Wednesday 29 de May de 2024

MODA | 23-05-2023 08:02

Cabinet Oseo: un paseo por el universo de esta dupla creativa

Son referentes indiscutidas de la joyería contemporánea y, además de pequeñas piezas, realizan también esculturas. Memorias del futuro es su nueva muestra que se presenta en la residencia porteña de Victoria Ocampo. 

Muelas que mutan en anillos, una columna vertebral metálica, el corazón de resina que late en la entrada de una casa que es taller y respira como un organismo vivo. Celina Saubidet y Marina Molinelli Wells, escultora y diseñadora respectivamente, son la mente, las manos y los órganos vitales de Cabinet Óseo.

Revolucionaron la joyería contemporánea con piezas inspiradas en el interior del cuerpo humano, encontraron la belleza en un carozo, una hoja o los entramados celulares. Realizaron esculturas a gran escala y marcaron un hito en el 2019 con su muestra Reinos. Por estos días la adrenalina se apodera de la mítica residencia de Victoria Ocampo en Barrio Parque donde montaron Memorias del Futuro, una experiencia en la que el pasado es puro porvenir y el tiempo no para.

Cabinet Oseo

“La muestra está desdoblada en dos partes, una de escala monumental y otra más intimista, donde entrás a la casa de Victoria Ocampo”. Celina Saubidet

 

-Estamos en un momento donde la cultura vuelve sobre su pasado. Desde obras autobiográficas hasta películas como Argentina, 1985 dan cuenta de eso. ¿Por qué su muestra se llama Memorias del Futuro?
-Celina Saubidet:
Fue un concepto que apareció cuando empezamos a pensar distintos títulos, nos pareció que como tiene que ver con el cuidado de la naturaleza, poner el ojo en la extinción de las especies, en cómo los humanos somos parte de ella y no meros observadores externos. Memorias del Futuro se relaciona con que los objetos que vamos a mostrar, quizás en el futuro sean memoria, testimonios de algo que ya no existirá. Pero por otro lado, la memoria del futuro es el presente, nos gustó ese juego temporal.
-Marina Molinelli Wells: Además esta muestra va a hacerse en la casa de Victoria Ocampo donde se fundó la revista Sur, ese lugar traía en su ADN las tertulias y los encuentros que allí sucedieron. Evocar eso, traerlo al presente y poner en conversación temas relacionados con la naturaleza, el pasado y el presente era un modo de volver a encender ese ámbito. 

Cabinet Oseo
Las piezas de joyería con el sello de Cabinet Óseo. 


-¿Quienes la visiten se encontrarán con una distopía donde tiene lugar la esperanza?
-CS:
Si, hay elementos apocalípticos, pero con una idea final esperanzadora, una distopia positiva con esculturas que llevaron mucho tiempo de ejecución porque fueron producto de un trabajo comunitario, y en paralelo están los objetos para el hogar. Particularmente hay una mesa servida con fuentes y cubiertos que parecen salidos de una unión entre Los Locos Addams y The Crown. Son piezas de arte utilitario, ya en su momento concebimos nuestras joyas como esculturas portables.
-MM: Vamos a comercializarlas pero no estarán en stock, se harán a pedido porque la idea es que sea algo especial donde se pueda elegir los materiales y realizar por ejemplo desde cubiertos para un restaurante hasta una pequeña edición para 6 comensales.


-Ahí también hay un elemento que vuelve del pasado, porque en Argentina es prácticamente imposible fabricar cubiertos de acero inoxidable. ¿A veces lo cotidiano se vuelve un arte impredecible?
-CS:
Cuando decidimos comercializarlos nos dimos cuenta que la parte que entrara a la boca debía ser de acero inoxidable y justamente nos encontramos con ese problema, en el camino nos conectamos con la emblemática marca Volf. Su actual director nos dijo que acá ya se cerró la producción. Cuando estábamos por irnos tristes nos dice “pero yo tengo guardada la última producción de los años 80 sin terminar”. ¡Imaginate la alegría! Empezamos a usar eso, fue una rara mezcla entre nuestros mangos remiten a las especies de la naturaleza con la extinción de la industria, increíble. Además realizamos piezas más libres a las que llamamos “objetos quiméricos” que son creaciones muy cercanas a la estética de las películas de David Cronenberg.


-MM: Todo tiene un tono entre el llamado dramático de atención y la unión entre la belleza de lo barroco y lo naturalista. A ese espacio lo llamamos “Banquete Óseo”. La muestra está desdoblada en dos partes, una de escala monumental y otra más intimista donde entrás a la casa de Victoria. Trabajó muchísima gente para lograr eso, desde Nicole Tursi que es una ex vestuarista del Teatro Colón experta en tocados y sombreros que actualmente vive en Londres hasta una organización social donde hicimos un trabajo comunitario realmente emocionante.

Cabinet Oseo
Caption

“Con la lucha por la ley del aborto fue la primera vez que nos metimos en una causa política y social que nos atravesaba a todas. Mucha gente nos dejó de seguir, pero creímos que ameritaba una toma de posición y lo hicimos”. Marina Molinelli Wells

 

-¿Y cómo fue esa experiencia?
-CS:
¡Hay dos obras que están hechas con latas de cerveza… 4000 latas! Para poder realizarlas tuvimos que convencer a dueños de bares para que nos dieran las latas sin achatar y limpias, pero para poder usar el material había que someterlo a un proceso ablandado, corte y abollado. Para eso contratamos a unas madres adolescentes que participan en la Fundación Jacairá. Nunca habían tenido experiencia laboral y fue algo genial
-MM: En esa Fundación hay un jardín de infantes y entonces ellas están de día con la posibilidad de estudiar, trabajar y recibir todo tipo de asistencia. Hacen una labor increíble que merece ser más conocida, les hicimos la propuesta y les pareció espectacular. Nosotras llevamos todo el material a la Fundación y el trabajo se hizo ahí, así que podían tener a sus hijos muy cerquita.


-No podemos despedirnos sin hablar del dije de corazón que crearon y que se convirtió en un emblema para tantas mujeres durante la lucha por la Ley de Aborto. ¿Se imaginaron algo así? 
-CS:
Nosotras ya hacíamos joyería ósea que reproducía huesos y órganos que incluía al corazón en distintos colores. Cuando empezó la “marea verde”, sentimos la necesidad de sumarnos con el corazón de ese color y también tuvimos que vencer algunos prejuicios porque no queríamos colgarnos del movimiento, pero decidimos tomar una postura clara y además donar parte de las ganancias a fundaciones que trabajaran cuestiones de género.
-MM: También nos pedían el celeste y ahí tuvimos que explicar que no queríamos hacerlo. Fue la primera vez que nos metimos en una causa política y social que nos atravesaba a todas. Mucha gente nos dejó de seguir, pero creímos que ameritaba una toma de posición y lo hicimos. Una vez que salió la Ley pensamos que era la última tanda de corazones verdes, pero se convirtió en un símbolo que trascendió, fue muy hermoso. Y el corazón seguirá latiendo pero no podemos spoilear, los esperamos en la muestra. 

Fotos: Sergio Piemonte. 

 

 

at Marcela Soberano

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios