sábado 3 de diciembre de 2022

PERSONAJES | 24-11-2022 08:02

Paul Mescal: conocé al actor del momento, que no tiene redes y no para de cosechar elogios en la industria

Hablamos con este actor irlandés que hoy estrena la película Aftersun, aclamada en el último festival de Cannes.

Calum y Sophie son padre e hija, aunque algunos se confundan y piensen que son hermanos. Ella está al borde de la adolescencia y él, cerca de los 30, tiene un pie puesto en la adultez. Ella vive en Escocia con su mamá, él en Inglaterra y unos días de vacaciones en Turquía con más voluntad que dinero pondrán de manifiesto todo lo que los une y los separa.

Aftersun, que después del estreno en cines llegará también próximamente a MUBI, es el primer largometraje de Charlotte Wells y desde el Festival de Cannes que no para de estar nominado a todos los premios. La suya es una historia de nostalgia por lo que fue y de tristeza por lo que pudo ser, una canción de amor hecha de cuerpos que danzan, karaokes desafinados, partidos de pool, eternas tardes de verano, primeros besos, videos y despedidas.

Pero la fuerza de Aftersun reside en la milagrosa debutante Frankie Corio y sobre todo en Paul Mescal, el actor al que le bastaron una serie, Normal People, y tres películas, The Lost Daughter, God´s Creature y Aftersun, para estar en el podio entre los mejores de su generación.

Paul Mescal

En su cuerpo Calum encuentra todas las aristas, desde la complicidad y el amor por su pequeña hasta la nube que lo persigue dentro de su cabeza. Hay una fragilidad que solo se devela con pequeños apuntes y una procesión que va por dentro e implosiona. La interpretación de Mescal es tan potente que conmueve hasta llorando de espaldas a la cámara.

Dicen que no es muy amigo de las notas ni de las redes sociales, fue un pionero en salir corriendo de todas cuando sintió que iban a interferir con su trabajo, pero se le notan las ganas de defender a Aftersun y recibe a Marie Claire dispuesto a hablar de todo. Su pasión indie, como encarnar al padre de una adolescente a los 26, unas amigas admiradas y admirables, algunos pasos en la pista de baile y como evitar pensar en Marlon Brando a continuación.

-Leí que te gusta mucho el cine independiente, calculo que te deben llegar muchas propuestas, ¿por qué le dijiste que si a una ópera prima como Aftersun?

-Totalmente cierto, amo el cine independiente. Le dije sí a Aftersun porque me imaginé que Charlotte Wells iba a hacer algo especial, vi sus cortos y estaba seguro, el guión era uno de los mejores que había leído. Además mi personaje me pareció interesantísimo, sorprendente , rico en matices …y también creo que la gente no estaba esperando que hiciera un papel así. Si juntás todo era imposible decir no.

-Ya que mencionaste el guión, ¿te sorprendiste al ver que tu personaje era padre de una niña de 11 años? ¿Cómo encontraste la vuelta para interpretarlo? Porque recién tenés 26 …

-Cuando lo leí no me importó, nunca se me cruzó por la cabeza que el público pensara “¡que decisión rara para el papel!”. Cuando leés un guión te pasa algo inexplicable, tenés que sentirlo, conectar con el personaje y eso se dio al instante. Por otro lado sé lo que es ser hijo, lo que es ser chico y desde ahí me parece que puedo imaginar lo que significa ser padre. No creo que uno necesariamente tenga que experimentar algo en su propia vida para empatizar y actuarlo ¿porque sino te imaginás lo aburrido que sería ser actor? (risas).

 

Paul Mescal

-Finalmente se está hablando de algo que fue tabú , me refiero a la salud mental. Tanto en Normal People como en Aftersun es un tema importante. ¿Cómo te aproximaste a la complejidad psíquica de tu personaje, un hombre joven envuelto en una lucha interna?

-Creo que es una parte fundamental de ambos personajes, el de Normal people y este, cada uno lo sufre a su manera y tiene una propia cruz personal . Calum, mi personaje en Aftersun, está en una época como los noventas donde rige el famoso “de eso no se habla”, no puede charlarlo con su entorno, con sus amigos ni en terapia, es un tipo que la mata callando. Y entonces lo invade esa tristeza que pelea por salir a la luz y no consigue expresarse. Me parece que el padecimiento psíquico es un tema fundamental al que se le anima esta película y estoy muy orgulloso de ser parte de esta discusión sobre la salud mental que estamos teniendo. Hay cuestiones que necesitamos hablar, cuidadosamente y con respeto, en este caso es una tema central que motoriza muchas acciones de mi personaje a lo largo de su historia.

-Hay una escena fundamental en la que Calum logra soltarse  a su manera y es cuando padre e hija bailan Under Pressure. Esa quizás sea la síntesis de la película, un hombre bajo presión que pese a lo difícil que es lidiar con su condición se permite ser amoroso. ¿Cómo la trabajaste?

-En esa escena lo di todo…para pasar un papelón (se ríe). Traté de no hacerle pasar calor a Frankie, no sabés la vergüenza que tenía de bailar conmigo, nos cubríamos en nuestras propias incomodidades, me parece que esa es quizás como decís, la síntesis de la relación padre e hija. Imaginate, me parece que no existe un solo hijo que no sienta que está pasando el papelón de su vida cuando baila el padre. Pero te digo que hacer esa escena fue muy divertido de verdad, son esas cosas que disfrutás  porque son un respiro dentro de la película que es más enrarecida y oscura. Esa escena es una expresión de muchas cosas que pasan en el filme pero contadas de diferente manera.

-Hablando de baile, ¿es verdad que te gustan los musicales? ¿Ayudó en algo para tirar esos pasos?

-¡Si, me gustan los musicales! Y…realmente no ayudaron para esto (risas). Lo que pasa es que el tono de Aftersun no se puede conectar con ningún musical, quizás me equivoco y soy yo que no se me ocurre  pero no pude encontrar referencias ahí.

-Trabajaste con Olivia Colman en The Lost Daughter y también con Emily Watson en God´s Cratures. ¿Qué significó para vos actuar junto a esas actrices emblemáticas ?

-Guardo esas dos experiencias entre los momentos más memorables que viví. Ellas están desde hace tanto allá arriba, en el máximo nivel y no se puede creer lo generosas que son, de qué manera comparten su conocimiento del oficio con los actores que están comenzando. No había pregunta que no me contestaran, nunca les molesta nada, siempre son tan cariñosas y amables siendo mujeres excepcionalmente talentosas. ¡Aprendí tanto pero tanto trabajando todos los días junto a ellas! ¿Sabés lo lindo que es poder decir que son mis amigas?

-Hablemos del futuro, en Aftersun interpretás a un padre cariñoso, tierno y vulnerable pero tu próximo desafío es protagonizar en teatro Un Tranvía Llamado Deseo. Stanley Kowalski es un personaje que está en las antípodas, es  violento, rabioso y además…fue el rol consagratorio de Marlon Brando. ¿Cómo pensás abordarlo?

-En principio puedo decir que estoy tratando de ni siquiera pensar en Marlon Brando, por las dudas (se ríe). Obviamente es un proyecto increíble y te confieso que es una de mis obras favoritas de todos los tiempos. Empezamos los ensayos en unos días y estoy ansioso, me la paso contando las horas para capturar a esa bestia que es Stanley Kowalski.

-Este fue tremendo año tanto para vos con Aftersun y God´s Creatures que la rompieron en el Festival de Cannes, como para Daisy Edgar -Jones, tu compañera de Normal People, que estuvo en la película Fresh y en la serie Por Mandato del Cielo junto a Andrew Garfield. ¿En sus más locas fantasías se imaginaron todo esto?

-No me sorprende en lo más mínimo que Daisy haya tenido semejante año porque su talento es tremendo. Compartimos Normal People, uno de los mayores proyectos que tuve, y verla ahora haciendo tantas cosas y protagonizando en un gran nivel es espectacular. Te lo digo así: Estoy orgulloso de mi amiga. Es genial poder charlar de todo lo que nos está pasando y es medio increíble también.

at Marcela Soberano

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios