viernes 14 de agosto de 2020

CULTURA | 11-07-2020 13:37

Día de la Población: la película perfecta para esta jornada (y sí, está en Netflix)

¿Qué sucedería si toda la humanidad aceptara achicarse para poder “entrar” en un planeta que ya se está convirtiendo en inhabitable? Protagonizada por Matt Damon, Downsizing, es una película ideal para un día como hoy.

El Día Mundial de la Población fue instaurado en 1989 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y busca alertar sobre las diferentes problemáticas demográficas del planeta, haciendo foco en temas como planificación familiar, educación sexual, desigualdad, medio ambiente y pobreza.

Según las últimas Perspectivas de Población de la ONU, se espera que la población mundial aumente en 2.000 millones de personas en los próximos 30 años, pasando de los 7.700 millones actuales a los 9.700 millones en 2050, pudiendo llegar a un pico de cerca de 11.000 millones para 2100.

Estrenada en 2017, Downsizing (traducida acá como Pequeña gran vida y recientemente incorporada al catalogo de Netflix) es una película de Alexander Payne (el mismo de Nebraska y Los Descendientes) que se mete de lleno en esta problemática con una “solución” muy original: miniaturizar a los seres humanos.

También te puede interesar: Día de la Población: conocé a la ONG que trabaja para un futuro sostenible en Argentina y el mundo

En un futuro muy cercano, y aquejada gravemente por la superpoblación y el calentamiento global, la humanidad acepta como “normal” lo que en principio parece una idea loca: la aparición de un revolucionario tratamiento científico que logra encoger a las personas (y a todos los seres vivos) sin graves efectos secundarios.

Desarrollado por científicos escandinavos, el experimento es presentado a la sociedad a través de un grupo de voluntarios pioneros y varios y contundentes resultados de esa experiencia: una pequeña bolsa de residuos que contiene todos sus desechos (¡producidos en 5 años!), mansiones “inteligentes” y sustentables que ocupan la milésima parte que el peor departamento de Manhattan y una vida placentera y en “plena armonía” con el medio ambiente.  

También te puede interesar: Millie Bobby Brown se suma a “la lección más grande del mundo”

“Nos orgullecemos de revelar lo que creemos es el único remedio práctico, compasivo e inclusivo para solucionar el mayor problema de la humanidad, su superpoblación”, dice un atildado científico antes de que su auditorio estalle en sorpresa y aplauso.

De ahí en más, el experimento crecerá a escala global, pero solo en base a la adhesión voluntarios y allí, en la convivencia de ambos mundos y “estaturas”, también reside gran parte del atractivo del filme.

Su protagonista es Paul Safranek (Matt Damon), un tipo de lo más abúlico y gris que tras varios reveses (y una gran crisis financiera) decide sumarse con su mujer (Kristen Wiig) al “programa voluntario de miniaturización”. Y ahí su nueva vida, y una inesperada relación con una refugiada vietnamita (interpretada magistralmente por Hong Chau) comienza...

Sorpresiva, algo dispersa y repleta de “ups and downs”, Downsizing fue la elegida para la apertura oficial de Festival de Venecia de ese año, donde finalmente no se llevó ningún laudo. Tampoco en la ceremonia de los Oscar, a la que llegó con una única nominación de Mejor Actriz de Reparto para la brillante Hong Chau.

También te puede interesar: Por qué “la nueva de Wes Anderson” es la película más esperada del año

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios