MODA | Hace 1 semana

Nuevo consumo: del local al shop online

En la última década, el retail ha mutado variedad de veces hacia diversos caminos. 

Con la llegada del e-shop (tienda digital), se habituó a los consumidores a tener un servicio rápido, cómodo y fácil. Este método, que la gran mayoría de las marcas tienen, se volvió un hit y generó que el cliente pueda comprar desde cualquier lugar del mundo y a cualquier hora.

El sistema se encuentra en todos los rubros: en tiendas de ropa, mobiliario, electrónica y hasta en comida. El desarrollo de este nuevo servicio, hizo que el consumidor pueda acceder a una amplia gama de opciones, con la posibilidad de comparar y analizar la información de forma inmediata.

Tanto en la venta de productos, como en servicios, se dispone de imágenes con especificaciones y manuales detallados acerca de la composición del producto, guía de talles, y demás opciones.

También te puede interesar: Zara lanza su tienda online en el país y acá te contamos todos los detalles

En el rubro gastronómico se puede acceder a todos los ingredientes. Además, muchas páginas ofrecen un espacio para la calificación y evaluación de sus productos para que otros potenciales compradores lo puedan ver. 

Pero este boom, hizo notar que ya no era imprescindible tener un local a la calle.  

Es por esto, que muchas marcas, tanto internacionales como nacionales comenzaron a cerrar sus tiendas. Otras, encontraron nuevas maneras de atraerlos, creando espacios que nada tienen que ver con los habituales locales a los que estamos acostumbrados.

También te puede interesar: La moda argentina ante un nuevo paradigma de producción: el modelo slow

Es así como comenzaron a aparecer nuevas opciones de venta, donde la idea es que el consumidor tenga una experiencia, que vaya más allá del objeto que quiera adquirir

Se trata de espacios que relajen la mente del consumidor y que creen un entorno que esté relacionado con las creencias, filosofía y, por qué no, del producto de la marca en cuestión.

Ambientes con experiencias inmersivas y basadas en el descubrimiento. Un ejemplo es Melissa, la marca brasilera de calzado que se destaca por la disposición de espacios que tiene en sus locales. Son tan llamativos que no solo atraen a clientes, sino también a aquellos que entran por curiosidad. 

Otra alternativa son los showrooms, con cita previa y atención especial. A su vez, tomaron un gran lugar los locales efímeros, llamados pop-ups que van mutando en distintos lugares como shoppings, en la calle o en el caso de Yves Saint Laurent en el medio de la ruta camino al famoso festival de música, Coachella. ¿Quién no querría ir a un local así?

Estos nuevos surgimientos y propuestas, revisan lo ya conocido por todos y van por más. También, como forma de entretenimiento, muchas marcas llevan artistas a sus locales a hacer shows o arte in-situ.

Son distintas maneras de agregarle valor al producto que se quiere comprar, que, de ser online, no se obtendría. 

También te puede interesar: ¿Ecología o marketing?: la firma de fast fashion que alquilará sus prendas

En el rubro gastronómico, se va pasando el rumor y cada vez son más los restaurantes o bares a puertas cerradas. Utilizan el misterio de direcciones o puertas ocultas y pistas claves para ingresar.

Lugares cálidos, con atención personalizada y sensaciones diferentes, quizás el nuevo lujo de esta década. 

Cada día nuestras vidas son más rápidas y nos encontramos bombardeados de información con avisos, alertas, me gusta, mails y demás. Es por eso que los consumidores buscan entornos que re imaginen sus espacios de compras como escape del bullicio de las calles y los lleven a nuevas experiencias. 
 

at Florencia Lerner

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios