lunes 25 de mayo de 2020

SOCIEDAD | Hace 5 días

Qué significa el parto respetado y cómo exigirlo durante la cuarentena

En la Semana Mundial del Parto Respetado te contamos cuáles son los derechos de cada persona gestante a la hora de dar a luz. Además realizamos un repaso sobre las problemáticas que implica parir en medio de una pandemia.

“A partir de informarnos y sentir la violencia que ejercen en las instituciones decidimos que Lautaro nazca en casa. Luego en el transcurso del embarazo quisimos difundir información sobre los partos respetados en hogares porque las mayoría de las personas no conocen como se realizan”, relata Soledad Bettendorff, licenciada en Artes Visuales del IUNA y realizadora del documental Parirás con Poder.

En el documental se ven distintas grabaciones: una mujer completamente desnuda y en cuclillas en el living de su casa sosteniendo la cabeza de su hijo que se asoma por su vagina.

Otra en cuatro patas en la cocina de su hogar, que abraza a su compañero, mientras espera dilatar para poder parir. También se ve a una mujer sentada en su bañera amamantando a su hijo recién nacido con el cordón umbilical sin cortar.

También te puede interesar: Casi el 75 por ciento de las mujeres sufrió violencia obstétrica en su parto

En distintos relatos que surgen en Parirás con Poder, determinados mecanismos que en las instituciones se realizan a modo de rutina durante el trabajo de parto se ponen en duda.

Aunque cortar el cordón umbilical al instante del nacimiento sea algo normal en los hospitales y clínicas, el bebé debe tener su primera lactancia unido a su madre. Por otro lado para acelerar el trabajo de parto, la mayoría de los profesionales introducen Oxitocina.

Aunque es una hormona que la mujer genera naturalmente en un ambiente cálido y seguro, los médicos prefieren la sintética y la aplican por goteo, método que aumenta el dolor en las contracciones y acelera la respiración del bebé.

Otra de las prácticas comunes en los partos convencionales es la realización de la episiotomía, que es un corte en la vagina para prevenir desgarros. La mayoría de las mujeres no lo necesitan y aunque el desgarro suceda, se cicatriza sin necesidad de puntos.

Parto respetado
Existe la ley 25.929 de parto humanizado y es muy importante conocerla antes de parir

Aunque muchas mujeres la desconocen existe la ley 25.929 de parto humanizado que se promulgó en 2004 pero que aún no está reglamentada completamente.

  • Dicha ley contempla, entre otras cosas, que todas las mujeres al momento de parir tienen derecho a:
  • Ser informadas sobre las distintas intervenciones médicas y decidir si su vida o la del bebe no está en peligro, por ellas mismas.

También te puede interesar: En primera persona: “Nunca me hubiera imaginado parir en esta situación”

  • A ser tratadas con respeto de modo individual y personalizado; a ser protagonista de su parto
  • A que se respeten los tiempos biológicos y psicológicos del parto y se eviten practicas invasivas o suministro de medicación que a veces inducen cesáreas.

Myriam Azerrad es doula e integrante de la asociación civil sin fines de lucro Mamakilla. En su rol de acompañar a las personas gestantes en partos en hogar y en instituciones analiza lo que implica parir en cuarentena.

“En principio no permiten que ningún acompañante ingrese y se deja sola a la persona que está pariendo. Cuando en realidad la ley 25929 indica que tiene derecho a estar acompañada durante el trabajo de parto, parto y postparto”.

A esta situación se suma el altísimo nivel de cesáreas que ocurre en toda América Latina y el Caribe. Según un estudio realizado por The Lancet en 2015 (el último año en el que hay información) el 44 por ciento de los partos se realizan a través de una cesárea.

Es importante entender que dicho procedimiento es una intervención quirúrgica que presenta riesgos reales en comparación con un parto natural. En este sentido, Azerrad afirma que en esta situación las cesáreas aumentaron aún más ya que “los profesionales quieren desentenderse del tema”.

Y agrega: “Ni bien arrancó la cuarentena cerraron los laboratorios y dejaron sin atención a las personas gestantes que debían hacerse controles, ecografías, que quedaron muy angustiadas y sin soporte.

Es patético porque el sistema medico les dice que deben hacerse esa cantidad de exámenes indispensables y con la cuarentena cambiaron el discurso diciéndoles que algunos no eran tan importantes”.

También te puede interesar: ¿Existe una maternidad correcta?

Como doula las convoco a estar mas conectadas, a entender que la gestación es un proceso sexual y no una enfermedad ni un hecho médico. Este momento es interesante porque lleva a las personas que gestan a conectar con su propio cuerpo y a cuidarse”.

Francisco Sarasero es partero, especialista en acompañar a familias que realizan partos en sus hogares, licenciado en obstetricia y profesor de la UBA, formó parte del rodaje de Bettendorff y sostiene: “En las instituciones se apropian del tiempo del trabajo de parto, quieren que sea todo rápido y parecen fábricas de hacer bebes.

Además asegura que la mejor posición para parir es de pie, en cuclillas o cuatro patas y no acostada como habitualmente se realiza en clínicas y hospitales.

“Si la mujer decide elegir el miedo, el aceptar todo lo que provenga de la institución también elige traer a su bebé al mundo de esa forma.

Optar por el parto en casa es algo de mucha responsabilidad, es hacerse cargo del nacimiento una misma, es informarse y prepararse”, agrega Bettendorff.

Y finaliza: “El parto reveló mi identidad más profunda, la confianza en mi cuerpo, la alegría de verme, de ser mujer, fue como volver a nacer."

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios