viernes 27 de noviembre de 2020

LIFESTYLE | 01-06-2020 16:30

Aumento de peso durante la menopausia: por qué ocurre

Una nueva edición de la columna a cargo de Miriam De Paoli en la que cuenta sin tabúes como es vivir la etapa de la menopausia.

¡Hola!¿cómo andan?
Estaba desaparecida. Cuarentena y menopausia no se llevan muy bien que digamos… Los calores bajaron su intensidad pero la sequedad de la piel – en especial de las manos- está potenciada al máximo por el uso de lavandina, desinfectantes, antibacteriales, alcohol en gel, etc. etc. etc.

Pero hoy no vine a hablarles de eso sino de un tema que es recurrente en nuestra comunidad de No Pausa: el aumento de peso en la menopausia

Pareciera ser común escuchar que “la menopausia engorda” (como si por arte de magia de un día para el otro tenemos más peso) y como queríamos sacarnos esa duda, recurrimos a Tatiana Queirel, MN: 7459 (@tqnutricion en redes) para que nos aclare un poco más sobre el impacto que tienen los cambios hormonales en nuestro cuerpo.

También te puede interesar: El día M (o como descubrí que la menopausia había llegado)

Descubrimos un mundo detrás de eso y principalmente el por qué en esta etapa aumentamos entre 4/ 5 kilos inclusive sin cambiar ningún hábito. 

Empecemos por una pregunta que básica, dicen que durante la menopausia lo que cambia es la distribución de la grasa, ¿es así?
¡Exacto! Es decir, si bien la menopausia no causa por sí misma un aumento de peso, durante ella ocurre una relocalización de la grasa corporal asociada a los cambios hormonales, principalmente a la disminución en los niveles de estrógenos.

Esto significa que hay una transición de un patrón ginecoide (grasa en caderas y muslos) a uno androide (grasa abdominal). La nueva distribución de la grasa corporal, con un aumento en la circunferencia de la cintura y la masa adiposa abdominal, está estrechamente relacionada con mayores riesgos de enfermedades cardiovasculares.

Pero entonces sí hay un cambio… ¿cómo hacemos para que nuestro cuerpo no sufra ese impacto?
Bueno, primero que nada es clave entender cómo funciona nuestro organismo y para eso tienen que pensar que existe una relación estrecha entre la energía que consumimos y la que gastamos.

Para mantener el peso o mejor dicho para bajar (quienes notaron el cambio), es necesario generar un déficit de energía ( = gastar más de lo consumido). En el caso contrario, donde la ingesta es mayor al gasto, se produce un superávit, que produce el aumento de peso.  

En todos los casos es necesario trabajar en las dos partes de esa relación, ya sea aumentando el gasto de energía o bajando el consumo.

Sí, muy lindo todo pero bajar el consumo a veces cuesta un poquito. Vamos por el camino de aumentar el gasto de energía, ¿sería aumentar la actividad física?
Mmmm, en parte pero no es todo porque el gasto energético de un individuo está condicionado por la suma de tres factores:

  1. El 60% corresponde al metabolismo basal = consumo de energía necesaria para mantener las funciones vitales del organismo.
  2. El 30% corresponde al trabajo muscular = gasto energético necesario para el desarrollo de las diferentes actividades del individuo.
  3. El 10% restante corresponde al efecto termogénico de los alimentos =  la energía utilizada en la digestión, transporte, metabolismo y depósito de los nutrientes.

(Ojo, hay que tener en cuenta que los integrantes de esta ecuación se interrelacionan y que existen otros factores que pueden modificarla)

Woow!  vamos por partes por favor, ¿el metabolismo basal qué rol tiene en la menopausia?
Bueno, este juega un papel más que esencial en la menopausia y tenemos que prestarle muchísima atención. 

También te puede interesar: ¿A qué se “parece” una menopáusica?

¿Por qué?

Porque aumenta desde el nacimiento hasta la pubertad y disminuye en la edad adulta. Para entenderlo de manera más simple, desde el nacimiento nuestro cuerpo está en constante crecimiento y desarrollo y eso hace que el metabolismo aumente.

Con el tiempo, una vez completado el desarrollo del organismo, que alcanza su pico en la pubertad, el crecimiento y renovación celular disminuye, dando lugar al proceso natural de envejecimiento.

A partir de este momento se da una pérdida progresiva de masa muscular, que es el que causa la disminución del metabolismo basal (que acuérdense que era alrededor del 60 por ciento de nuestro gasto total de energía).

Por ejemplo, si alrededor de los 30 años una mujer utiliza 1300 kilocalorías para mantener sus funciones vitales, es posible que cuando tenga 50 años, solo sean necesarias 1200 kcal.

Esto qué quiere decir en criollo, que si seguimos comiendo lo mismo (aún manteniendo la misma actividad física que hicimos siempre) tenemos un superávit de energía de 100 kcal diarias, lo que en un año representa 4-5 kilos de más.

Seguimos boquiabiertas, ¡son los famosos 5 kilos que “se aumentan en la menopausia”! Sigamos porque esto se pone interesante, ¿y el resto de los gastos de energía que mencionaste qué rol cumplen?
Bueno, el segundo factor a considerar sobre el gasto calórico es el trabajo muscular, que incluye todas las actividades diarias que uno realiza: cocinar, caminar, etc. pero también la actividad física programada.

Aquí es donde nuestros cambios de conducta pueden marcar la diferencia, de todos los componentes del gasto energético, el efecto térmico del ejercicio es el más fácil de modificar.

Si bien los ejercicios de fuerza son recomendables por los beneficios adicionales que aportan, pequeños cambios en el estilo de vida, como caminar más y tomar menos transportes públicos y subir las escaleras en vez de tomar ascensor, también son de gran ayuda inicialmente.

IMPORTANTE: La actividad física regular modifica el gasto de 2 maneras: por un lado, aumentando la energía consumida por el trabajo muscular en sí y por otro lado, aumentando el metabolismo basal al generar un incremento de la masa magra la cual requiere más calorías para su mantenimiento.

También es importante recordar que el ejercicio tiene un impacto directo en la masa ósea, beneficiando su formación y densidad, que en conjunto con el consumo adecuado de calcio ayuda a prevenir la osteoporosis asociada a la menopausia. Lo que nos lleva a la otra parte de la ecuación que es la alimentación.

Claro, el último era algo del 10% y tenía que ver con los alimentos, ¿cambiamos o no la dieta en esta etapa?
Los patrones de alimentación saludable son los mismos en todas las etapas de la vida. Pero durante la menopausia se ve el efecto acumulado de malas decisiones tomadas en el pasado.

Por ejemplo, si no lo hacíamos antes es ahora recomendable tratar de comprar menos comida elaborada y alimentos de paquete, comer lo más simple y casero posible.

Por lo menos el 80 por ciento de la alimentación debería estar compuesta por alimentos con función protectora, que son aquellos que, por su cantidad y calidad de proteínas, vitaminas y minerales, al ser incorporados en la dieta en cantidades suficientes, protegen al organismo de enfermedades de carencia (anemia, osteoporosis, etc.).

También te puede interesar: Cómo enfrenté la menopausia en mi trabajo    

Entre ellos, se encuentran las frutas, verduras, lácteos, huevos, carnes (pescado y carnes magras), legumbres, frutos secos, semillas, aceites vegetales y cereales integrales.

Otra cosa, es más que clave considerar si las cantidades son las adecuadas para nuestros objetivos, tomando en consideración los cambios del metabolismo basal.

Cuando nuestro objetivo es bajar de peso, si uno disminuye las cantidades es aún más necesario consumir alimentos de calidad para no perjudicar nuestra salud.

¿Algunos alimentos producen más gasto que otros?, ¿de qué depende eso?
En un principio dijimos que hay factores que pueden modificar el gasto, los que tenemos que tener en cuenta ahora son:

  1. El fraccionamiento de las comidas diarias. No es lo mismo consumir 1800 kcal distribuidas en 2 comidas que en 4 o 5. A mayor fraccionamiento, mayor será el gasto producido en la digestión. Por esto es importante realizar pequeñas comidas a lo largo del día y no pocas y abundantes.
  2. La combinación de los alimentos en el plato. No es lo mismo comer verduras solas a comer una ensalada con una porción de proteína (ej: pedacitos de pollo o 1 huevo duro). Si consumo solo las verduras el gasto puede ser de un 6 a 7 por ciento, en cambio, si agrego una porción de grasa (1/2 palta o 10 frutos secos) el gasto será de un 14 por ciento y si a esto le sumo una porción de proteína el gasto se puede elevar hasta un 30% dependiendo las cantidades de cada uno. Lo mismo sucede si consumo una porción de carbohidratos solos por ej: fideos o arroz, el gasto será de un 5%, en cambio si lo combinamos bien con verduras, grasas saludables y proteínas el gasto puede llegar hasta un 30 por ciento. Mi consejo es no comer alimentos solos, sino armar platos completos con todos los nutrientes, no solo para un aumento del metabolismo sino también para dar al cuerpo los nutrientes necesarios. Ningún extremo es bueno, ni solo carbohidratos, ni solo proteínas. El cuerpo necesita estar en equilibrio siempre.
  3. La consistencia de las comidas, hay que saber que el cuerpo gasta más en digerir un alimento que hay que masticarlo para que sea consumido a uno que por su modo de preparación y cocción es blando y solo tenemos que tragarlo. 

La menopausia es una etapa más de la vida en la cual- si no lo hicimos hasta ahora- es necesario incorporar hábitos saludables. La clave está en llevar un estilo de vida activo, ejercitarse de manera frecuente y ser conscientes de que nuestra alimentación debe ser lo más completa y natural posible.

Leo lo que piensan sobre este tema. 
Un beso,
Miriam 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios