viernes 23 de agosto de 2019

LIFESTYLE | Hace 3 semanas

Creatividad y diseño eclético: un departamento inspirado en los años 70

La diseñadora Julia Tonconogy, creadora de la marca de alfombras artísticas JT.Pfeiffer, abre las puertas de su departamento en Buenos Aires para mostrar su universo creativo y su mundo pleno de arte, recuerdos de viajes y un sentador espíritu retro.

Ecléctico: así podría definirse el estilo del departamento de Julia Tonconogy. Mientras en una enorme biblioteca conviven los más diversos adornos y objetos, producto de una vida de viajes, no hay pared que no exhiba una obra de arte. O piso, ya que las alfombras que Julia crea con su marca JT. Pfeiffer son piezas únicas y artesanales, trabajos artísticos en sí mismas.

La diseñadora expresa un amor especial por los años 70

“Podría decir que mi estilo es la acumulación de mis mudanzas y experiencias. Hay objetos muy distintos entre sí, pero todo va encontrando su lugar y conviviendo en armonía, porque es parte de mi historia”, describe. Originalmente diseñadora gráfica, el recorrido de Julia atraviesa varias ciudades.

Sus primeros pasos fueron en Buenos aires, donde recién recibida daba clases y tenía un estudio con el que trabajaba para el RRPP Javier Lúquez. Luego le siguió Nueva York, donde comenzó su romance con el interiorismo, y su gen de familia de arquitectos pesó fuerte y la inclinó a anotarse en la Parsons School of Design.

La diseñadora expresa un amor especial por los años 70

Empecé a diseñar más en 3D, haciendo desde velas hasta muebles”, relata. Para cuando conoció a Alan Faena y él le propuso volver a Buenos aires a trabajar en su hotel, había tocado un punto de inflexión en su carrera. “Pasé a la dirección creativa, y me involucré mucho con la estética y la comunicación. Me di cuenta de que iba más por ahí”, cuenta.

El siguiente paso fue un tiempo en Miami, donde se dedicó a realizar interiores de departamentos y lobbies de edificios, y donde coqueteó por primera vez con el mundo de las alfombras. Más tarde, tras una nueva mudanza a argentina, se instaló a trabajar en Casa de Uco, un proyecto familiar de un hotel entre viñedos.

La diseñadora expresa un amor especial por los años 70

Y para cuando consideró que su tarea en ese emprendimiento estaba terminada, volvió a mirar con interés el mundo de las alfombras. Encontró allí un espacio para unir sus variadas inquietudes, y así hace tres años nació JT.Pfeiffer, con producción en argentina y Nepal y venta a todo el mundo, bajo la propuesta de “walk on art” (camina sobre arte).

En sintonía con su variopinto camino, sus diseños son una explosión de color y creatividad. “Los años 70 me tiran mucho, quizás porque nací en esa década. Era una época en la que se usaban mucho las alfombras, y la gente se animaba al color”, apunta.

También te puede interesar: Las plantas son el mejor aliado antriestrés

Entre sus modelos emblema y bestsellers se destacan aquellas piezas con relieve, siempre en tonos vibrantes y que llenan de personalidad al ambiente. Y es que justamente eso es lo que propone la diseñadora, para quien una alfombra es una parte vital de un espacio, “porque basta sumar una a un sillón para tener un living armado”.

Además de su propio ingenio, ofrece modelos realizados en colaboración con diversos artistas, como unos recientes con Andrés Arzuaga expuestos en Nueva York (o unos próximos con Julián Prebisch y Vicente Grondona). En esa ciudad comparte su showroom con Miranda Bosch, logrando pasar de negocio tradicional a verdadera galería de arte. “E incluso cuando no son piezas en colaboración, las presento acompañadas de obras. Considero a mis alfombras arte funcional”, sintetiza Julia.

La diseñadora expresa un amor especial por los años 70

Aunque instalada en Buenos aires, viaja todos los meses a Nueva York por alrededor de seis días por vez, de modo de no descuidar ni a su hijo Teo aquí ni a la pata más global del negocio allá. “El próximo paso es abrir el ecommerce, que me va a dar todavía más amplitud mundial”, anticipa.  En su propia casa, las alfombras dialogan y se superponen con gracia, tan nómades como su creadora.

También te puede interesar: Descubrí la nueva tienda de Dior dedicada al hogar en París 

“Me gusta mover permanentemente los muebles y los objetos. Mi casa está siempre mutando”, describe. También las obras van cambiando acorde a sus intereses y viajes, rodeándose tanto de arte argentino como internacional, siempre contemporáneo. “Me gustan mucho las esculturas y el color. El arte de otros me inspira a diseñar, por eso me encanta rodearme de obras. Cuando quiero crear una nueva alfombra, no miro diseños textiles, miro arte. Y así encuentro el camino”, finaliza.

La diseñadora expresa un amor especial por los años 70
 

at Vicky Guazzone di Passalacqua

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios