domingo 7 de marzo de 2021

SOCIEDAD | 08-05-2020 18:55

Mrs. America: Los hechos detrás de la serie feminista del momento

Protagonizada por Cate Blanchett, la serie de Hulu refleja los ataques que sufrieron las feministas norteamericanas de la década del 70 para conseguir la igualdad de derechos civiles. Una historia que, por momentos, se vuelve ferozmente actual.

“Ya que somos las mujeres las que tenemos bebés y no hay nada que podamos hacer al respecto, nuestras leyes y tradiciones deben obligar a los hombres a proporcionar el sustento económico. Esa la obligación del hombre” decía Phyllis Schlafly en sus discursos contra la aprobación de la Enmienda de la Igualdad de Derechos (ERA por sus siglas en inglés) a principio de los años 70.

Conservadora hasta la médula, esta ama de casa republicana de Misuri (encarnada ahora por Cate Blanchett) fue una de las principales opositoras a las activistas feministas como Gloria Steinem, Betty Friedan. Ese conflicto es la base de la nueva serie de Hulu y FX (lo más probable es que a nuestra país llegue por la pantalla de Fox), Mrs. America.

También te puede interesar: ¿Por qué es importante elegir terapeutas con perspectiva de género?

La ERA fue escrita originalmente en 1923 por Alice Paul y Crystal Eastman, ellas lucharon para ratificar la igualdad de los derechos de las mujeres, recibiendo rápidamente el apoyo de Demócratas y Republicanos pero sin lograr el objetivo.

Fue la congresista Martha Griffiths en los años 70 la que se encargó de sacarlo del Comité Judicial, donde había estado estancado por décadas, para poder debatir al ERA en el Congreso por primera vez.

Para muchos fue gracias a la publicación del best-seller de Betty Friedman, La Mística Femenina (1963) cuando empezó a surgir la Segunda Oleada Feminista.

Ese libro puso en primer plano el trabajo a tiempo de completo de las amas de casa, sin remuneración, sin descanso, manifestando la frustración que muchas mujeres sentían pero que no podían o no se animaban expresar.

Y fue esa escritora, junto a la periodista Gloria Steinem, la asesora presidencial Jill Ruckelshaus y la congresista Bella Abzug quienes se convirtieron en las caras más visibles de esta cruzada que marcó la década.

Mrs America
Las ideas de Phyllis Schlafly perviven hasta hoy.

En 1972 tanto la cámara de Representantes como el Senado le dieron su aprobación con una amplia mayoría a favor de la igualdad de los derechos de las mujeres.

La batalla entre Schlafly y las feministas comenzó durante el proceso de ratificación que requería la aprobación de 38 estados en un plazo de 7 años, algo que no se consiguió gracias a esta ama de casa conservadora, experta en energía nuclear, egresada de Harvard que se dedicó a “defender los derechos de las mujeres reales”.

Su discurso marcó tanto a la sociedad norteamericana que hoy a casi 100 años de su creación todavía hay estados como Florida, Carolina del Norte o Georgia que se niegan a ratificar al ERA.

Lo más impactante de Mrs. America, es ver cómo a pesar de estar basada en hechos reales situados a principio de los setenta toca temas tan actuales, ¿tan poco avanzamos...?

También te puede interesar: “Hay que terminar con las terapias de reorientación sexual”​

La triste respuesta parece ser que sí, una problemática que no sólo afecta al país del norte sino al resto del planeta. En El Segundo Sexo (1949), Simone de Beauvoir se plantea la raíz de la desigualdad entre hombres y mujeres, y al reflexionar sobre el tema se sitúa sobre el cuerpo en el centro del feminismo.

Si consideramos que la existencia humana está definida por su situación, entonces la corporalidad de la mujer y los significados sociales que se le atribuyen condicionan su existencia. Una afirmación tan exacta que continúa vigente, con la mujer aún sometida a todo tipo de estereotipos y tabúes relacionados con su cuerpo impuestos por una sociedad patriarcal que hace uso y abuso de ello.

En Estados Unidos, el estado de Virginia ratificó la ERA en enero de este año convirtiéndose en el estado número 38 que tanto necesitaron las mujeres hace casi cuatro décadas atrás.

Tarde pero en el momento justo después del movimiento de #MeToo que marcó el fin de años en silencio de muchas mujeres de todo el mundo que se animaron por primera vez a contar sus experiencias de abuso y discriminación. Las mujeres se están expresando y este podría ser el escenario definitorio para que finalmente se vuelva tratar la Enmienda.

También te puede interesar: 9 series feministas que no podrás dejar de ver

La sociedad está cada vez más consciente de la desigualdad entre el hombre y la mujer pero, ¿es suficiente? Todavía son pocos los hombres que ayudan a sus parejas con las tareas del hogar, la desigualdad salarial sigue sucediendo, los femicidios no paran de aumentar y en muchos países (como el nuestro) las mujeres todavía no pueden decidir sobre sus propios cuerpos al negarles el derecho al acceso al aborto con todos los peligros que eso conlleva.

La historia dirá si esta nueva oleada feminista que se generó en los últimos años logrará por fin cambiar algo.

at Jimena Sampataro

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios