martes 18 de junio de 2019

LIFESTYLE | Hace 3 semanas

Conocé la historia de las mujeres que fundaron su propia isla

Gracias a la organización de un grupo de mujeres, las islas escocesas Eigg son propiedad de sus habitantes y un ejemplo de sustentabilidad en el mundo. 

Soñaban con una vida lejos del ajetreo y el bullicio de las ciudades y trabajaron duro para obtener los derechos de propiedad de las islas escocesas de Eigg y Ulva. Hoy están   reconstruyendo casas, atrayendo a familias jóvenes y recibiendo turistas en los meses de primavera y verano. Compartí la alegría y la energía de estas mujeres pioneras que transformaron e hicieron suyas estas islas. 

Su propio servicio de ferry… Kilómetros de una maravillosa costa virgen... Vida salvaje y emoción... Vistas impresionantes... ostras sabrosas en un entorno mágico... langostas recién sacadas del agua...” son apenas algunos de los comentarios entusiastas de distintos viajeros que visitaron la isla escocesa de Ulva. El 21 de junio de 2018, esta gema oculta se convirtió en propiedad de cinco de sus habitantes. Rebecca y Roury Munro, sus hijos Ross, Matilda y Barry George tomaron las llaves de las casas de Ulva y sus títulos de propiedad.

Al igual que muchas otras en la zona, esta pequeña porción de tierra se había ofrecido en el mercado internacional como un “hermoso parque privado” e inmediatamente fue visitada por unos cuantos magnates en helicópteros que aterrizaban en la vecina isla de Mull. Pero gracias a la ley de reforma de la tierra de Escocia, el fondo de la tierra respaldado por la lotería, y el apoyo del Mull Community Woodland Cy, el sueño de comprar su propia isla se hizo realidad para Rebecca y Roury.

¿Cómo se traducen esas descripciones celestiales que los viajeros hacen de Ulva en el crudo invierno, cuando la luz del día es mínima y las ráfagas de viento hacen imposible que los barcos crucen? entrevistada a mediados de diciembre, Rebecca describió un típico día de la temporada más fría: “Hoy –contó–pasé la mayor parte del tiempo horneando. Hay un mercado de Navidad durante los fines de semana en el pueblo de Dervaig en Mull, y estoy ayudando con un puesto para la escuela primaria. En unas pocas horas, voy a salir en la radio 4 de la BBC para hablar con los periodistas sobre lo que cultivamos en Ulva, ¡que se supone que tiene el mismo suelo que Marte!”.

Habitantes de la isla escocesa

A veces te quedas varada... 
Para Rebecca, vivir en esta pequeña isla no tiene nada de especial. “Puede parecer una vida difícil para algunas personas”, dice, pero no es muy diferente de la vida de muchas áreas rurales. De vez en cuando, podemos quedar atrapados por las tormentas, pero no sucede tan a menudo…” Rebecca, cuya familia es originaria de Mull, estaba a punto de convertirse en una chica de ciudad en Glasgow. Se había anotado en un programa de ingeniería de diseño cuando conoció a Roury, un pescador local de Ulva. El amor hizo su magia, rápidamente se mudó con él y… nunca más se fue. Eso sucedió hace 12 años. ¿Alguna vez tuvo dudas?

“Desde que me mudé a Ulva nunca quise vivir en ningún otro lugar. Las únicas veces que consideré irme fue cuando las cosas se pusieron difíciles con el anterior propietario de la isla, que tenía autoridad en todo gracias a leyes feudales muy antiguas. Estábamos devastados cuando la puso a la venta y pensamos que tendríamos que irnos. Ahora, si alguien me ofreciera un millón de libras para vivir en otro lugar, ¡lo rechazaría!”. Rebecca se puso al frente de la iniciativa de comprar las tierras y se convirtió en la gran fuerza impulsora para lograrlo. Ella fue la que, el año pasado, asumió la difícil tarea de preparar el caso para sus habitantes, haciendo de la compra-venta una “causa célebre” en Escocia.

Habitantes de la isla escocesa

Zanjas, ciervos y pedidos vía Amazon
Rebecca sigue muy comprometida con la isla, los correos electrónicos y las reuniones con su comité ejecutivo, que está formando principalmente por gente que vive en Mull: “Nos ocupamos de todo lo que deben solucionarse, como el muelle o las zanjas, también tenemos que monitorear proyectos que son esenciales para el futuro de la isla, en particular la renovación de casas abandonadas. Tenemos que atraer a familias jóvenes y, al mismo tiempo, reducir drásticamente el número de ciervos. Debido a negligencias del pasado, tenemos vida silvestre en todas partes: hay más de 400 ciervos y no tenemos suficiente espacio para alojarlos…” recientemente se contrató a un cazador para que los cace y luego se venda su carne. La vida en Ulva es así. Un día se pasa cazando ciervos y al siguiente, recibiendo entregas de Amazon Prime... las condiciones en islas pequeñas y aisladas cambiaron gracias a la conexión telefónica 4G y la banda ancha.

Sin duda, la existencia de Rebecca y Roury se volvió más sencilla que hace 12 años: se pueden conectar a Internet, recibir sus compras, ver películas en Netflix o inscribirse en una universidad online. Todos los días de invierno, por ejemplo, rebecca estudia para obtener su título en Filosofía, Política y economía en la Open University of Scotland. Por la noche, si quiere, puede ver películas con sus hijos. aunque durante el verano Rebecca y Roury preferirían ver una puesta de sol a un film, de abril a octubre sus vidas están muy ocupadas. Su restaurante The Boathouse está abierto a los turistas, que el año pasado llegaron a ser más de 5.000. “La mayoría de los días comenzamos a trabajar a las 6 am y 5 am durante la temporada alta”, cuenta Rebecca. Hacemos nuestro propio pan y preparamos mucha comida. Con la ayuda de mi cuñada Emma, podemos recibir entre 30 y 140 clientes por día. Solo cerramos los sábados, cuando el ferry no funciona, y es cuando puedo ir a la playa con los chicos”. Ese es el momento en que pueden caminar a lo largo del océano y recuperar su energía. “Huele el mar y siente el cielo, deja volar tu alma y tu espíritu”, como muy bien escribió el músico irlandés Van Morrison...

Habitantes de la isla escocesa

Mujeres al mando
La historia de Eigg, la primera isla escocesa comprada y administrada por sus habitantes fue y sigue siendo una gran inspiración para Rebecca. Hace 22 años, frustrados por una serie de terratenientes negligentes, los residentes se unieron y colectivamente obtuvieron la tierra. Solo había 60 personas viviendo en Eigg en ese momento; el lugar alberga ahora a más de 100 residentes, incluyendo 19 niños. Las mujeres fueron muy importantes en la fase de transición para estas dos islas, y todavía trabajan en el día a día. Maggie Fyffe, que hoy tiene más de 70 años, luchó por los derechos de sus habitantes para comprarle Eigg a su antiguo dueño, el ex campeón olímpico Keith schellenberg. Maggie fue muy estratégica a la hora de alinear a los medios de comunicación con su causa, aunque le significó 10 años de duras batallas que terminaron en la creación del Eigg Heritage Trust. La compra de la isla no hubiera sido posible sin el aporte de una misteriosa benefactora de origen canadiense que donó un millón de libras a los habitantes de Eigg. La “salvadora” aún permanece en el anonimato, solo se sabe que proviene de una familia que fue perseguida de una de esas islas por el movimiento Highland Clearances en el siglo XIX. En ese momento, los antiguos propietarios de las tierras desalojaron a miles de agricultores y pescadores para dar paso a las ovejas, consideradas más rentables.

Habitantes de la isla escocesa

La isla de Eigg, pionera mundial
21 años después de la compra, Eigg se convirtió en pionera mundial de la vida sustentable, con un 95% de energía renovable gracias a un sistema impulsado por el viento, el agua y el sol. Se construyeron casas, llegó sangre nueva a la isla, y la vida social se organiza en torno a cumpleaños, bodas y otros eventos ... Sarah y George se instalaron como granjeros, Norah, la guardabosques, llegó con su esposo y su hija. Fabricantes de cestería, tejedores, agricultores y hasta diseñadores gráficos también se mudaron a la isla. Además, inauguraron una escuela primaria a la que asisten 6 niños. Nan, una cantante de Dublín, se convirtió en una de las maestras de esta escuela particular, donde el día comienza con una clase de yoga y termina con un taller de canto o teatro ...

Habitantes de la isla escocesa

Nan visitó la isla por primera vez en 2017 para el festival anual de música de Eigg, que son tres jornadas de música, baile y diversión que se realizan en el mes julio. Se enamoró del lugar y 18 meses después todavía vive en Eigg, aunque reconoce que a veces tiene dudas, se siente sola, extraña a sus amigos y sus conciertos de Dublín... Eigg es una de las cuatro islas pequeñas al sur de Skye. Las otras son Rum, Muck y Canna. Esta zona ha sido famosa por sus mujeres fuertes. Según el profesor hunter, un experto en las islas escocesas, hay historias de mujeres guerreras que asesinaban a peregrinos cristianos: “Los paisajes tranquilos de las islas esconden siglos de penurias, intrigas y violencia”, asegura... Hoy no hay violencia solo mujeres que tuvieron la fuerza y determinación para ganar la propiedad de las islas, y la paciencia y la fortaleza para ayudarlas a crecer y prosperar. 
 

at Katie Breen

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios