Sunday 21 de April de 2024

MODA | 25-03-2024 08:02

Sabato de Sarno de Gucci: "Lo real está siempre vinculado al deseo"

Las palabras que elijas cambiarán tu vida, las luces que se apagan y la mirada que se enfoca en una sola persona (amada). Conversación con el director creativo de Gucci, quien, entre objetivos ambiciosos y el deseo de realidad, se encuentra en una encrucijada en un momento revelador para la moda. Este tema debe ser abordado con el cuidado que este sistema requiere.

Sabato De Sarno pertenece a todos: es de la pequeña perra salchicha recién llegada, Pina; es de los estudiantes y futuros diseñadores que lo vieron recientemente develarse en un sillón con un micrófono en la mano; es en el primer retrato/biografía donde contó sus detalles profesionales y personales unas horas antes del debut de su primer desfile en septiembre de 2023; es de los clientes que bajan las escaleras de una tienda y prueban un concepto color amaranto; es de su madre que lo acompaña a los desfiles de Alta Costura; es del esposo que lo ve aterrizar desde Italia en Bélgica; es de su equipo que lo ve elegir, pensar y gesticular; es de un joven artista milanés que tomó su "Ancora" y lo milanizó en un cuadro "Ancamò" regalado al diseñador; es de su oficina que tiene un jardín interior donde el sol proyecta geometrías no solicitadas en sofás blancos y mesas de vidrio; es de las All Stars negras y las Doc Martens burdeos que usa.

Gucci, sobresaliente en el índice de Fashion Revolution

 

Del director creativo de Gucci hemos leído mucho, conocemos algunas cosas públicas y observamos algunas elecciones privadas, tiene una sonrisa que te permite acercarte pero mantiene la distancia de quien quiere descubrirte primero. Mientras que la segunda basset hound, Luce, se le une y sube a sus piernas, la más pequeña muerde la inscripción Gucci bordada en la camiseta. Ella es el foco del objetivo fotográfico, Sabato De Sarno está demasiado ocupado manteniéndolas a ambas en su lugar para el retrato de familia que le pedimos. Y tal vez este es el Sabato De Sarno que no es de todos, el que escapa a la mirada requerida por el deber de la crónica personal.

 

Gucci es la primera firma internacional en sumarse a la moda circular 

 

Un cuarentón con un acento no tan napolitano, pero fusionado por otras tentaciones regionales, un chico que ha tocado tantos alfileres en su vida que logra apagar las luces y comenzar un desfile diseñado desde el principio hasta el final por él mismo. Un hombre que abraza a las personas por la espalda, como si fuera una emboscada de amor pero también una confesión de timidez. Sus colecciones hasta ahora (y a pocos días del segundo desfile dedicado a la colección de mujer) están lejos de ser tímidas y no sorprenden como un abrazo por la espalda: están estructuradas, formadas para contar cómo construye un vestido De Sarno y cómo lee las primeras preguntas que el mundo Gucci, un gigante dentro del gigante Kering, se ha planteado en un después de la pandemia que ha seccionado el planeta. Si hay algo claro y sólido en este momento es que el trazo de De Sarno tiene una concreción difícil de insertar en el trabalenguas del lujo tranquilo, tendencia de TikTok hoy, problema de inventario no vendido de una temporada de moda eternamente insatisfecha.

 

 

-Tenés dos piscinas en las que sumergirte y en ellas adquirís un superpoder: una es la piscina de la normalidad y la otra de la vulnerabilidad. ¿Cuál elegís?

-La  de la normalidad. Y "normal" no es una palabra que me guste del todo, puede tener múltiples significados, depende realmente de cómo la uses. Siempre he luchado un poco con lo normal. Pero hoy, como persona más consciente y madura, es un término que me gusta porque estoy más seguro de mí mismo y, por lo tanto, de mi normalidad. Es un estado al que asocio la seguridad y lo real. Formamos parte de un mundo donde todo y todos quieren que estemos en casilleros precisoss y tener una actitud segura también nos ayuda a ser más normales. Así que quiero usar "normal" para describirme a mí mismo. ¿Sabés qué? Creo que más que normal, me gusta la palabra real. Lo real está más vinculado al deseo. Porque los deseos, incluso cuando no puedes tocarlos, son reales.

 

 

 

Gucci y Barbour en una collab de abrigos que apuesta a la moda circular

 

 

¿En qué realidad estamos hoy?

-Debo hacer una premisa: me gusta y no me gusta el mundo en el que vivimos. Me gustan las elecciones que tomamos con respecto al respeto adecuado por lo que queremos hacer, no me gusta la idea de construir en otro lugar. No me gusta tener que ir a vivir a un lugar donde pueda ser yo mismo: no tenemos que estar en otro lugar "libre" para ser nosotros mismos. Me gusta la idea de que el lugar sea único y común para todas las personas. Para mí, lo real es esto: pertenecer y ser parte del mundo real.

-Sueño y realidad: ¿cuál ha sido tu varita mágica?

-Nunca he tenido grandes sueños, nunca pensé en convertirme en EL director creativo. Cuando empecé, solo quería trabajar en una empresa de moda. Luego estuve allí y desde entonces quise ser diseñador. Comencé como modelista, me hubiera encantado ser jefe de un departamento de estilo, siempre he tenido expectativas muy, muy, reales. Pero cada vez que alcanzaba algo, siempre soñaba un poco más. No era una sola cosa, tuve muchos pequeños sueños. Esta forma de vida me ha ayudado a no obsesionarme con un objetivo único que se quedara ahí y que nunca se realizara.

-Transmitís una gran empatía y accesibilidad y trabajás para una empresa histórica de lujo: ¿sos el puente que une estos dos mundos?

-Hay Sabato y hay Sabato el director creativo. Mi mayor dificultad es tratar de mostrar también quién es solo Sabato: desde septiembre pasado hasta hoy, me gustaría ser visto como la persona que soy. Sé que tengo mi historia, Gucci es parte de mi historia, pero no es toda mi historia. Mi vida es más interesante que mi trabajo. Me eligieron por la creatividad y las ideas y cómo las expliqué a la propiedad. Los caminos que he tomado hasta ahora, y los objetivos que he alcanzado profesionalmente, no solo corresponden a los logros que he alcanzado gracias a la profesión que amo. Lo más difícil es precisamente esto: tratar de hacer entender a las personas que sí, soy un director creativo, pero también hay un Sabato cuya madre no entraría en una tienda de lujo porque se sentiría avergonzada.

 

 

-¿Cuánta energía privada aportás a tu familia y cuánto es también un estímulo para el trabajo?

-Lo que muestro de mi familia es exactamente como la vivo diariamente: siempre he invitado a mi mamá a cada evento importante, también estuvo en el desfile de fin de año cuando estudiaba moda. No hablo de la familia porque quiero mostrar un lado de mí, es una parte integral de mí. Cuando estoy bajo estrés o en una situación de trabajo muy intensa, como fue para mi primer desfile en Gucci, lo más importante ese día era poder aterrizar con la mirada en mi esposo, en mi mamá y en mi papá. Vinieron por mí, no vinieron ni por el director creativo, ni por Gucci, ni para estar en primera fila. Mi esposo vino por su esposo, mi hermano vino por su hermano y eso es importante para mí.

Por supuesto que por trabajo ceno con celebridades, tengo acceso a una vida privilegiada, soy muy consciente de ello. Pero como Sabato y nada más, me gusta ir a Amandola con mi esposo (en Marche), cenar con mi mamá en Como (donde la familia se trasladó desde Cicciano, en la provincia de Nápoles). He tenido suerte porque incluso cuando trabajaba como mano derecha de Pierpaolo en Valentino (durante 14 años, donde también fue director de moda para prêt-à-porter masculino y femenino de Piccioli, ndr) tenía acceso a mundos extraordinarios pero luego volvía con mis amigos que para mí son personas indispensables. Porque la amistad es algo serio y yo soy lento para crearla pero dura para siempre.

-¿Cuál es la cualidad más grande de un abrazo?

-La  seguridad que te brinda.

-¿Hoy te reconoces en el dibujo hipotético de vos que hiciste de adolescente?

-No imaginaba poder hacer todo esto. Cuando era adolescente, quería ser aceptado. Para mí, eso ya era un sueño, ¿no? Ser yo mismo. En ese momento, lo que más deseaba era intentar vivir también mi sexualidad de manera libre, y para mí, que venía de la provincia, era un problema, estamos hablando de hace 25-27 años. Ser gay, reconocerse como homosexual hace 27 años era un poco diferente a hoy, si recibías más abrazos, si te confiabas...

-¿A quién observás más cuando estás en el aeropuerto?

-Las familias, me gustan las parejas, alguien que esté con alguien más. No me gustan las personas solas, porque a menudo ya estoy yo viajando solo. Cuando voy con mi esposo (Daniele, marchigiano que vive y trabaja en Bruselas), o cuando me reunía con mi familia, o vivía en Roma. En el aeropuerto observo a las personas porque luego me construyo historias detrás. Me gusta observarlas: siempre tienen dinámicas para estudiar, a veces divertidas, otras veces nerviosas.

-¿Tenés miedo a la soledad?

-Depende de los momentos. A veces tengo el deseo de estar solo. Y generalmente es cuando me siento bien, en cambio cuando tengo momentos de pensamientos, estrés y presiones, me gusta estar con las personas que sé que me aman. Con ellos podemos estar juntos incluso si no hablamos, pero la idea de que estén cerca o simplemente en la misma habitación me tranquiliza.

Si hubieras sido el diseñador que sos hoy, pero en los años 50, cuando no había redes sociales ni una serie de otras formas de aceptación pública, ¿tu estilo o tu enfoque en el trabajo habrían sido diferentes?

-No lo sé. Creo que lo que soy hoy también es el resultado de lo que he vivido hasta ahora. Así que definitivamente las experiencias, las personas que he conocido, los trabajos que he tenido, los momentos tristes que he atravesado, incluso los felices, de todos modos me han llevado a ser quien soy ahora. Entonces no tengo idea de qué tipo de diseñador habría sido en esa época, tal vez con las Grandes Guerras tan cercanas... No, no sé responder porque lo que he hecho dice mucho de quién soy hoy.

-En la última colección masculina, a través de looks en diálogo con la colección femenina anterior, mostraste el reflejo. ¿Si te mirás en el espejo qué ves?

-Si me miro ahora veo a un Sabato que no le agrada. Me agrada como persona pero no físicamente. Y en mi moda este aspecto, quien me conoce un poco, lo nota. Quiero que las personas elijan las prendas que diseño para Gucci, por supuesto, pero me gustaría ver quién está detrás de lo que se usa. Es decir, no te proporciono un look completo y te transformas: me gusta el enfoque que tienen las personas cuando eligen las prendas y detrás ves su irreverencia, o su timidez o su sensualidad. Si son personas sensuales, me gusta que las prendas no las cubran completamente y sugieran algo más. En cierto sentido, te ayudan a mostrarte como eres o como quieres ser visto. Y cuando nos miramos al espejo hay un poco de este juego. Hay una línea delgada entre tú y lo que las personas quieren ver, casi como si supieran mucho más de ti que tú mismo.

-¿Cuánto te ha afectado este último aspecto, la inclusión de otros en tu privacidad?

-Es algo nuevo para mí. En septiembre pasado, las personas de repente sabían más de mi vida que yo: fue fuerte, no me lo esperaba. También hubo acoso, gente que vio que era gay, casado, que puso me gusta en las fotos con mi esposo y en privado me escribieron cosas horribles. Las redes sociales son herramientas cada vez más poderosas, hace 27 años eran los compañeros de clase, el vecino de al lado, ahora el ataque viene de varias partes, de formas siempre diferentes. No puedes circunscribirlo. Y con el rol y la visibilidad que tengo, el enfrentamiento puede ser violento. Todo esto me afectó mucho los primeros días, me decía a mí mismo: "Mira esto, ni siquiera sabe quién soy y me vomita todo este odio". Y tengo la suerte de ser una persona resuelta, con una familia fuerte, pero ¿qué pasa con alguien que está solo? ¿Quién no es apoyado y amado como yo?

-¿Cómo te sentís al ser mentor de alguien?

-Es una gran responsabilidad y lo sé bien porque tuve la suerte de encontrarme con personas que me ayudaron y me permitieron expresarme. También me gustaría dar la misma oportunidad a los profesionales que me rodean, y en cierto modo lo estoy haciendo. En Gucci llegué sin traer a nadie de mi antiguo equipo o de mi antiguo grupo. Al principio fue difícil, habría sido mucho más fácil llegar con diez personas con las que había trabajado durante 14 años. Pero no soy así. Creo en la ética del trabajo y esta es una empresa donde sabía que encontraría profesionales con los que definir una forma de hablar y crear, en dos, tres meses, una colección, mi primera aquí. Me sentí muy solo al principio porque percibía la presión, la grandeza, pero debo decir que luego, después de las primeras semanas, todo comenzó a funcionar.

-¿Sos partidario de la política de arrollar con entusiasmo?

-Sí, lo comparto totalmente. Porque solo no puedes hacer nada: creo mucho en la energía del equipo, del entorno, de sentirse bien en el trabajo, incluso porque pasamos muchas horas juntos. Sin forzar el clima, pero así soy yo: me asomo a una llamada de Zoom de otros, me presento en reuniones en las que no estoy programado, también porque me aburriría estar sentado en el escritorio diciendo sí, no, me gusta, no me gusta. Soy más del tipo que hace, quiero tocar las prendas, cambiar de opinión, si es necesario. Tener una visión general. Tengo veinte años trabajando, no tengo la presunción de saber hacerlo todo pero me gusta el enfoque de que si nos enfrentamos encontramos soluciones porque mi experiencia más la tuya hacen la diferencia. No soy una persona de pedestales, no me gusta en absoluto la distancia impuesta.

 

Fuente: MC Italia

at redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios