Wednesday 24 de July de 2024

LIFESTYLE | 04-09-2023 15:04

Yoga Iyengar: equilibrio en cuerpo y mente

La profesora Julia Olcese comparte los beneficios y diferentes poses de esta rama del yoga que fomenta la relajación y calma mental.

Con los años, el yoga más que una práctica, se convirtió en una filosofía y estilo de vida que ayuda a cuidar y fortalecer la armonía entre el cuerpo y la mente. A través de posturas suaves y la concentración en la respiración, el yoga fomenta la relajación y la calma mental de cada persona que la practica.

Existen distintos estilos de yoga, pero el Yoga Iyengar es ideal para quienes buscan realizar una actividad que pueda realizarse a cualquier edad y que aporte múltiples beneficios. Focalizada en la perfecta ejecución de las asanas adaptadas a cada persona, se caracteriza por lograr el equilibrio perfecto entre cuerpo y  mente.

yoga
Yoga Iyengar: equilibrio en cuerpo y mente

Julia Olcese, profesora argentina de yoga, que forma parte de la asociación de Yoga Iyengar Argentina (que nuclea practicantes y profesores en Argentina del método Iyengar con sede en Pune, India), nos explica que “este estilo de yoga no solo se basa en la exactitud y la precisión de cada postura, sino que también adapta estas posturas a las necesidades de cada persona que lo practica. El objetivo es aprender herramientas que nos ayuden a conseguir una postura correcta y alineada para que cada día nuestro cuerpo logre una respiración y atención perfecta”.

“El yoga Iyengar es apto para cualquier momento de nuestra vida ya que nos aporta una serie de beneficios tanto físicos como psicológicos. Con su meditación y práctica logramos mejorar el bienestar, la creatividad y calidad de vida. El yoga nos transforma y nos ayuda a evolucionar”, agrega Julia. 

yoga
Retiro de yoga de Julia Olcese

Principales posturas del Yoga Iyengar

Postura de la montaña reclinada: es una asana para trabajar el equilibrio y relajar la zona lumbar. Se realiza de pie y estirando los dos extremos del cuerpo, los dedos de los pies apuntando hacia arriba (en flex) y los brazos estirados hacia arriba, por encima de la cabeza, tirando de las extremidades en direcciones opuestas.

Postura del triángulo extendido: alivia los dolores de espalda y aumenta la elasticidad. Esta postura requiere de que  ambas rodillas del practicante estén rectas, y sus pies estén firmes y aproximadamente a la distancia de una pierna en el suelo, luego doblamos nuestro cuerpo hacia ambos lados, mejorando la flexibilidad general de la columna vertebral.

Postura del canguro extendida: Fortalece las piernas y los tobillos. Empieza inspirando, coloca la mano izquierda en la cintura y asienta la pierna izquierda. Levanta la pierna derecha y agarra bien el dedo gordo del pie derecho con los dedos índice, corazón y pulgar de la mano derecha. Levanta la pierna hasta donde puedas. Manteniendo firmemente sujeto el dedo del pie rodeándolo con los dedos, quédate de pie con el izquierdo firmemente asentado en el suelo. Endereza las piernas, abre el pecho y alarga la columna vertebral.

Postura de las manos a los pies: ayuda a ganar flexibilidad en los isquiotibiales. Consiste en colocar la parte superior del cuerpo sobre las piernas y llevar nuestra mente hacia adentro.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios