “How Could I Want More”, y logró entrar en el ranking de Billboard. Además, colaboró en el octavo disco de su hermana en el tema “Chillin´With You” y también compuso canciones para otros artistas.

Entre tanta música, Jamie se casó con Watson y meses más tarde salió a la luz su álbum The Journey (2014), que recibió buenas críticas.

Jamie Lynn Spears
Uno de sus temas más conocidos como cantante.

Dos años después, la cantante compuso el tema “Sleepover” para presentarla en el Grand Ole Opry, teatro donde han actuado grandes artistas de la música country como Porter Wagoner y Dolly Parton.

Fue una presentación muy emocionante, ya que tanto sus hermanos Bryan y Britney, como sus padres, estuvieron allí para brindarle todo su apoyo.

Lynn dejó registro de esa noche, y de varios aspectos de su vida profesional y privada en el documental When the Lights Go Out (2016, puede verse en YouTube), donde habla muy bien de su padre James, que la acompaña en todo momento en sus decisiones y entiende que su carácter es producto de los “demonios del pasado”.

Un antes y después

En 2017 su hija Maddie sufrió un accidente mientras jugaba con un carro de juguete y cayó a un lago. Jamie Lynn saltó a rescatarla, pero la niña no reaccionaba. Maddie fue llevada en helicóptero inconsciente al hospital más cercano y mostró signos vitales dos días después.

La artista destacó ese momento como el más terrorífico de su vida y dijo que la recuperación de su hija fue un milagro. Un año después nació Ivey Watson, su segunda hija.

Con un matrimonio que ya lleva 7 años y dos hijas, Jamie volvió a ponerse a prueba, esta vez con la actuación en la serie de Netflix, “Dulces Magnolias” (2020), que ya tiene confirmada su segunda temporada.

La actriz interpreta allí a Noreen, una incomodísima embarazada, todo un “guiño” a su propia historia de vida y su difícil adolescencia.

#FreeBritney

Con respecto al documental Framing Britney, que retrata el por qué del movimiento #FreeBritney, Jamie Lynn no participó del mismo, pero sí mostró el apoyo a su hermana por redes sociales e invitó a la prensa a “no repetir los errores del pasado” y pidió que las personas sean “más amables”.

La artista ha dicho que estará siempre para lo que necesite Britney. Por su lado, la cantante de “Overprotected” destacó en una emotiva publicación de Instagram a la actriz como una de las mujeres que más la inspiraron en su vida.

Lynn no sólo ha demostrado a la prensa que su carrera no terminó, sino que ha superado todas las críticas negativas que impusieron en su adolescencia. La fortaleza de las Spears aún continúa, solo falta una batalla más por afrontar como hermanas: la definitiva “libertad” de Britney.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios