domingo 22 de mayo de 2022

WELLNESS | 29-04-2022 07:52

Sexual Wellness: claves para encontrar el bienestar sexual

El sexual wellness es una tendencia que asume que una buena sexualidad no solo implica protegerse frente a las enfermedades venéreas o cuidarse para evitar embarazos no deseados, sino tener un desarrollo pleno del sexo.

¿Cómo definir si tenemos buen o mal sexo? ¿Existe una manera de comprobar que la perfomance sexual está bien... o no tanto? Así como el electrocardiograma sirve para chequear el estado del corazón, la mamografía para descartar enfermedades mamarias o la audiometría para testear el estado de nuestra audición, comprobar el nivel de bienestar sexual no es tan fácil.
En verdad, las sociedades, la cultura y cada individuo en particular tendrán una percepción diferente, propia y hasta intrínseca de lo que implica estar sexualmente “bien”. Esto, sumado a los prejuicios, los mitos y los tabúes que la intimidad ha generado a lo largo de los años. Y que sigue generando.

“El metaverso, la realidad virtual, las aplicaciones de salud sexual y plataformas digitales que permitirán y fomentarán el placer, la intimidad y el bienestar sexual y psicológico”.


La buena noticia es que el bienestar sexual o sexual wellness -como se lo conoce a nivel global- está generando cada vez más atención. No solo se habla de eso, sino que cada vez más personas consultan, se interesan y asumen que una buena sexualidad no solo implica protegerse frente a las enfermedades de transmisión sexual o cuidarse para evitar embarazos no deseados. Estar “sanos” sexualmente hablando es una parte, pero no lo es todo.

Transversalidad 

Precisamente, según la Organización Mundial de la Salud, el bienestar sexual es un estado de plenitud físico, emocional, mental y social relacionado con la intimidad. No es simplemente la ausencia de enfermedad, disfunción o dolencia.
“La salud es integral, no hay salud sin salud mental y emocional, eso es innegable, y, por otro lado, no podemos dejar por fuera la sexualidad”, explica la Lic. Laura Müller, psicóloga y sexóloga con perspectiva de género. Sin embargo, advierte que no hay que “comprar el mandato de ´todas debemos disfrutar de la sexualidad`, porque desde la liberación de mandatos se puede caer en ser sommelier de sexualidades ajenas y, en definitiva, eso es cambiar un mandato por otro”.

Sexual Wellness
Las actitudes hacia la intimidad, el autoplacer y el sexo han cambiado en los últimos años pero, en relación a la sexualidad femenina, esos temas “a menudo son tabú, porque las personas mayores evitan hablar sobre el bienestar sexual con amigos o familiares. Si bien la mayoría de los adultos mayores se involucran en relaciones íntimas y consideran que la sexualidad es parte integral de su calidad de vida, la discriminación por edad en las conversaciones sobre sexo todavía está estigmatizada socialmente”, según se desprende de un estudio realizado por BEAUTYSTREAMS, la plataforma de referencia global de la industria de la belleza, enfocada en investigación sobre tendencias para los equipos de estrategia, marketing y desarrollo de productos en todo el mundo. 


Entonces, ¿cómo atravesar esa barrera de prejuicios para que la sexualidad en verdad se considere un eslabón más a nivel de la salud integral? “Tenemos que hablar más del tema. Y esto es algo transversal. Así como debe haber leyes que acompañen estas cuestiones, y el estado tiene que destinar recursos a, por ejemplo, cuidados sexuales para todxs, debemos hablar más y seriamente sobre estos temas. Desde exigir el cumplimiento de la Educación Sexual Integral (ESI) en todos los colegios, hasta capacitar a mapadres para hablar de ESI en casa. El cambio tiene que ser transversal. Y siempre con la mirada puesta en la salud integral”, recomienda Müller.

Por y para nosotrxs 

Así como durante los meses de aislamiento por el covid-19 los productos y las rutinas referidas al cuidado personal crecieron sustancialmente, el mismo camino comenzó a transitar el sexual wellness.
La especialista Laura Müller confirma esta tendencia en alza, que se ve reflejada en su consultorio. Afirma que cada vez las mujeres y disidencias se animan más a consultar sobre estos temas. 
“En mi experiencia, hace unos 10 años,” -dice- “cuando comencé a atender temáticas de sexología, consultaban mucho las parejas, o mujeres ´mandadas´ por sus parejas. Hace un tiempo que veo que cada vez son más las que consultan, ya sea que están sin pareja o en un vinculo estable, pero son muchas más las que lo hacen convencidas de querer trabajar este área, por y para ellas. Y siempre planteado como un lugar de disfrute, lejos de mandatos (o trabajando para quitárselos), sin presiones y centrado en la exploración, conocimiento y placer propios”.

“La salud es integral, no hay salud sin salud mental y emocional, eso es innegable, y, por otro lado, no podemos dejar por fuera la sexualidad”.

Estos cambios se reflejan también en el incremento en la venta de productos de cuidado íntimo y herramientas de bienestar sexual o juguetes sexuales, especialmente en la Generación Z, TikTokers y  Millennials. Según afirma la investigación de BEAUYSTREAMS, los más jóvenes “están mejor informados y tienen una mente más abierta sobre la sexualidad que cualquier generación anterior, invierten, sin vergüenza, en productos de cuidado íntimo, vibradores y lubricantes”.


Atendiendo a esta realidad y con la intención de borrar las barreras generacionales, las tendencias de mercado demuestran que la categoría de bienestar sexual se está transformando. Busca ser más inclusiva y diversa, con la aparición de nuevas marcas que plantean mejorar la intimidad para todas las personas y garantizar que los productos se comercialicen hacia todos los géneros, orientaciones sexuales e incluso discapacidades. 


¿Qué se viene en materia de sexual wellness? Según cuenta BeautyStreams el metaverso, la realidad virtual, las aplicaciones de salud sexual y plataformas digitales que permitirán y fomentarán el placer, la intimidad y el bienestar sexual y psicológico.
A paso lento, la sociedad está despertando y se está animando a cambiar el foco y, consecuentemente, la forma de encarar la sexualidad, una parte natural de lo que somos. Concientizando y enseñando a que niñas y niños se cuiden, respeten y se respeten.  Más livianas de mandatos, de a poco, las mujeres también lo vamos logrando. 
El sexual wellness, ese aire fresco que nos permite armonizar nuestra salud física con la emocional, llegó para quedarse. 

at Carina Etchegaray

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios