Tuesday 23 de July de 2024

SOCIEDAD | 03-04-2023 08:02

Día del personal de casas particulares: la lucha por sus derechos

Hoy se celebra este día y desde Grow consultora hacen un estado de situación del sector en nuestro país.

El 3 de abril se conmemora en Argentina el Día del personal de casas particulares. Desde 2015 se trata de un día no laborable para quienes realizan esta tarea, que son en su gran mayoría mujeres. Desde Grow- género y trabajo analizamos las principales problemáticas de un sector atravesado por estereotipos de género, y reflexionamos sobre algunas iniciativas para mejorar las condiciones laborales.

Una problemática que no es solo nacional

Argentina no es ajena a una tendencia que se da a nivel mundial, que tiene que ver con la feminización de este trabajo, y con las altas tasas de informalidad. Según estimaciones de la CEPAL, en la región hay entre 11 y 18 millones de personas que realizan trabajo doméstico remunerado. El 93% de esas personas son mujeres, y cerca de 8 de cada 10 lo hacen en condiciones informales (CEPAL 2020).

Los datos de nuestro país siguen la misma tendencia. La división sexual del trabajo y la vinculación de las mujeres a las tareas domésticas y de cuidado, hacen que el 99% de los 1,4 millones de puestos de trabajo en el país sean ocupados por mujeres (ONU Mujeres, 2022). Y lo mismo sucede con la tasa de informalidad, que en el país se ubica alrededor del 77%.

Por más generalizada que sea esta realidad, resulta curiosa la precarización e invisibilización de un sector que es central. Según Carolina Villanueva, co-fundadora y directora de Grow-Género y Trabajo, “este sector sostiene al resto de los sectores, la posibilidad de que todas las demás personas podamos salir a trabajar y hacer nuestra labor en el ámbito productivo depende, necesariamente, de este trabajo que está detrás”.

Algunas iniciativas

Si bien los números muestran una realidad poco auspiciosa, en los últimos años han habido una serie de políticas que en parte mejoraron algunas condiciones, al tiempo que permiten trazar algunas líneas para trabajar a futuro.

En nuestro país, la ley 26.844 de 2013 sienta las bases para reglamentar la actividad e igualar los derechos de las trabajadoras de casas particulares a los garantizados por la Ley de Contrato de Trabajo. Por otro lado, quienes pagan impuesto a las ganancias, tienen la posibilidad de deducir de dicho impuesto el salario del personal a cargo. Así, con estas dos medidas, en los últimos años se pudo avanzar muchísimo en la formalización: del 6% de trabajadoras registradas en 2003, hoy ese número se eleva a 23%. Muy lejos, igualmente, no solo del ideal, sino del promedio del país, que se ubica en 63%.

Lo que dejó la pandemia

La baja tasa de formalidad deja expuestas a muchísimas trabajadoras a la vulneración de derechos. Eso fue lo que sucedió, por ejemplo, durante la pandemia de Covid-19, en donde alrededor de 400 mil trabajadoras se quedaron sin empleo. En ese contexto es que surge Registradas, un programa a partir del cual el Estado nacional  se hace cargo del 50% del salario de la trabajadora durante 6 meses (para personas trans, personas con discapacidad, o personas con hijos/as con discapacidad, este plazo puede extenderse).

El papel de las organizaciones

Por otro lado, el decreto 144/22, que reglamenta el artículo 179 de la Ley de Contrato de Trabajo promueve acciones que pueden tener efectos positivos para el sector. A partir de esta normativa, las organizaciones de más de 100 personas deberán ofrecer espacios de cuidado para su personal. Aquellas instituciones que no puedan garantizar esos espacios, deberán abonar el pago de los servicios  en “concepto de reintegro de gastos de guardería o trabajo de cuidado de personas, debidamente documentados”. 

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios