martes 4 de octubre de 2022

PERSONAJES | 29-12-2021 17:40

La nueva vida de Margarita Wais: lejos de la tele y con emprendimiento propio

Retomó una antigua tradición familiar y creó su firma de joyas de autor, By Margot Jewelry. Acá nos habla de ello, de su alejamiento del medio y de la vigencia de un antiguo mandato televisivo: la “conductora joven, flaca y linda”.

Ex jugadora de squash, apasionada por el deporte y la comunicación, Margarita Wais realizó un largo camino como presentadora y conductora televisiva, en señales como América TV, TyC Sports y, especialmente, Fox Sports, donde estuvo casi 18 años.

Alejada del medio hace tiempo, acaba de darle forma definitiva a su nuevo emprendimiento: By Margot Jewelry, una firma de joyas de autor con la que recuperó la tradición de su abuelo Jaime, joyero artesano. Acá, nos habla de esa historia y nos comparte los recuerdos y anhelos de su nueva vida.

Margarita Wais
Margarita frente a su nuevo rol.

-¿Cuándo y cómo surgió exactamente la idea de crear By Margot Jewelry?

-Cuando dejé la televisión, pasé por una etapa de mucha introspección, de silencio, estaba desorientada, dejé de “convencer” para conocerme a mí misma, eso me conectó con mis orígenes, con mi sensibilidad para percibir la belleza de las cosas y empecé a imaginar y crear mentalmente de nuevo. Desde pequeña me encantaba pintar, bordar y hacer collages.

Después de estudiar en la Escuela Panamericana de Arte, uno de mis primeros trabajos fue intervenir camperas de jean con aerógrafo y tachas; mientras cursaba la carrera de de Diseño Gráfico en la UBA, trabajaba al mismo tiempo free lance diseñando marcas y packaging , recuerdo que Dreamer Chocolates es una de ellas.

Soy una guardadora de recuerdos potenciada desde muy chica, sobre todo de anillos que me hizo mi abuelo Jaime, que era “joyero artesano”. Su taller tenía cajones llenos de dijes y partes de joyas viejas, piedras y camafeos, que me fascinaba tocar y revolver. No tengo dudas que todo su ADN está presente en cada una de las piezas que forman parte de By Margot.

Margarita Wais
El packaging, todo un diferencial de su marca.

-¿Cómo describirías tu marca?

-By Margot Jewelry es el resultado de mi pasión por el diseño y la creatividad. Amo reinventar y darle nueva vida a los objetos. Es una marca que no se basa en tendencias, son joyas con Alma, colecciones con concepto. Cada colección tiene su propio universo e inspiración, la mayoría de ellas -Victoria, Roma, Amma, Leia, Violette, Malala- lleva el nombre de mujeres valientes, arriesgadas, distintas. Cada una de ellas fue o es una joya de la humanidad.

Por otro lado, siento que el boxing, el packaging en By Margot es el distintivo, cada pieza que se vende lleva un embalaje especial, un paquete personalizado, una experiencia de unboxing única, un mimo para quien lo recibe.

 -¿Por qué volviste al camafeo, una pieza algo “olvidada”? ¿Creés que puede volver a emerger con fuerza?

-Me gusta mucho lo antiguo, los camafeos y relicarios, en especial. Tenerlos es como sentir que llevo el buen pasado conmigo, la bella melancolía, lo artesanal, lo realizado a mano (como muchas de mis piezas) que tiene un valor y una belleza especial.

Los camafeos son arte en miniatura, pequeñas esculturitas, ya sea de figuras, paisajes tallados en piedra, caracol o vidrio, me encanta reciclarlos en nuevas piezas, asi como también recrearlos en Resina, con signos del zodiaco e iniciales. No sé si volverán a emerger con fuerza los o si serán tendencia, pero lo cierto es que descubrí, a través de mis clientas que ¡tienen un club de fans muy apasionado!

Margarita Wais
Los camafeos y relicarios son parte de su identidad.

 -¿Y qué descubriste en este nuevo rol de emprendedora?

-Emprender este nuevo proyecto, uno más y muy distinto, significó volver a soñar y sobre todo volver a sentir pasión en tiempo presente, hacer desde cero, crearlo, desarrollarlo, que sea interpretado, que genere empatía con un otro que se identifique con el producto y con un concepto de marca.

Al mismo tiempo significa volver a surgir desde el anonimato, esta vez, el foco está puesto en La Joya, no en mí como protagonista y, eso me da mucha paz.

Montar una tienda online fue el gran desafío que me sacó de una zona de confort para aprender sobre tecnología, codificación, desarrollo de plataforma de ventas, utilización inteligente de las redes sociales, conocimientos comerciales y financieros, nuevos lenguajes de comunicación y canales de venta y cobro. Esta es la otra gran pata de emprender, además del aspecto creativo y de Diseño.

Obviamente el éxito se consuma con la venta y en el caso de By Margot el objetivo, además, está en crear un espacio y comunidad que se va armando con gustos e intereses comunes por la joyeria, el arte, moda y cultura, y eso incluye a todas las edades.

No pienso en By Margot como una apuesta, sino como una actividad que es rentable, pero sobre todo apasionante y muy en tiempo presente, con posibilidades de crecer cada día sin límite…

-Te gusta o te disgusta cuando te encontrás con la nota típica de “Qué fue de la vida de…?

-Una de las primeras cosas que aprendí, a la fuerza, cuando dejé Fox y Torneos, es que la etapa “persona de los medios” es como una burbuja en la que gozás de beneficios y reconocimiento, los cuales desaparecen un tiempito después que termina un contrato o cuando tu cara ya no está en pantalla.

Estuve muy triste y con ansiedad el primer tiempo sin hacer televisión después de 20 años ininterrumpidos…

Pero en mi vida hice cambios muy abruptos de actividad, y eso me permitió desarrollar un grado de resiliencia mayor, como para sostenerme en el proceso de cambio, hasta que llegó un momento en el que ante la pregunta “no volvés más, ¿qué estás haciendo?” sentí que no había nada que me hubiera conquistado realmente.

Margarita Wais
Anillos By Margot Jewelry.

-¿Y qué responderías hoy a esa pregunta, qué fue de tu vida?

-Respondería que descubrí una vida apasionante detrás de cámara, que produje el documental El Campeón imposible, sobre el andar de la selección argentina de fútbol en 1986, pero desde a visión de jugadores europeos, con un estilo de relato casi poético/ histórico, que estuvo en Netflix un par de años, que me dio mucha satisfacción y que fue premiado por la Federación de Cine y Tv Deportiva, en Milán.

Que intento llevar adelante una serie sobre mujeres deportistas de alta competencia y sus historias de vida, de discriminación, sacrificio y sufrimientos, de resistencia y triunfos, sobre la cual investigué muchísimo, y me apasiona especialmente por mi pasado de deportista profesional (fui jugadora de Squash, Campeona Argentina y Sudamericana y competí en categorías de hombres por falta de mujeres). Por ahora estoy esperando conquistar a la productora o plataforma que se anime a producir ese desafío...

Además de todo eso y de mi marca, disfruto mucho de acompañar y tener tiempo para mis hijos, Brando, de 10 años, y Violeta, de 15, que es artista, canta increíble y además es mi modelo en By Margot, mi musa inspiradora. ¡Y también disfruto de poder viajar mucho más!

-¿Extrañás la televisión diaria?

-Sí, bastante, sobre todo la adrenalina del “Vivo”, las luces, el ida y vuelta con el público; pero al mismo tiempo sé que la pantalla exige caras jóvenes y cuerpos impecables y ya no estoy para que me comparen con chicas de 25 años… Mi alma no es feliz con eso..  

Por otra parte, pertenecer al medio y conservar tu lugar implcia prácticamente, estar disponible 24 x 7 y contar con los dedos los días de vacaciones o descanso... Y ya no quiero eso en mi vida, armé una familia hermosa con la que quiero pasar más tiempo.

Margarita Wais
Inspiración vintage para todas las edades.

-¿Cómo ves la situación de las periodistas y conductoras mujeres hoy? ¿Sentís que cambió en algo de cuando vos trabajabas?

-El panorama de los medios cambió en varios aspectos, aunque en otros, no tanto... Hay mucha más aceptación hacia periodistas o conductoras mujeres en deportes, pero el prototipo de chica-joven-flaca-linda sigue bastante vigente…

Lo bueno es que se le da mucha más cabida y oportunidades a la mujer, basta con ver los programas deportivos, hay colegas increíblemente buenas como Morena Beltrán o Luciana Rubinska, que la rompen, que te dejan con la boca abierta de lo mucho que saben, y la vocación que tienen para comunicar, porque ese es un aspecto importante: la impronta y el carisma para comunicar, la llegada a la gente.

Siempre me entusiasmó en particular la relación palabra-mensaje-calidez. Creo que las nuevas generaciones, consumen medios a través de distintas plataformas y tienen totalmente asumido como natural que un hombre o una mujer conduzca, dirija, opina, produzca, edite. Casi que el machismo es algo pasado de moda.

Margarita Wais
Su hija Violeta es una de las modelos de la marca. 

-Hace poco se hicieron públicas denuncias de maltratos y acosos de mujeres de parte de un conductor muy famoso. ¿Cómo fue tu experiencia, sufriste ese tipo de maltratos?

-Mi recorrido a lo largo de 20 años en los medios, osciló, en sus inicios, entre la inconsciencia y las ganas de descubrir aquel mundo atrapante, y el constante mantra “tenés que pagar derecho de piso”, con el condimento de irrumpir además en un terreno casi totalmente ocupado por hombres…

Te diría que si bien no sufrí maltratos, banqué cosas como por ejemplo: “con los deportes no vas a llegar a ningún lado”, o productores que confiaban más en la palabra de mi coconductor varón, algún colega que no me dejaba hablar o relatar jugadas en algún resumen de noticiero… Y por supuesto las chances de coberturas en el exterior como un mundial, tardaron mucho en llegar para mí, porque supuestamente no era todo terreno…

Como productora ejecutiva de mi último documental “El Campeón Imposible”, estuve al frente de un equipo 95% compuesto por hombres, y tampoco fue fácil, sobre todo para ellos el hecho de seguir mis directivas… Me acuerdo y me da risa el doble check que hacían siempre antes de llevar a cabo lo que les pedía…

Hoy no sé bien cómo será, estoy alejada del día a día de los medios, pero supongo que habrá cambiado porque hay menos miedo a denunciar, a plantarse y reclamar lo justo o simplemente decir: “valorame por lo que soy, por mi performance para lo que me contrataste, no por mi género”.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios