viernes 23 de febrero de 2024

LIFESTYLE | 17-03-2023 16:10

Cuando la familia se mete en la pareja

La solución a las recurrentes intromisiones de nuestros amados, pero a veces pesados parientes, es el arte de una buena comunicación.

Famosa es la frase “No solo te casas con tu pareja, te casas con toda su familia”. Pese a que la conozcas así o con otras palabras, el concepto sigue siendo el mismo. El matrimonio viene en combo con una mesa rodeada de tus nuevos parientes en la que no perderán oportunidad de emitir sus opiniones acerca de la nueva alianza con tu compañero.

Familia 1

Pero no hay que precipitarse. No siempre los comentarios se hacen con mala intención, tampoco los de la suegra, que injustamente y quizás por las historias que nos contaron infinidad de películas, se ganó el papel de bruja. 

Suegra

El problema aparece cuando tu pareja nota que das mayor prioridad a lo que piensa tu familia, que a lo que él te sugiere. Y esto se soluciona alcanzando un equilibrio entre ambas partes. 

Familia 3

Lo que sí queda claro es que no podemos dejar que las intromisiones familiares arruinen nuestra relación. Acá te dejamos dos consejos fundamentales para que el vínculo con tu pareja sea a prueba de las opiniones de las familias:

Pareja

  • Busca la felicidad de tu pareja: Te comprometiste a cuidar esa relación, por tanto también tendrás que cuidar de que tu pareja mantenga una buena relación con aquellas personas tan importantes en su vida (su familia). Eso no quiere decir que siempre tengamos que estar de acuerdo con sus opiniones, a veces podemos diferir. Pero aquí es importante recordarnos que “las cosas se solucionan hablando”. No te enojes, no vale la pena, escucha y responde con tranquilidad dando tu punto de vista sobre el tema acontecido.

Familia 2

  • Defendé lo que pensás en un tono calmo: Si el caso termina en una discusión fuerte entre tu pareja y su familia es mejor que, si el tema no te incumbe, te mantengas al margen. Por otro lado, si la temática también te involucra a vos, lo más certero es que te pongas del lado de tu pareja si así lo creés. Pero siempre tratando de calmar las aguas y buscando una conciliación. Si esto no resulta posible, lo mejor es dejar el tema de lado y hablarlo en otro momento, ya con una mayor reflexión sobre el asunto.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios