viernes 13 de diciembre de 2019

MODA | Hace 4 semanas

10 marcas emergentes y sustentables

El slow fashion le ganó al ritmo frenético del sistema. A nivel local los emprendimientos más jóvenes sorprenden y en esta nota te presentamos los más importantes.

La moda sustentable y amigable con el medio ambiente se convirtió en una necesidad que muchas marcas locales decidieron abarcar. Aquí una lista con las firmas emergentes que además de tener un diseño sostenible, suman a sus procesos de producción y venta contrataciones y jornadas respetuosas. 

Juaga


El proceso de producción comienza con la recolección de residuos como plástico y caucho. Continúa con la limpieza de esos materiales que luego se llevan a la cárcel bonaerense ubicada en Los Hornos para que se confeccionen joyas, bolsos y mochilas con el diseño de Ana Trelles (estudiante de Diseño de indumentaria) y Leandro Caamaño (arquitecto y agente penitenciario).

Ambos presentaron un proyecto empresarial que depende de la facultad de Economía de la Universidad Nacional de La Plata y pudieron materializar. 

También te puede interesar: La marca de accesorios sustentable con raíces bolivianas que triunfa en Europa

Karu


Verónica Bergottini es una joven científica de 35 años nacida en Misiones. Para hacerle honor a sus raíces elaboró un biomaterial de origen microbiano que se realiza con desechos de la industria yerbatera.

Con ese material, la doctora en Ciencias Biológicas y licenciada en Génetica creó su propio emprendimiento y con sus diseños de indumentaria llegó a la Semana de la Moda de Nueva York.

Gracias a su creación ganó el premio Embajadora 2020 del Programa Nacional de Emprendedores para el Desarrollo Sustentable (Proesu).

Biotico

Jesica Pullo nació en La Salada, partido de La Matanza, donde se ubica una de las ferias textiles que mayor polémica sigue generando. Se recibió como diseñadora de indumentaria y luego se capacitó en sustentabilidad y transparencia en el sector textil, ámbito que le permitió conocer el impacto negativo que tiene la industria de la moda.

También te puede interesar: Pietá, la primera marca de ropa hecha en las cárceles de Perú

Cuando se dio cuenta que no quería ser parte de un sistema de producción de indumentaria esclavista y contaminante comenzó a experimentar con toda clase de desechos y llegó a realizar prendas con descartes urbanos y textiles. Así fundó su firma en 2014.

Reinventando
 

Lucila Dellacasa decidió producir de otra manera en el año 2014 cuando además de lanzar su marca creó “Reinventando tu placard” un taller a domicilio en el que enseña a utilizar prendas en desuso con un toque de rediseño.

Y de esa misma manera busca las telas con las que trabaja, de hecho su mejor proveedor es el Ejército de salvación, aunque también se relaciona con talleres que respetan la regla de comercio justo, inclusivo y que busca disminuir al máximo su huella de carbono.

Forma Taller
 

Una feria de diseñadores emergentes, artistas y artesanos interesados en el cuidado del medio ambiente. Cerámicas, magia herbal, indumentaria, joyería, arquitectura en papel y carteras: todo ese abanico de productos se puede encontrar en esta propuesta. Mari Solorzano, Jardín Estampas, Rupe Tatoo, Blau Mini y Wicca Botanics son algunos de los expositores.

Qualia
 

Bajo la premisa de que la humanidad puede generar un cambio positivo en el mundo surge esta marca joven con, justamente, una nueva visión: realizar anteojos de sol de calidad en base a materiales reciclados de nuestro país como el plástico.

Club Social de Costura

Es una asociación civil para la educación ambiental a partir del textil y en iniciativas de autoempleo colaborativo. Tiene ya una linea de remeras reversibles en 5 modelos, para todos los tamaños y en varios géneros (provenientes de Chaco y extraídos de manera natural) y una línea de productos para el hogar y el cuidado personal que apunta a generar, hábitos sustentables.

Luma Baez
 

La marca lleva el apellido de su creadora, Luciana, diseñadora egresada de la Escuela Argentina de Moda que desde su firma trabaja con materiales naturales y con una colección por año, para empoderar el concepto de atemporalidad y no stock en la moda. De esa colección surgen tres líneas: básico, perdón y gracias.

También te puede interesar: Moda sustentable: las firmas se unen al despertar de la industria 

Cicla2
 

Oriundo de Balcarce, provincia de Buenos Aires, el proyecto nació a partir de la reflexión de un grupo de vecinos que se reunían preocupados por la acumulación de neumáticos en desuso, que tarda más de 500 años en degradarse.

Sumado a la información de que esas cámaras poseen cualidades destacables como la impermeabilidad, la flexibilidad y la durabilidad, decidieron crear, con ese material, objetos de uso cotidiano.
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios