Saturday 25 de May de 2024

MODA | 05-05-2023 08:08

Madonna: un repaso de sus icónicos looks a través de los años

Camaleónica y desprejuiciada, la reina vuelve a los escenarios con The Celebration Tour: un recorrido por 40 años de éxitos. Aquí, los looks que hicieron historia.

A mediados de enero, el Instagram feed de Madonna quedó vacío. Luego apareció un video en alusión a su película-documental Truth or Dare (1991), donde se la ve jugando a verdad o consecuencia con celebrities como Amy Schumer, quien la reta a realizar un tour por sus cuatro décadas de carrera. La michiguense de 64 años, la mujer solista que más dinero ha recaudado con sus giras en la historia, acepta el desafío y anuncia The Celebration Tour: una serie de recitales en oda a sus temas icónicos, que comenzará el 15 de julio en Vancouver y seguirá por Estados Unidos y Europa, hasta fin de año. Latinoamérica es una posibilidad.

La revolución Madonna
Look Cow girl, momento épico de la Ciccone.


Un hit emblemático de Madonna es, sin duda, la moda. Madre de la reinvención, ha experimentado y provocado con influencias estéticas tan dispares como escandalosas, colaborando con creativos de renombre e imponiendo ítems como crucifijos, corsés o sombreros western. Desafiante de convenciones, abrió camino para las siguientes generaciones. Y su constante cambio de imagen aún promueve la creación de estilos libres de mandatos.

Ama de la reinvención


El gusto rebelde de Madonna comenzó en su infancia. Cuando perdió a su madre a los seis años, la niña comenzó a usar medias dispares o prendas que “no combinaban”, y se negaba a lucir los trajes que su madrastra preparaba para ella y sus siete hermanos. En la adolescencia también se hizo notar, mediante looks sensuales a contramano de los valores cristianos de su familia.

La revolución Madonna
Un hit emblemático de Madonna es, sin duda, la moda.


La joven llegó a Nueva York en 1979 con 35 dólares y el sueño de bailar y cantar. Se movió entre estudios de danza, escuelas de arte y productoras; forjó amistad con artistas como Jean-Michel Basquiat y Keith Haring; frecuentó el underground de drag queens y club-kids. Y para el 83, año de su álbum debut titulado Madonna, su look cristalizaba el “más es más” de la generación MTV: bijou excesiva, superposiciones, calzas, mix de estampados, prendas vintage, moños en el pelo y altas dosis de maquillaje.


El primer momento verdaderamente provocador, llegó con su primera participación en los MTV Video Music Awards (1984). Para interpretar el single Like a Virgin, la artista erotizó el clásico vestido de novia con encaje, tul, perlas, y un cinto que rezaba “Boy Toy”; obra de la artista Maripol. La canción se mantuvo en el número 1 de Billboard por seis semanas, y el indumento terminó en la exposición Hard Rock Cafe 40th Anniversary Memorabilia Tour en Times Square.


Otro vestido emblemático, el strapless rosa del videoclip Material Girl del mismo año, homenaje al número Diamonds Are A Girl’s Best Friend de Marilyn Monroe en la película Gentlemen Prefer Blondes (1953). Madonna combinó la pieza con guantes de vestir, boa de piel y, por supuesto, diamantes. El traje, originalmente diseñado para la serie televisiva Norma Jean y alquilado por Madonna, se subastó en 2014 por más de £150.000. La artista volvió a homenajear a Marilyn en su actuación en los Oscars de 1991, con un vestido sirena de Bob Mackie y diamantes de Harry Winston valuados en USD 20 millones.

La revolución Madonna


Su aparición en los American Music Awards del 85, marcó el comienzo de un hito: su colaboración con el francés Jean Paul Gaultier, artífice del corsé cónico inspirado en las bailarinas burlesque de los años 20. Madonna lució diversas versiones sobre el escenario y la pasarela. ¿La más emblemática? La del Blonde Ambition Tour (1990), cuya subasta en Christie’s en 2012 alcanzó las £48.000.
Además de desdibujar los límites entre ropa íntima y pública, la artista cuestionó barreras de género.

En el videoclip Express Yourself, de la mano de la vestuarista Marlene Stewart, estrenó un traje de doble botonadura con lencería debajo. Por su parte, el video Vogue visibilizó la cultura de los House Balls transgénero e inauguró un periodo en que la diva se puso en la piel de dominatriz bajo el pseudónimo Mistress Dita. El auge de esta exploración sexual ha quedado inmortalizado en el libro Sex, fotografiado por Steven Meisel y Fabien Baron, y el álbum Erotica de 1992.

La revolución Madonna


El diseñador Tom Ford tomó como referencia a Madonna para idear el porno chic, y la vistió en el 95 con un modelo Gucci que representa la sensualidad sofisticada: pantalón y camisa de seda desabotonada, bustier traslúcido, cinturón con hebilla hípica. Después el estilo de la reina daría un giro retro, en su afán de interpretar a Evita en cine. Los looks de esta etapa, dispuestos a recuperar la distinción y la opulencia de la primera dama argentina, los firmó Penny Rose en la gran pantalla y Versace en la alfombra roja.


El fin del siglo XX enmarcó una etapa de búsqueda espiritual para Madonna, convertida al kabbalah y adepta a ritmos orientales, plasmados tanto en su disco Ray of Light como en su vestimenta: siluetas dramáticas de corte japonés y gótico. En 1998 comenzó a trabajar con el diseñador belga Olivier Theyskens, emergente por aquel entonces.  

La revolución Madonna
Reina del pop, reina de la Madonna. Arriba o abajo del escenario supo siempre brillar y sorprender.

Nuevo milenio, nueva Madonna


El año 2000 fue recibido por la diva en clave western, de la mano de un look renovado al son de su hit Don’t Tell Me. Para el clip, la vestuarista Phillips se inspiró en las fotos del libro Rodeo Girl de Lisa Eisner y trabajó mano a mano con los hermanos Dean & Dan Caten (Dsquared2), quienes hasta el momento sólo habían diseñado para hombres.


El matrimonio de Madonna con el cineasta inglés Guy Ritchie, la llevó a mudarse a Inglaterra y adoptar un estilo ladylike como el del vestido de té floreado que eligió para el lanzamiento de su libro infantil, The English Roses (2003). No obstante, dos años más tarde, el álbum Confessions on a Dancefloor ameritaría otro cambio de piel: diosa disco con referencias a Saturday Night Fever (1979) y los aeróbicos de los 80. Para el escenario del Confessions Tour, se sumaron guiños ecuestres by Gaultier.

La revolución Madonna
Caption


En años posteriores, la diva adoptó un perfil más osado, desafiando las convenciones estereotípicamente correctas según su edad. Colaboró con Riccardo Tisci de Givenchy, artífice de equipos como el de emperatriz egipcia-deportiva del Super Bowl de 2012, y el traslúcido BDSM de la gala del Met de 2016. A éste último, Madonna lo describió como una declaración política: “El hecho de que la gente crea que a una mujer no se le permite expresar su sexualidad después de cierta edad, prueba que vivimos en una sociedad sexista y edadista”. Sus aires de dominatriz reincidieron en el álbum Madame X (2019).

La revolución Madonna


En vísperas de The Celebration Tour, Madonna hizo una aparición durante los Grammy 2023 para presentar a Sam Smith y Kim Petras, la primera mujer trans en participar del evento. La reina eligió un estilismo andrógino con traje tipo Dior, camisa, corbata, fusta, medias de red y plataformas Vivienne Westwood. Su rostro, desprovisto de arrugas, generó polémica. A lo que ella respondió: “Una vez más estoy atrapada en medio de la discriminación por edad y la misoginia que impregna el mundo en el que vivimos. Nunca me he disculpado por ninguna de mis elecciones creativas ni por la forma en que me veo o me visto, y no voy a empezar ahora. Estoy feliz de ser pionera para que todas las mujeres detrás de mí puedan tenerla más fácil en años venideros”.

at Matías Tortello

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios