lunes 6 de diciembre de 2021

CULTURA | 23-11-2021 16:39

Milena Canonero: De La naranja mecánica a La crónica francesa, la maga del vestuario

La diseñadora de vestuario de La crónica francesa y ganadora de cuatro Premios Óscar habló en exclusiva para Marie Claire sobre la nueva película de Wes Anderson.

Milena Canonero es una de las grandes figuras del mundo del cine que hace un trabajo silencioso detrás de cámaras, nada más y nada menos que el diseño de vestuario. Su último proyecto de la mano del director Wes Anderson, La crónica francesa, se estrenó en cines argentinos el 18 de noviembre y es un hermoso poema al periodismo.

La crónica francesa
Milena Canonero: De La naranja mecánica a La crónica francesa, la maga del vestuario

Canonero, quien habló en exclusiva con Maire Claire, inició su recorrido en el diseño de vestuario trabajando en comerciales de televisión, dónde conoció a Stanley Kubrick y ganó reconocimiento mundial por el icónico vestuario de La naranja mecánica. Otras de sus producciones son El resplandor, María Antonieta, El Gran Hotel Budapest, entre otros.

La crónica francesa

-¿La respuesta es siempre sí cuando Wes te convoca para trabajar en una película? ¿Había algo en particular en este guion o historia que te entusiasmara abordar?

-Sí, además, se trataba de Francia, y el elenco... es como encontrarte con viejos amigos, además de que se suman nuevos. Trabajar con Wes es muy especial porque nos acomoda a todos en un lindo hotel, y pasamos mucho tiempo juntos. Si queremos cenar todos juntos, podemos hacerlo, y podemos hablar con Wes al final del día. Es una forma muy especial de trabajar que yo aprecio mucho.

 

-¿Cómo impacta la combinación de blanco y negro y color en el vestuario?

-Debes tomar a ambos en consideración, ambos son muy diferentes. Mantuvimos numerosas conversaciones con Bob (Yeoman), nuestro extraordinario director de fotografía, con respecto al blanco y negro (con el cual yo no estaba tan familiarizada) y con Wes, que sabía qué secuencias quería en blanco y negro, y cuáles en color. Con Bob hicimos pruebas con diferentes colores y telas para ver cómo se verían en blanco y negro; por ejemplo: para lograr el tono de una camisa blanca no usas el blanco, sino otros colores como el celeste. El rojo, según la densidad, se lee como marrón cuando ruedas en blanco y negro. Ciertas densidades de color te pueden crear una reacción óptica diferente.

La crónica francesa
Milena Canonero: De La naranja mecánica a La crónica francesa, la maga del vestuario

-Nos encantaría que nos describieras algunos trajes claves y cómo es el proceso de diseño. En primer lugar, la pollera escocesa, la campera de cuero y el casco de Lyna Khoudri. ¿Qué te inspiró este look de protesta de esta estudiante? ¿Qué es lo que más te gusta de él

-Al investigar sobre la famosa revuelta estudiantil francesa de 1968, puedes ver que estaba todo allí, las jóvenes protestando con sus polleras escocesas plisadas. Nos sirvieron de inspiración, pero también se adecuaban al personaje de Juliette; ella anda en moto, pero también es muy femenina, y fuerte. Todo eso es tan francés: ser femenina, elegante, fuerte y ser tú misma.

 

-En segundo lugar, el vestido naranja de Tilda Swinton con las enormes joyas de oro. ¿Podés contarnos más sobre este traje y el look del personaje? ¿En qué te inspiraste?

-La escena principal de Tilda fue la primera escena que rodamos en la película. Si das en la tecla con el primer traje y la actriz está contenta, tienes la puerta abierta de par en par. Conversamos muchísimo sobre este look con Wes, sobre todo dado que él escribió el personaje inspirado en parte en personas reales. Una de ellas era una glamurosa mujer que vivió en París en las décadas de 1950 y 1960, y que se volvió famosa en la década de 1970 dando conferencias por todo el país sobre su vida entre la élite intelectual de París. Así que al observar a esta mujer chic e inteligente, queríamos mantener su elegancia europea, pero también incorporar sus raíces originales, que fue como terminamos usando esos maravillosos tonos naranjas que también quedan tan bien con el rojo encendido del cabello de Tilda en la película. El set también tenía muchísimo naranja, así que mientras trabajaba en él, desarrollé una comunión entre su vestido, la peluca y el set.

Una de las cosas más emocionantes de este vestido fue crear el estampado. Cuando esta secuencia aparece en medio de todo el blanco y negro, los colores estallan: los colores de las pinturas, los colores del vestido de Tilda, el color del set, todo eso genera un gran impacto. El vestido fue completamente pintado a mano por el mismo equipo alemán que se encargó del serigrafiado de la tela del vestido de Tilda en El gran hotel Budapest.

-¿Cuántos trajes estimás que debiste crear para un elenco coral tan numeroso como éste? ¿Cuáles fueron algunos de los mayores desafíos que debiste enfrentar?

-Creamos todos los trajes de los actores principales: contamos con un enorme atelier cerca de los del departamento de peinado y maquillaje y del departamento de arte, que nos permitía comunicarnos e intercambiar diseños e ideas. Pero también teníamos mucha independencia, así que podíamos confeccionar lo que quisiéramos. La película contó con más de mil extras. Muchos de los trajes de los extras eran alquilados. A mí me gusta seleccionar y elegir cada prenda. No es como comprar pan o salchichas, todo está seleccionado a mano, pieza por pieza, para lograr la imagen que tienes en mente.

 

-¿Cuál es el traje que más te gusta de toda la película y por qué?

-Cada personaje tiene su look y su propia razón de ser; y si estás pensando en el look cabal de un personaje determinado, de los pies a la cabeza, ése es mi favorito en ese momento. Pero todos ellos deben funcionar juntos para tener éxito, así que todos ellos son mis favoritos.

La crónica francesa
Milena Canonero: De La naranja mecánica a La crónica francesa, la maga del vestuario

-¿Pódes hablarnos un poco de la estética de Francia que se nos presenta en la película?. ¿Qué elementos del estilo francés podemos ver en los trajes? ¿Cómo trabajaste con esa estética clásica francesa en el vestuario?

-La película tiene que tener un aire francés... por eso Wes fue a Francia, a un encantador pueblo antiguo que no ha cambiado desde la década de 1960. Y es todo el conjunto, no sólo los edificios, sino también la gente del lugar, y los actores franceses en la película... todo te inspira y está todo ahí, es un todo orgánico. Siempre que podíamos, incorporábamos elementos que fueran franceses, por ejemplo, lo puedes ver en los toques de ese extraordinario azul francés que resalta en la ropa de trabajo de los hombres, en las charentaises (pantuflas típicas) que usan los prisioneros y los uniformes de los guardias.

La crónica francesa
Milena Canonero: De La naranja mecánica a La crónica francesa, la maga del vestuario

La crónica francesa con la participación de Timothée Chalamet, Bill Murray, Léa Seydoux, Owen Willson, Benicio del Toro, entre otros, ya está disponible en la cartera de los principales teatros.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios